Anuncio
Share

La ola latina puso a Bernie Sanders en primer lugar en California

Joesé Hernandez, center, of Santa Ana previously volunteered with Bernie Sanders' 2016 campaign. He and other longtime activists were crucial to the senator's 2020 triumph in California.
Joesé Hernández de Santa Ana, al centro, anteriormente se ofreció como voluntario en la campaña 2016 de Bernie Sanders. Él y otros activistas de toda la vida fueron cruciales para el triunfo del senador en las primarias 2020 en California.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

Aprendiendo de su derrota a manos de Hillary Clinton en 2016, Bernie Sanders se apoyó fuertemente en los activistas comunitarios para ganar California

Con gafas, larguirucho, con una impresionante cola de caballo y una barba al estilo Van Dyke, Joesé Hernández, de 35 años, es una de las razones por la cual Bernie Sanders ganó la primaria presidencial demócrata de California.

Ha pasado la mayor parte de su vida adulta en el movimiento, volcándose a causas como las clases de ciudadanía y las elecciones de distrito en Anaheim. Es presentador de un programa de radio en línea y solía servir como maestro de ceremonias para las festividades del Día de los Muertos de Santa Ana.

Es el candidato de los jóvenes estadounidenses y el veterano senador enarbola desacomplejado un único objetivo: transformar Estados Unidos

En 2016, el residente de Santa Ana se ofreció como voluntario para la campaña de 2016 del senador de Vermont, su primera incursión en la política electoral. Hernández trató de lograr que el electorado mayoritariamente latino de la ciudad se pusiera del lado de Sanders, un septuagenario de la Costa Este del que pocos de esos votantes habían oído hablar y que parecía no tener un plan explícito para cortejar a los electores de color.

Anuncio

Esa percepción hundió a Sanders en todo el estado: perdió las primarias de 2016 ante Hillary Clinton por un margen de 53 a 46%, y por una brecha aún mayor entre los latinos.

Pero esta vez, el campamento de Sanders en California aprovechó a personas como Hernández, activistas locales que simplemente eran latinos, con profundas conexiones con la comunidad, como organizadores de campo y voluntarios. Ellos, a su vez, pidieron a sus redes que salieran a votar por alguien que respira el mismo fuego progresista que tuvieron durante años.

 Joesé Hernandez, center, with Sanders campaign volunteers March 3.
Joesé Hernández, centro, con voluntarios de la campaña de Sanders el 3 de marzo.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

“Eso fue transformador”, dijo Hernández, ahora director co-regional para la campaña de Sanders en el condado de Orange, mientras una ‘falange’ de voluntarios telefónicos ingresaba a una oficina local en Santa Ana la noche antes del Día de las Elecciones. Llamaron a los posibles votantes bajo letreros que decían “Sí Se Puede!” y “Finalmente una razón para votar” superpuesta sobre una bandera estadounidense y el rostro de Sanders.

Anuncio

“Conocemos nuestras comunidades”, continuó Hernández. “Escuchar a Bernie hablar sobre los problemas por los que hemos debatido durante años (control de rentas, atención médica, desigualdad de ingresos) y ganar en esto reafirmó por lo que hemos luchado”.

El llamamiento de Sanders a los jóvenes latinos fue bien documentado por encuestadores y medios de comunicación por igual, y lo ayudó a ganar el Golden State, una victoria necesaria que ahora lo enfrenta con el resurgimiento del ex vicepresidente Joe Biden, quien ganó nueve estados el Súper Martes, incluido el otro gran premio, Texas.

El día de las elecciones, muchos votantes latinos hablaron sobre lo que hizo tan atractivo a Sanders.

Anuncio

“Cuando investigas, ves que ‘Tio Bernie’ está por la clase trabajadora, por la salud, por imponer impuestos a los multimillonarios, por defender al pueblo estadounidense”, dijo Karen Cazares, de 54 años, de Santa Clarita. “La gente se obsesiona con lo ‘socialista’, pero él está luchando por lo que creemos”.

Pero para los votantes latinos que preferían a otros candidatos, la etiqueta socialista los hizo, al igual que otros que eligieron a más demócratas establecidos, cuestionarse si podía derrotar a Trump. A medida que se acercaba el Súper Martes, el grupo de poder del partido se unió detrás de Biden.

Sanders volunteers celebrate his projected California victory March 3 at campaign headquarters in Santa Ana.
Los voluntarios de Sanders celebran su proyectada victoria en California el 3 de marzo en la sede de la campaña en Santa Ana.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

“Muchos jóvenes no entienden o no saben la historia y es peligroso tener un candidato pro-socialista al frente del partido”, dijo Gabriel Orozco, de 68 años, después de votar por Biden en El Monte.

Anuncio

Aún así, el hecho de que Sanders se encuentre en lo que ahora es una elección contra Biden es un testimonio de la capacidad de su campaña para conmover a los latinos, una necesidad virtual para cualquier candidato que desee vencer a Trump, en California, que es rica en delegados.

Algunos de sus seguidores más fervientes fueron personas forjadas en las batallas políticas de la generación pasada en todo el estado. Para ellos, un impulso para Sanders fue como cualquier otro día en su vida activista. Se encontraban allí en la oficina de Sanders en Santa Ana, y no estaban cansados.

Joesé Hernandez, right, and activist Alicia Rojas, center, join Bernie Sanders campaign volunteers to celebrate Sanders' projected victory March 3 in California.
Joesé Hernández, derecha, y la activista Alicia Rojas, centro, se unen a los voluntarios de la campaña de Bernie Sanders para celebrar la proyectada victoria de Sanders el 3 de marzo en California.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

En el período previo a las elecciones, las artistas Alicia Rojas y Jenny Lynn se sentaron una frente a la otra y leyeron sus guiones desde las tabletas inteligentes. Ambas fueron voluntarias de Sanders por primera vez, pero todos parecían conocer a las dos por sus esfuerzos pasados para embellecer a Santa Ana a través de murales.

Anuncio

“Bernie fue inteligente al respecto”, dijo Rojas, de 43 años. “Aquí veo gente de Occupy, veo gente anti-gentrificación y muchos otros. Hemos estado motivadas para algo así por siempre”.

“Sanders entiende lo que se necesita para organizarse a nivel de base”, agregó Lynn, de 35 años. “Porque nunca ha habido ningún activismo de base para nada centrista”.

Mary Jane O'Meara Sanders and Sen. Bernie Sanders take the stage March 1 at the Los Angeles Convention Center.
Mary Jane O’Meara Sanders y el senador Bernie Sanders suben al escenario el 1 de marzo en el Centro de Convenciones de Los Ángeles.
(Dania Maxwell / Los Angeles Times)

Sanders frecuentemente se jacta de su estrategia de papas fritas para ganar la nominación demócrata, alegando que los $34,5 millones que recaudó su campaña durante el cuarto trimestre de 2019, más que cualquiera de sus oponentes, promediaron sólo $18.53 por donación repartidos en 5 millones de contribuciones totales. Tocó esa nota una y otra vez en discursos en California, hablando sobre temas que resonaban localmente incluso cuando los tópicos eran nacionales.

Anuncio

En el Este de Los Ángeles el otoño pasado, Sanders se declaró “el orgulloso hijo de un inmigrante”; En Richmond, la ciudad de clase trabajadora del Area de la Bahía, el mes pasado se refirió al Green New Deal como una forma de revivir las deprimidas ciudades manufactureras. Cuando Sanders visitó Anaheim en 2018, lo hizo para enterarse de la difícil situación de los trabajadores hoteleros del área de Disneyland.

Mientras tanto, las personas de alto nivel del equipo de Sanders dejaron a los activistas que cortejaron para hacer campaña en sus comunidades locales, en gran medida, en sus propios términos. Dicen que eso les permitió ganarse a los votantes.

“Para que los votantes sepan que soy de aquí y digan: ‘Oye, sólo vivo dos calles detrás de ustedes’. Esto hace una diferencia en términos de autenticidad”, señaló Elizabeth Lira de 24 años, organizadora en Fresno que anteriormente trabajó para una organización educativa sin fines de lucro. “No soy una extraña. Conozco la difícil situación por la que pasamos aquí”.

Anuncio

“Al ir con las personas con las que he trabajado me preguntan directamente: ‘¿Crees que Bernie puede ser el eje de una vida saludable?‘", relató Gustavo Aguirre Jr., un voluntario de Sanders de 31 años en Bakersfield que trabaja para la Red de Justicia Ambiental de California Central. “Y les digo: ‘Sí ‘. Confían en mí, porque he ganado esa confianza trabajando en asuntos que les importan”.

“Estas personas realmente entienden a la comunidad de una manera muy profunda”, dijo Rafael Návar, director de California para la campaña Sanders. “Tienen las relaciones y un efecto multiplicador que no se puede cuantificar”.

Návar experimentó ese fenómeno mientras tocaba puertas en su natal Este de Los Ángeles y se topaba con muchos ex compañeros de clase de Garfield High. “Y decían, ‘absolutamente, Rafa, votaré por Bernie’”, reveló con una sonrisa.

Anuncio

Desde el año pasado, la campaña de Sanders buscó agresivamente el respaldo de los californianos que habían trabajado durante mucho tiempo en temas (con frecuencia uno al lado del otro) que son clave para su candidatura: trabajo, control de armas, LGBTQ, derechos de discapacidad, y muchos más.

En su sitio web, nombró a más de 150 “Líderes de la comunidad de California” que respaldaron al futuro candidato demócrata, una lista casi el doble que la de los políticos de California.

Al tomar esa táctica, Sanders también hizo algo contradictorio para atraer al gran electorado latino del estado, dijo Alexandro José Gradilla, profesor de estudios chicanos de Cal State Fullerton: los trató como algo más que su origen étnico.

Anuncio

“No hizo lo de ‘yo como burritos’, los ve como trabajadores y estudiantes”, señaló. “En 2016, esa falta de énfasis en la raza hizo que las personas se equivocaran. Pero Sanders descubrió que hacer la política anti-identidad ahora es el mensaje anti-Trump que puede ganar”.

“Que los organizadores de la comunidad realmente se involucren en esto”, agregó Gradilla, “significa que creen en ese mensaje”.

Uno de esos organizadores es Anthony Victoria, residente de Riverside. En diciembre, contó su historia a Sanders en una reunión comunitaria en Moreno Valley: cómo los padres inmigrantes de Victoria perdieron su casa en Rialto durante la Gran Recesión; cómo una explosión de almacenes en Inland Empire y la posterior contaminación del aire llevaron al joven de 28 años a luchar por la justicia ambiental en la región.

Un mes después, la campaña de Sanders le pidió a Victoria su respaldo público.

Anuncio

“Cuando Bernie dialoga sobre estos problemas más grandes, está hablando de nosotros en Inland Empire, en el Valle Central”, dijo. “Puede que no tengamos el título elegante, pero sabemos lo que está sucediendo en nuestra comunidad. Bernie, no es perfecto, pero entiende el poder de la gente”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

La policía de Los Ángeles admite que este año ha realizado más de ocho veces el número de paradas de tráfico investigadas en el sur de Los Ángeles de lo que había revelado anteriormente.

A medida que disminuyen las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino entre las mujeres del sur de California, los expertos hacen sonar la alarma sobre las consecuencias de dejar de lado el bienestar de las mujeres

La cantante mexicana del éxito '¿Dónde quedo yo?’ revela lo que ha sido enfrentar el coronavirus y las consecuencias que le ha dejado en su cuerpo


Anuncio