Anuncio
Share
EEUU

Dos mujeres se enfrentaron al presidente y revelaron que su compañía empleaba a inmigrantes indocumentados

Donald Trump hace gestos durante una conferencia de prensa en el Trump National en Bedminster, N.J., el jueves 3 de mayo de 2012.
Donald Trump hace gestos durante una conferencia de prensa en el Trump National en Bedminster, N.J., el jueves 3 de mayo de 2012.
(AP Photo/Julio Cortez)

Era importante que Sandra Díaz fuera invisible.

Antes de entrar en la villa de la familia Trump, se ataba el pelo, se ponía guantes de látex y unas delicadas cubiertas de zapatos de papel. Sabía que no debía usar maquillaje o perfume que pudiera dejar el más mínimo rastro de su presencia.

Como ama de llaves personal de Donald Trump, Díaz estaba tratando con una celebridad que presidía como un monarca sobre el Trump National Golf Club Bedminster mucho antes de ser ascendido a presidente. Era una inmigrante de Costa Rica que trabajaba ilegalmente para Trump con una tarjeta de Seguro Social falsa que había comprado por 50 dólares. Ser invisible era el trabajo de su vida.

Moviéndose rápidamente a través de la casa de dos pisos por las mañanas, Díaz cumplía con las meticulosas instrucciones de Trump. En su armario, ella colgaba seis conjuntos de trajes de golf idénticos: seis camisas de polo blancas, seis pares de pantalones beige y seis pares de shorts bien planchados. Se untaba una porción del maquillaje líquido de la cara de Trump en el dorso de la mano para asegurarse de que no se hubiera secado.

Anuncio

Los años de servicio que Díaz y otras amas de llaves, cocineras, jardineros, camareros, botones, peones de granja y caddies dedicados a la Organización Trump les han dado un punto de vista notable en las vidas sin adornos de la ahora primera familia. Han visto rabietas junto a la piscina y discusiones durante las fiestas. Se han reído con los suegros y han cuidado a los nietos.

Sus recuerdos también muestran cómo la entrada de Trump en la política presidencial -denunciando a los inmigrantes ilegales como criminales y ladrones de empleos- puso fin a sus vidas e impulsó a algunos de ellos a confrontar públicamente a su antiguo jefe.

Durante el último año, The Washington Post ha hablado con 48 personas que habían trabajado ilegalmente para la Organización Trump en 11 de sus propiedades en Florida, Nueva Jersey, Nueva York y Virginia. Estos trabajadores pasaron años -y en algunos casos casi dos décadas- realizando el trabajo manual que mantiene limpios los centros turísticos de Trump y alimenta a sus visitantes.

Esta historia se basa en entrevistas con estos trabajadores, muchos de los cuales fueron despedidos o abandonaron sus empleos después de que los medios de comunicación informaran sobre su trabajo.

Anuncio

The Post verificó el historial de empleo de los trabajadores revisando los talones de pago y los documentos de impuestos y, cuando fue posible, corroborando las cuentas con sus colegas. Los trabajadores sostienen uniformemente que sus gerentes estaban conscientes de su condición de indocumentados, un tema que, según ellos, surgió durante conversaciones y disputas en el lugar de trabajo.

Trump, que todavía es dueño de la Organización Trump pero que ha dejado el control diario a sus hijos mayores, ha dicho que no sabe si emplea a trabajadores indocumentados.

“Bueno, eso no lo sé, porque yo no lo dirijo”, dijo a los periodistas en julio. “Pero yo diría esto: Probablemente todos los clubes de Estados Unidos tienen eso, porque me parece, por lo que entiendo, una forma en que la gente hacía negocios”.

El Post envió a la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, una lista de las anécdotas que los exempleados indocumentados contaron sobre las habitaciones privadas de los Trump y sus suegros en Bedminster.

“Las afirmaciones hechas para esta historia no sólo son falsas, sino que son un intento repugnante de invadir la privacidad de la Primera Familia”, escribió Grisham en respuesta. “Esto no es periodismo, es basura de tabloide fabricada”.

Grisham no especificó qué detalles eran inexactos. También se negó a responder preguntas sobre la contratación, durante largo tiempo, por parte de Trump de trabajadores indocumentados y cómo encaja con su retórica sobre la inmigración ilegal.

La Organización Trump no respondió a las solicitudes de comentarios.

Durante décadas, y hasta bien entrada su presidencia, los inmigrantes ilegales vivieron como la familia a la sombra de Trump, siempre presentes, aunque rara vez tomados en cuenta. El ahora mandatario conocía a muchos de ellos. Había tres preguntas que a casi todo inmigrante que trabajaba para él se le hacía mientras Trump paseaba por los terrenos de sus resorts y clubes de golf inspeccionando su trabajo. “Tu nombre, cuánto tiempo has estado allí y si te gusta”, dijo Margarita Cruz, ama de llaves. Esta broma a menudo terminaba con Trump sacando billetes de $50 y $100 para darles propinas.

Anuncio

Esta relación transaccional de servicio discreto durante largas horas y a menudo con bajos salarios comenzó a evolucionar a medida que Trump entró en la política con la promesa de mantener fuera a los trabajadores inmigrantes que se esforzaban por ascender y que servían su mesa y fregaban sus inodoros. Al momento que Trump se refirió a algunos inmigrantes mexicanos como criminales y violadores, cuando se comprometió a bloquear la frontera entre México y Estados Unidos para evitar una “invasión” de inmigrantes, la preocupación y la ira comenzaron a acumularse en las cocinas y lavaderos de sus propiedades.

Los trabajadores indocumentados de Trump se vieron obligados a sonreír ante los comentarios de los miembros ricos una vez que se convirtió en presidente. "¿Todavía estás aquí? ¿Cómo es que no podemos deshacernos de ti? Voy a llamar a Trump, mexicano [insulto]”, relató Gabriel Juárez, quien había sido jefe de camareros durante una década en uno de los clubes de golf de Trump en Nueva York, dijo que un miembro se lo dijo bromeando.

Les tocó a ellos quitar el graffiti anti-Trump de los espejos del vestuario masculino de Bedminster un día, y apretar los dientes a través de charlas de ánimo por parte de los supervisores que, según dijeron, se hacían eco de los discursos de los jefes: “No lo olvides, hagamos que Mar-a-Lago sea grande otra vez”.

Así que llegó un momento en que Díaz, junto con Victorina Moráles, su sucesora como ama de llaves de Trump en Bedminster, decidieron ser vistas.

Cuando hablaron para artículos en The Post, New York Times y otras publicaciones a partir de diciembre pasado, no fue por dinero -como algunos de sus sorprendidos y asustados colegas asumieron- o realmente por política, dijeron, sino para destacar lo que consideran una hipocresía flagrante.

Trump, a pesar de su retórica, había empleado durante mucho tiempo a inmigrantes ilegales, y ellas eran la prueba viviente.

Un año después, Díaz y Moráles ya no trabajan para Trump. No se sabe de nadie que haya sido deportado por las acciones de las mujeres, y no hay evidencia de repercusiones legales para Trump o su compañía. Pero las dos han soportado la ira de amigos y colegas que dicen que traicionaron un código de silencio que impregna la economía clandestina de la nación.

Dicen que valió la pena.

Anuncio

“¿Cómo puedes saber algo tan grande, sobre alguien -que sale en la televisión nacional y dice cosas- y sabes que no es verdad? Sea el presidente o no, tienes la responsabilidad de decir que no es verdad, para atravesar esa barrera de miedo”.

Una visión íntima

Trump y su familia pasaron tanto tiempo en sus propiedades - y todavía lo hacen - que muchos empleados de la Organización Trump tienen historias de encuentros con ellos. Pero los trabajadores indocumentados a menudo eran quienes realizaban el trabajo más íntimo y personal. Los que cocinaban y servían al ahora presidente sabían que le gustaban sus hamburguesas bien cocidas con queso y su Coca-Cola Light en pequeñas botellas de vidrio con una pajita de plástico que nadie podía ser visto tocando.

A Trump le encantaban los Tic Tacs. Pero no una cantidad arbitraria. Quería, en la oficina de su dormitorio en todo momento, dos contenedores llenos de Tic Tacs blancos y un contenedor que estuviera medio lleno. La misma regla aplicaba al maquillaje de la cara que usa de la marca Bronx de Suiza- dos contenedores llenos, uno medio lleno- incluso si esto significaba que las amas de llaves tenían que traer regularmente camisas nuevas de la tienda debido a las manchas de color óxido en los cuellos. Una lavadora especial en la lavandería era reservada para la ropa de su esposa Melania Trump.

A Donald Trump le gustaba el jabón Irish Spring en su ducha. Pero sus amas de llaves aprendieron rápidamente a no tirar el jabón, incluso si se había desgastado hasta la última gota: Trump decidía el momento en que quería descartar algo. Cuando eso ocurría, con ropa o periódicos, los tiraba al suelo.

Según Díaz y Moráles, el padre de Melania, Viktor Knavs, era un receptor habitual de la ropa desechada por Trump.

“Son de la misma talla y todo eso”, dijo Moráles.

Knavs y su esposa, Amalija Knavs, eran los favoritos del personal de Bedminster, aunque se perdían muchas cosas en la traducción del esloveno al español. Amalija Knavs a menudo preparaba el desayuno en la villa para Melania, mientras que Trump regularmente desayunaba en la casa club.

Un día en 2013, Viktor Knavs salió a jugar golf con una de las gorras rojas desechadas por Trump. Cuando Trump lo vio en la calle, explotó y ordenó a su suegro, delante de otros golfistas, que se quitara la gorra y saliera del campo. Díaz y Moráles estaban en la villa cuando Knavs regresó, tiró la gorra al suelo y maldijo a Trump.

Las amas de llaves reconstruyeron la historia a partir de lo que Amalija Knavs les contó en inglés y lo que escucharon de los caddies que estaban en el campo en ese momento.

“Nadie podía usar la gorra roja excepto [Trump]”, dijo Díaz.

“Todo el mundo vio lo que Trump le había hecho a su suegro”, agregó Moráles. “Estaba muy avergonzado”.

La Casa Blanca no puso a los Knavs a disposición para que hicieran comentarios.

Incluso antes de que Trump se convirtiera en comandante en jefe, su llegada a uno de sus clubes provocaba una ráfaga de actividad. “GG-7" era la palabra clave entre los empleados y el personal de seguridad para su llegada al club de golf en el condado de Westchester, Nueva York. “Eso significaba que Trump estaba a punto de llegar”, recordó Gabriel Juárez, el ex camarero jefe. “Todos se asustaban. Ahí viene el jefe”.

Trump rara vez se alejaba de su séquito. Era particular en todos los aspectos en cuanto a la apariencia de sus clubes: desde las alfombras hasta las lámparas de araña y el arte en las paredes. Durante sus visitas, siempre escaneaba en busca de defectos: pasaba un dedo por el marco de una foto para comprobar si había polvo; miraba el brillo de una lámpara de araña de cristal.

Gabriel Sedano, un inmigrante mexicano del personal de mantenimiento de Bedminster, recordó retratos colgados - muchos de ellos de Trump - en el club.

“Yo llevé las pinturas”, dijo Sedano. "Él dijo dónde las quería”.

Un día, Moráles, de 47 años, se paró afuera a lavar los vidrios de la tienda para profesionales de Bedminster. La mujer guatemalteca de 4 pies y 11 pulgadas no podía alcanzar la parte superior de la ventana.

“Yo estaba saltando y saltando y vi que los chicos de dentro se reían. Pensé: ‘No me gusta eso’”, recordó.

Entonces sintió la presencia de alguien detrás de ella y se giró para encontrar a Trump.

"Él se llevó el trapo”, dijo ella. “Y empezó a limpiar”

La política se filtra

En la noche de las elecciones de 2016 en el Hotel Internacional Trump de Washington, un jubiloso chef estadounidense le dijo a Wendy Reyes, una chef pastelera inmigrante: "¡Estamos ganando! ¡Estamos ganando!”

Reyes se sintió consternada.

“No vas a tener la misma sonrisa cuando vengas al restaurante y veas que nadie está trabajando aquí porque Donald Trump nos ha echado a todos del país”, dijo ella.

Para muchos de los empleados latinoamericanos de Trump, esta sensación de aislamiento y malestar aumentó con el tiempo.

La preocupación entre el personal de cocina de BLT Prime, el restaurante del hotel, era lo suficientemente seria como para que una semana antes de que Trump asumiera el cargo, los empleados indocumentados se reunieron con un gerente para decirle que no podían seguir trabajando porque no tenían documentos legales y temían ser deportados.

“No había ningún problema”, les aseguró el gerente. “Dijo que ya habían hablado y que todo iba a estar bien”, relató Reyes.

BLT Prime no es propiedad de la Organización Trump pero opera en conjunto con el hotel. Un portavoz del grupo de propietarios del restaurante no respondió a una solicitud de comentarios.

De hecho, las cosas empeoraron.

La política divisiva de Trump se filtró en la cultura de sus resorts y campos de golf. Muchas organizaciones benéficas y sin fines de lucro que regularmente realizaban eventos en sus propiedades comenzaron a mudarse a otro lugar, mientras que grupos y causas conservadoras se instalaron en ellas. Ahora cuando los miembros de la familia Trump llegan al lugar, son acompañados por los elementos de seguridad del Servicio Secreto y los nuevos y estrictos protocolos de seguridad.

Estos cambios alarmaron a muchos trabajadores indocumentados. Les preocupaba dar sus nombres reales y documentos falsos a los empleados del gobierno. Un trabajador indocumentado que era parte del personal de banquetes de Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, comenzó a saltarse eventos que encontraba abiertamente políticos. Se consideraba más liberal que la multitud y también estaba preocupado por el creciente interés en la inmigración ilegal.

“No me sentía cómodo trabajando allí. Esa atmósfera. Mucha gente conservadora habla sobre el aborto o el matrimonio de homosexuales”, dijo el exempleado, quien habló bajo la condición de anonimato porque no quería poner en peligro sus relaciones en el club. “Me cansé de todos esos eventos antiinmigrantes”.

En Bedminster, la política se inmiscuyó de maneras extrañas. Las amas de llaves empezaron a darse cuenta de que en el club aparecían mensajes anti-Trump. Los insultos se escribían en los espejos del vestuario de hombres. Una muñeca profanada fue encontrada colgada en un baño usado por Trump en un día que estaba de visita, dijo Moráles. En el primer aniversario de la inauguración un colectivo de arte activista se coló en la propiedad de Bedminster por la noche y construyó un cementerio falso con lápidas anunciando la muerte de “la decencia” y “nuestro futuro”.

“Me dio miedo”, confesó Moráles. “Empezamos a preguntarnos: ¿Y si alguien viene y pone una bomba aquí?”

Moráles había sido testigo de la muerte de su padre en Guatemala cuando ella era niña y tras lo cual cruzó ilegalmente la frontera de Estados Unidos en 1999. Ella tenía un trabajo empacando pañales desechables en un almacén en Nueva Jersey antes de ser contratada en el club de Trump.

Moráles no había considerado hablar en contra de Trump, dado su precario estatus en Estados Unidos y su poderoso jefe. Pero las condiciones de trabajo se habían deteriorado, y la forma en que el ahora mandatario hablaba de los centroamericanos la hacía sentir enojada y asustada. ¿Qué lo detendría de acorralarla a ella y a su familia y enviarlos de regreso a Guatemala?

“Esto es malo. No es normal”, pensaba Moráles. “Actúa de esta manera sabiendo que estamos trabajando para él en su privacidad”.

Después de dejar su trabajo en Bedminster, Díaz se convirtió en residente permanente de Estados Unidos, luego de que su hija, ciudadana estadounidense, presentó una petición en su nombre. Su esposo e hijo, sin embargo, seguían indocumentados, y Díaz quería ayuda para conseguirles la residencia legal. Ella había visto a Aníbal Romero, un abogado de inmigración, discutir estos temas en videos publicados en Facebook. En agosto, se dirigió a Newark y entró a la firma de Romero en la calle Ferry, entre un consultorio dental y una licorería.

En el interior, una televisión emitió un reportaje sobre los llamamientos de Trump para poner fin a la ciudadanía por derecho de nacimiento.

“Qué desconcertante es este tipo” le dijo Díaz a Romero. "¿Puedes creer que trabajé para él?”

La conversación se centró en los años en que Díaz trabajó para Trump y sus docenas de colegas indocumentados. Ella le dijo que había sido maltratada y también perdido los ascensos porque no tenía un permiso de trabajo válido.

Romero normalmente manejaba casos de bajo perfil que involucraban a migrantes que luchaban contra la deportación o que buscaban asilo.

“Este no es el tipo de cliente que entra a diario”, recordó. “Sabía que esto sería algo importante”.

Romero sospechaba que la Organización Trump empleaba rutinariamente a trabajadores indocumentados en violación de la ley federal. Quería que Díaz, Moráles y otros empleados indocumentados de Trump que se convirtieron en sus clientes fueran tratados como testigos materiales en un posible crimen federal - una designación que podría protegerlos de ser deportados.

Una de las reuniones que organizó fue con Thomas J. Eicher, asistente del fiscal general de Nueva Jersey y jefe de la Oficina de Integridad Pública. A principios de noviembre de 2018, Moráles y Díaz se sentaron durante varias horas con Eicher y otros miembros de su equipo, describiendo sus historias y entregando talones de pago y otras pruebas de su empleo. Al terminar la reunión, Moráles intentó recoger de la mesa su Seguro Social falso y sus tarjetas de residencia para guardarlas en su bolso. Eicher le dijo que la documentación se quedaría, dijeron las mujeres.

La oficina del fiscal general de Nueva Jersey se negó a hacer comentarios.

Cuando llegaron al pasillo, Moráles estaba casi llorando.

“Sandra, ¿qué hago?”, dijo.

Ella no conseguiría su estatus de protegida, y ahora tendría que comprar más papeles falsos para seguir trabajando, unos que no coincidirían con los que estaban en los archivos de la Organización Trump.

Decepcionados, por decir lo menos

Después de dejar Bedminster en 2014, Díaz aceptó un trabajo con Val Della Pello, presidente de una compañía de pavimentación en Nueva Jersey y miembro del club Bedminster. Díaz se convirtió en el ama de llaves personal de su familia.

Díaz no le había dicho a Della Pello ni a su esposa que planeaba hablar públicamente sobre Trump.

Díaz fue a la casa de sus jefes, en Bedminster, unos días después de que un artículo sobre ella apareciera en el New York Times en diciembre pasado. Preocupada por cómo podrían reaccionar, prendió la grabadora de su teléfono móvil antes de entrar por la puerta.

Nos dijiste que estabas enferma el miércoles y apareciste en Good Morning America, le dijo Della Pello. “Estamos decepcionados, por decir lo menos”.

Los Della Pello no respondieron a las peticiones de comentarios. Nueva Jersey sólo requiere que una de las partes de una conversación dé su consentimiento para ser grabado. La grabación, que Díaz compartió con un reportero del Post, fue un ejemplo de la reacción furiosa que algunos aliados de Trump tuvieron ante su decisión de hacerlo público.

Durante más de 20 tensos minutos, la pareja interrogó a Díaz sobre su decisión de hablar, a veces gritándole enfadados.

"¿Cuál era el propósito? Sandra ¿qué pretendías finalmente?” le preguntó Della Pello.

Díaz se quedó en silencio en la cocina de la casa de la pareja, recordó. Estaba nerviosa y no hablaba bien el inglés. Les dijo que no era sólo ella, que Trump había empleado a muchos trabajadores indocumentados.

“Nadie está en contra de la gente que viene de cualquier país, siempre y cuando lo hagan legalmente”, dijo Della Pello, según la grabación. “Porque se ha salido de control, ¿de acuerdo? Eso es un hecho. Está fuera de control”.

“Mintió", dijo Díaz en voz baja sobre Trump. “Mintió".

"¡Todo el mundo mintió!” gritó Della Pello. “Pero Sandra, todos mintieron, todos mintieron. Cuando cruzaste la frontera ilegalmente, mentiste... Todo el mundo ha estado mintiendo para satisfacer su propio beneficio o su prosperidad personal de una manera u otra. Todo el mundo. Todo el mundo lo ha hecho. Se llama política. Entonces, ¿no crees que los Obama mienten?”.

Durante cuatro años, Díaz se había sentido como un miembro de la familia Della Pello. Esa fue la última vez que se verían.

Della Pello no respondió a los mensajes telefónicos que se dejaron en su empresa en busca de una entrevista.

Muchos de los amigos y colegas de Díaz y Moráles, una comunidad de inmigrantes muy unida en Bound Brook, N.J., también se volvieron contra ellas.

“Lo que ella está haciendo es apuñalar a los demás por la espalda”, dijo un jardinero de Bedminster quien es originario de la misma ciudad natal que Díaz, Costa Rica, a un grupo de colegas después de que se publicara el artículo del Times. “Qué vergüenza que sea de mi barrio”.

Sus amigos la acusaron de arriesgar los trabajos de otros y de prepararlos para ser deportados.

“También trabajé allí mucho tiempo sin papeles, pero lo más increíble es ver cómo la gente, cuando tiene documentos, olvida cómo llegó aquí", escribió en Facebook Antonio Zúñiga, un antiguo jardinero de Bedminster. “Lo siento, pero la gente como tú, Doña Sandra, ha olvidado sus principios”.

Zúñiga no respondió a las solicitudes de comentarios.

Los temores de los amigos sobre las repercusiones pronto se hicieron realidad.

En enero, el hijo de Trump, Eric Trump, anunció que como resultado de las noticias sobre los trabajadores indocumentados dentro de la Organización Trump, la compañía estaba “haciendo un gran esfuerzo para identificar a cualquier empleado que haya dado documentos falsos y fraudulentos para obtener empleo ilegalmente”, y que cualquiera de esas personas sería despedido inmediatamente.

La empresa comenzó a auditar la situación legal de sus empleados en sus campos de golf. Un alto ejecutivo de recursos humanos de la empresa visitó los campos de golf y convocó a los trabajadores uno por uno a reuniones, donde se enteraron de que habían sido despedidos.

Se desconoce el número exacto de despidos. El Post ha confirmado al menos 18 en cinco campos de golf en Nueva York y Nueva Jersey. En Bedminster, los extrabajadores estiman que entre 30 y 40 empleados indocumentados más no fueron invitados a regresar esta primavera.

“Nuestros empleados son como de la familia, pero cuando se presentan documentos falsos, un empleador tiene pocas opciones”, dijo Eric Trump a The Post a principios de este año.

Este año, la Organización Trump también instituyó E-Verify, un programa federal voluntario que permite a los empleadores verificar la elegibilidad de los nuevos trabajadores. Varias de las propiedades de Trump no habían sido inscritas en el programa cuando comenzó el año, de acuerdo con la base de datos de E-Verify.

La compañía no ha dicho si auditó el estatus migratorio de los empleados antes de este año.

Se sabe que personas indocumentadas han trabajado anteriormente para la Organización Trump. En 1980, cuando Trump apenas comenzaba como desarrollador, utilizó a cientos de inmigrantes polacos indocumentados para demoler un edificio en el futuro emplazamiento de la Torre Trump. El ahora primer mandatario dijo que no tenía idea sobre los trabajadores ilegales, pero - después de una demanda alegando violaciones laborales - un juez dictaminó que Trump “debería haberlo sabido”. Trump llegó a un acuerdo por $1.38 millones en 1998.

Una cascada de consecuencias

Para algunos de los trabajadores, la capacidad de ser finalmente visibles ha superado el hecho de que ha habido consecuencias significativas para muchos de sus colegas - y pocas repercusiones legales para Trump.

“Lo único que queremos es tener los derechos como toda persona que vive aquí", dijo Margarita Cruz, quien trabajó para Trump en su club de Westchester durante ocho años. “Tener seguro, contar con beneficios. Y más que nada, para eliminar el miedo de nuestras vidas, de que en cualquier momento podríamos ser deportados”.

Durante el último año, muchos de los antiguos empleados de Trump han tenido dificultades para encontrar nuevos empleos. Algunos aún no han sido recontratados; otros trabajan a tiempo parcial o en jornadas de trabajo esporádicas.

Adela García, quien ganaba unos 30 mil dólares al año como ama de llaves en el club de Westchester hasta que la despidieron en enero, ahora limpia casas en su ciudad de Ossining, Nueva York, pero sólo dos días a la semana, por un cuarto de la paga. “El alquiler no se detiene”, dijo. “Tienes que seguir pagando”.

Su esposo, Gabriel Sedano, quien había pasado 14 años en el club con el personal de mantenimiento, también fue despedido. Pasó cinco meses sin encontrar un nuevo trabajo. Eventualmente, un amigo lo ayudó a ser contratado en un restaurante. Pero su nuevo jefe lo había visto en televisión hablando de Trump. Así que le dio el empleo con una advertencia.

Me dijeron: “No nos metas en problemas”, recordó. “Les respondí que lo único que quería hacer era trabajar. Yo tampoco quería problemas”.

Dos meses después de que Díaz y Moráles contaran por primera vez sus historias, los demócratas en el Congreso invitaron a la pareja al discurso de Trump sobre el Estado de la Unión. (“La tolerancia a la inmigración ilegal no es compasiva, es cruel”, dijo Trump en su discurso ese día de febrero).

Cuando Trump anunció su campaña para un segundo mandato en junio en un mitin en Orlando, Díaz y Moráles estaban allí para protestar y recordar a la gente de su existencia.

“Estamos aquí para mostrar nuestras caras no sólo por nosotras mismas, sino por los 11 millones de inmigrantes [indocumentados] que viven en el país”, dijo Moráles en una conferencia de prensa ese día.

Esta semana, Moráles y Díaz planean asistir a las reuniones públicas de los candidatos presidenciales demócratas durante tres días en Las Vegas.

A pesar de los repetidos llamados de los demócratas en el Congreso, no queda claro si el Departamento de Seguridad Nacional u otras agencias están investigando el uso de mano de obra indocumentada por parte de la Organización Trump.

La oficina del fiscal general del estado de Nueva York abrió una investigación y entrevistó a más de 20 extrabajadores sobre posibles violaciones salariales en la empresa, pero los exempleados aseguran que no han oído nada en meses. Un funcionario de la oficina del fiscal general dijo el mes pasado que la indagación está en curso, pero se negó a ofrecer más detalles.

Jorge Castro, un inmigrante ecuatoriano que pasó nueve años como parte de una banda ambulante de albañiles que construyeron muros de piedra en varios campos de golf de Trump, presentó una queja en agosto ante el Departamento de Trabajo. Alegaba que la Organización Trump no le pagaba por todas las horas que trabajaba.

Un portavoz del Departamento de Trabajo le dijo a Romero el mes pasado que el departamento no seguiría con el caso de Castro.

Moráles ha solicitado asilo y se le ha concedido un permiso de trabajo legal mientras que ese proceso se lleva a cabo.

Cuando Díaz finalmente habló, sintió alivio, y un nuevo sentido de propósito, para poder compartir su experiencia, pero también para defender a aquellos inmigrantes a quienes Trump a menudo desprecia.

Se convirtió en defensora de otros empleados indocumentados de Trump, alguien que podía relacionarse con sus vidas y preocupaciones. Trabajando para el bufete de abogados de Romero, viajó a ciudades de toda la costa este para reunirse con docenas de sus antiguos colegas en otras propiedades de Trump.

En un momento de este año, se paró en una cocina en Charlottesville, hablando con un inmigrante indocumentado que todavía trabajaba en Trump Winery.

El trabajador extendió años de talones de pago por parte de la Organización Trump, documentos de impuestos y registros de salud sobre una mesa.

Para un extranjero, puede haber parecido contradictorio almacenar todas esas pruebas de trabajo ilegal.

"¿Sabes por qué nosotros los hispanos lo guardamos todo?” le dijo Díaz a un reportero que estaba mirando.

Era la esperanza de que algún día habría amnistía para aquellos que habían vivido y trabajado en Estados Unidos, sin importar cómo habían cruzado la frontera.

“Siempre nos dijeron que habría una reforma y que necesitaríamos todos nuestros documentos como prueba”, dijo.

“Exactamente”, manifestó el trabajador de la bodega.

No estaba listo para dar un paso adelante con su propia historia. Pero el ejemplo de Díaz y otros que formaron parte de la fuerza laboral indocumentada de Trump le habían enseñado a prepararse para un futuro diferente. Uno en el que pudiera ser visible para todos.


Anuncio