Anuncio

¿Pueden los remedios caseros ayudar a combatir el coronavirus? Ellos los consumieron y dieron sus resultados

Elisa toma un te de hiervas durante su cuarentena.
Elisa toma un te de hiervas durante su cuarentena.
(Cortesia )

El ajo y cebolla son buenos para vencer los resfriados, el aceite de clavo contra el dolor de muelas y el té de canela para el malestar estomacal. Pero ¿qué tomar cuando se trata de una enfermedad desconocida como el coronavirus?

La desesperación y el temor hace que los remedios caseros de la abuela, la vecina y más aun los charlatanes en linea tomen el liderazgo para tratar el COVID-19, especialmente porque el costo promedio para tratar a un paciente hospitalizado con el virus es de $30,000, según un estudio publicado por America’s Health Insurance Plans, un grupo comercial de aseguradoras.

Esta reportera entrevistó a tres personas que estuvieron enfermas con coronavirus y estos fueron sus resultados en sus propias palabras.

Anuncio

Fermín Gutiérrez no cuenta con seguro médico y es indocumentado. Al resultar positivo hace poco mas de dos meses le dio pánico pensar que podría morir. Inclusive el respirar le costaba trabajo, pero no quiso al médico.

“Un amigo que había visitado México me trajo plata coloidal. Yo había oído que es buena para la salud, aunque no sé qué es y la tomé.

Los productos de plata coloidal están hechos de pequeñas partículas de plata suspendidas en un líquido, el mismo tipo de metal que se usa en joyería, empastes dentales y cubiertos. Los fabricantes a menudo sostienen que estos “suplementos” estimulan el sistema inmunológico.

Anuncio

“Si me ayudo o no, pues lo único que puedo decir es que en dos semanas después de los primeros síntomas, yo ya estaba caminando y con pocos malestares”, dice Gutiérrez, residente de San Bernardino enfatizando que, aunque los frascos le fueron regalados, el costo es de alrededor de 20 dólares por cada uno.

Un hecho es que “esta es la realidad para muchos latinos sin seguro médico, y en general para muchas otras personas de bajos recursos, que están conscientes de que terminar en el hospital es un lujo”, dice Gutiérrez.

Cuando se le pregunta si recomendaría el “remedio” a otras personas la respuesta es contundente.

Anuncio

“Ciertamente no. Cada uno debe conocer su cuerpo y el dolor que aguanta. Todo lo que comamos o tomamos para esta enfermedad debe ser decisión individual”, sostiene.

A 60 millas de Gutiérrez, otra víctima del coronavirus cayó en cama.

Elisa G., de 36 años, también tuvo que tratar la enfermedad en casa con remedios caseros para aliviar los síntomas y mejorar su sistema inmunológico.

Anuncio

Ella empezó a sentir los síntomas a finales marzo, pocos días después de haber asistido a una convención junto a su madre. Primero, ella se negó a creer estar enferma con COVID-19, luego se sintió enojada y frustrada, pero al final después de una prueba positiva decidió atacar la enfermedad como fuera posible.

“Cuando me enfermé de COVID-19 consumí medicinas naturales que consistían en hiervas, frutas y vegetales. También tomé vitaminas”, dice Elisa enfatizando que no es una nutrióloga o doctora.

Con la intención de ayudar a sus familiares y personas mas cercanas a ella, Elisa inclusive hizo una lista de todo lo que consumió durante y después de su enfermedad diciendo que fueron remedios que le han funcionado a ella.

Anuncio

“Soy una persona que desde niña cada año o cada dos años en el invierno me da gripe, tos, resfriado o bronquitis y entonces tengo mucho conocimiento de lo que me ayuda a mejorarme o no”, dice.

Elisa se inclinó a tomar te de jengibre, canela y ajo, inclusive un poco de aceite de orégano hasta cuatro veces al día, tal como haría con una bronquitis. Los tes de cascara de limón, cilantro, manzanilla, diente de león y hojas de menta, también se incluyeron a la lista, entre varios otros.

Sin embargo, admite, ella había consumió Vitamina D3, Vitamina C y Magnesio diariamente antes de enfermarse de coronavirus.

Anuncio

Madre de cinco con coronavirus: Se despidió por texto, ahora quiere la vida como regalo de Día de Madres

“Definitivamente, los remedios caseros y hierbas me ayudaron. Tuve muchos síntomas y muy fuertes (dolor de pecho, falta de aire con frecuencia. Síntomas alarmantes que nunca había sentido con bronquitis o la gripe), pero las recetas caseras con el reposo me curaron”, afirma Elisa al mismo tiempo que destaca saber que no hay una cura aun para el coronavirus.

A siete meses de haberse declarado la pandemia del coronavirus en Estados Unidos, las cifras han superado 200.000 muertes por COVID-19, y la comunidad latina, así como afroamericana ha sido la más afectada.

Anuncio

No muy lejos de Elisa, la empresaria Mireya Perez, de 32 años, sostiene que ella siempre ha sido una mujer trabajadora, sin temores y lista para emprender nuevos proyectos, pero admite que el coronavirus y el haber perdido su florería le provocaron sentimientos de suicidio.

Al igual que Elisa, la madre de tres menores de edad se negó al resultado de ser positiva con COVID-19 un 25 de marzo. Ella tuvo que ser hospitalizada un total de 10 días y estar en observación, ya que también está enferma del hígado y padece diabetes.

“Yo estaba asustada, pero al mismo tiempo me negaba a pensar que estaba enferma de algo que los doctores no conocían”, dice.

Anuncio

Al salir del hospital, Mireya se refugio en el seno de su hogar para tratarse con te de jengibre y vasos de agua con limón y miel como había escuchado desde niña para el remedio de la gripe.

“Todo eso me ayudó bastante. También tomé Vitamina C y la verdad aprendí que el cuidado alimenticio tenía mucho que ver con mi sanación. Con todo eso mi sistema inmune mejoró considerablemente y desaparecieron todas mis flemas”, dice.

Sin faltar, Mireya no dejó atrás los caldos de pollo con verduras y la sopa de cebolla concentrada, que le recomendaba su suegra.

Anuncio

“Es muy importante que las personas enfermas de COVID-19 tomen suficiente agua y se alimenten bien, esto es fundamental para su recuperación”, ella añade.

Para Mireya, es posible que los remedios caseros no curen el coronavirus, pero estos pueden mejorar los síntomas considerablemente si son seguros.

¿Funcionan los remedios caseros?

Algunos gurús en línea recomendaron consumir grandes cantidades de vitamina C. Otros recomendaron apilar dosis de zinc. Entre las recomendaciones no faltaba la plata coloidal, que los expertos sostienen no cumple ninguna funcion en el cuerpo y que en dosis excesivas puede causar problemas de salud graves como daño renal y problemas neurológicos.

Anuncio

Si un remedio suena demasiano bueno, es probable que no sea verdad dicen el doctor Jose Mayorga del UC Irvine Family Health Centers entiende como el acto de investigar y adquirir un remedio casero puede tranquilizar al paciente.

No obstante, enfatiza que los inmunólogos dicen que no hay pruebas de que estos regímenes ayuden a su sistema inmunológico a combatir COVID-19, aunque se debe destacar que hay tratamientos seguros para los síntomas y otros tratamientos que se dicen ‘remedios’ que son peligrosos.

Hiervas como la equinácea, la raíz de jengibre o la manzanilla no han demostrado evidencia de ayudar actualmente contra el coronavirus, dice Mayorga.

Anuncio

“La gente las toma porque piensa que va a matar la infección, pero hay diferencia entre una cura y un tratamiento. En realidad, lo que pueden hacer estos tes es aclar el moco, abrir las fosas nasales y remover la flema de los pulmones porque los hidratan”, dice.

Y aunque los tratamientos como él te son seguros, “en mi opinión lo principal es prevenir el contagio. Lo que le puedo decir honestamente a la gente es que empiece a comer una dieta muy saludable si aún no lo ha hecho, hacer ejercicio de manera seguro y dormir bien”, dice el doctor.

“Las dietas altas en grasas y azúcar inflaman el cuerpo y eso es lo último que queremos cuando una persona se infecta de coronavirus. Las personas con diabetes y presión alta están en riesgo de que el coronavirus sea mas severo en sus cuerpos, porque esas condiciones causan inflamación en el cuerpo”, agrega.

Al igual el no dormir y el estrés inflaman, así como el alcohol inflaman el cuerpo, “así que es importante descansar en la noche y desestresarnos”.

Anuncio

Por otra parte, la vitamina C, D y zinc han demostrado a soportar el sistema inmune, por lo que estos son seguros de tomar de acuerdo con las recomendaciones.

Otros suplementos, aceites, raíces deben consumirse con precaución y autorización de un doctor porque “pueden interactuar con otros medicamentos y pueden resultar contraproducentes”, dice Mayorga.


Anuncio