Anuncio
Share
EEUU

Encuestas apretadas, juicio político, comodines multimillonarios: Reina la incertidumbre en la carrera demócrata de 2020

Bernie Sanders
El candidato presidencial demócrata Bernie Sanders en Muscatine, Iowa, en un acto de campaña.
(Charlie Neibergall / Associated Press)

Los activistas del partido dicen que tienen menos certeza sobre el resultado del proceso de nominación demócrata que en cualquier otro momento desde 1992

Mientras los principales candidatos presidenciales de los demócratas se preparan para reunirse para el último debate antes de que los votantes comiencen a tomar una decisión, la elección primaria sigue siendo una de las más impredecibles en décadas, una competencia que probablemente no terminará pronto.

En ausencia de un líder de primera línea y con una gran cantidad de candidatos bien financiados, los activistas del partido dicen que tienen menos certeza sobre el resultado que en cualquier otro momento desde 1992, cuando Bill Clinton finalmente ganó entre un una elección muy competida.

“No recuerdo un momento en que tuviera tantas preguntas antes de los primeros votos”, dijo Rebecca Katz, una estratega demócrata que trabajó en la campaña presidencial de de John Edwards en 2004. “Las cosas podrían desarrollarse de 100 maneras diferentes”.

La prohibición de la venta de productos para el cuidado del cuerpo si contienen sustancias químicas que se sabe son peligrosas para los seres humanos se estancó el año pasado en la Legislatura de California

Las fuentes de incertidumbre son legionarias: las encuestas en Iowa y New Hampshire, los primeros dos estados en votar, muestran a cuatro candidatos agrupados en la cima: el ex vicepresidente Joe Biden, el ex alcalde Pete Buttigieg de South Bend, Indiana y los senadores Bernie Sanders de Vermont y Elizabeth Warren de Massachusetts. Incluso en esta fecha tardía, más de la mitad de los demócratas de Iowa no están seguros de por quién votarán.

Anuncio

Dos candidatos multimillonarios son comodines: el ecologista Tom Steyer la semana pasada, inesperadamente, ocupó un lugar en el escenario del debate de Iowa al obtener buenos resultados en las encuestas en Carolina del Sur y Nevada -que votaron a mediados y finales de febrero y donde la mayoría de los otros candidatos no tenían anuncios de televisión.

El ex alcalde de Nueva York, Michael R. Bloomberg, está gastando sumas inigualables por otros candidatos para anunciarse en estados, incluido California, que votan en las primarias multiestatales del 3 de marzo, una fecha conocida como Super Tuesday.

Y el juicio político del presidente Trump en el Senado es un dolor de cabeza logístico para los senadores que aún están en la carrera electoral. El juicio puede mantenerlos en Washington durante las últimas dos semanas antes de las asambleas de Iowa del 3 de febrero, un momento crucial para que los candidatos presenten sus argumentos finales en un estado que premia la política detallista.

Hay mucho en juego porque el candidato que gana la cima en Iowa, incluso por un pequeño margen, va a las primarias posteriores, comenzando con las de New Hampshire el 11 de febrero, con un gran apoyo a sus espaldas.

Anuncio

“En las olimpiadas y comités presidenciales, la pista se ve abarrotada cuando corren; pero al final habrá oro, plata y bronce”, dijo Michael Meehan, quien asesoró al senador John Kerry durante su campaña presidencial de 2004. “Esas son las personas que recibirán un foco de atención enorme y brillante”.

Con este telón de fondo, seis candidatos aparecerán juntos en el escenario este martes para el último debate antes de los comités de Iowa. Biden, Buttigieg, Sanders, Steyer y Warren, se unirán a la senadora Amy Klobuchar de Minnesota, quien considera que la votación en Iowa, su estado vecino, es su mejor y probablemente la última oportunidad de alcanzar el nivel superior.

Desde el último debate de los candidatos en Los Ángeles, la Cámara de Representantes ha destituido a Trump, y el asesinato de un general iraní de alto rango por parte de EE.UU, seguido de ataques con misiles iraníes contra las fuerzas estadounidenses en Irak, ha desviado la atención de los asuntos internos a los externos.

Eso podría impulsar la política exterior en el debate del martes, un cambio de enfoque acogido con beneplácito por Biden, quien considera que la política exterior es su fuerte y la está destacando en Iowa.

“Vivimos en el momento más peligroso de una generación”, dice la voz en off en un anuncio de Biden en Iowa, que la campaña ha actualizado para incluir referencias a las últimas noticias sobre Irán.

“Este es un momento que requiere un liderazgo fuerte y estable”.

Sanders entra en el debate de Iowa en un buen momento. Perdió a Iowa por un mínimo ante Hillary Clinton en 2016 y cree que puede ganar esta vez. Puede llevar al escenario un esfuerzo intensivo para desafiar los argumentos de Biden de que él es la opción más segura para vencer a Trump y tiene el historial más sólido de política exterior.

Anuncio

Sanders ha atacado repetidamente la decisión de Biden hace 17 años de votar favorablemente para otorgarle al presidente George W. Bush autoridad para iniciar la guerra de Irak. Los demócratas necesitan un candidato con ideas audaces que pueda inspirar la energía y la emoción que se necesitará para ganar las elecciones generales, dice, en una crítica dirigida a Biden.

Nina Turner, copresidenta de la campaña nacional de Sanders, el domingo también publicó un artículo de opinión en un periódico de Carolina del Sur argumentando que Sanders tiene un historial más sólido de promoción de la justicia racial que Biden, buscando el apoyo de los votantes afroamericanos que han sido una fortaleza fundamental para el ex vicepresidente.

Warren, que está buscando un regreso a la contienda después de una caída, ha estado tratando de presentar un nuevo caso para su candidatura: en un campo polarizado entre Biden y Sanders, podría ser una candidata consensuada, dice su campaña, señalando que ella está a la izquierda de Biden, pero tiene una conexión más fuerte con el ‘establishment’ (sistema) del partido que Sanders.

Más de 36,000 personas sin hogar vivían en Los Ángeles, casi 59,000 en el condado... serán específicos, y también te dirán lo que no quieren y no necesitan de ti

“Más que cualquier otro candidato que vaya a estar en ese escenario de debate en unos días, Elizabeth Warren es la candidata que puede unir a todo el Partido Demócrata”, dijo su ex rival Julián Castro cuando respaldó a Warren la semana pasada.

“Ella puede unir a las personas y puede apelar a todos los lados”.

El domingo, Warren hizo su discurso de unidad, incluso cuando las tensiones aumentaron por un informe de Político de que la campaña de Sanders había redactado un guión para sus voluntarios en donde criticaban a Warren por atraer principalmente a votantes de alto nivel, sin ampliar el atractivo del partido, una ruptura inusual en las relaciones cordiales entre los dos candidatos progresistas.

“Todos vimos el impacto del faccionalismo en 2016, y no podemos repetir eso”, dijo a los periodistas en Iowa, refiriéndose a la amarga lucha primaria entre Sanders y Hillary Clinton. “Los demócratas necesitan unir a nuestro partido y eso significa atraer a todas las partes de la coalición demócrata”.

Las apuestas son importantes para Buttigieg porque ha invertido mucho en dejar su huella en Iowa y New Hampshire. Dijo a sus seguidores que fue un “momento decisivo” tras las recientes encuestas.

Anuncio

“Es un clima ardiente, tanto en Iowa como en New Hampshire, dos estados en los que tenemos que hacerlo bien para continuar esta campaña”, dijo en un correo electrónico reciente de recaudación de fondos.

Las apuestas son aún mayores para Klobuchar. Tendrá que superar su desempeño de un solo dígito en las encuestas para salir de Iowa con algún delegado.

Eso podría darle un incentivo para atacar nuevamente a sus rivales en el debate, contra Buttigieg por ser demasiado joven e inexperto; Biden por ser un hombre de otra época; Warren y Sanders por estar demasiado a la izquierda.

Esa estrategia es un arma de doble filo. Después del debate de diciembre, trajo una infusión de donaciones y atención, pero aún no le ha brindado el apoyo comprometido que necesita para ser una apuesta viable en Iowa o más allá.

Una audiencia clave para el debate televisado a nivel nacional será local: los demócratas de Iowa que no han tomado una decisión firme.

La encuesta de Iowa realizada por el Des Moines Register y la CNN publicada el viernes encontraron que alrededor del 60% de los probables votantes estaban indecisos o sólo ligeramente comprometidos con su candidato preferido.

Maniobras políticas cínicas causaron un daño enorme, pero no pudieron detener el progreso, una perspectiva que vale la pena recordar en nuestros tiempos turbulentos

Sanders se situó primero como la opción del 20% de los encuestados, seguido por Warren, Buttigieg y Biden, pero la brecha entre el primero y el cuarto fue menor que el margen de error de la encuesta, lo que significa que la encuesta no puede decir quién está realmente en la cima.

En comparación con la última encuesta en Iowa a mediados de noviembre, el apoyo a Sanders había aumentado, Buttigieg cayó, mientras que Biden y Warren se mantuvieron estables. El número uno en las tres encuestas anteriores en Iowa fueron Biden, Warren y Buttigieg.

La encuesta sugirió que los partidarios de Sanders eran los más comprometidos. Pero Sean Bagniewski, presidente de los demócratas del condado de Polk, dijo que la pregunta para Sanders es si su participación del 20% es su piso o su techo.

Si “los habitantes de Iowa que todavía no están decididos lo considerarán o no”, eso marcará la diferencia, dijo.

Todos los candidatos en la cima para esta elección están llenos de recursos después de un sólido trimestre de recaudación de fondos que los ha equipado con los recursos para mantenerse en la elección mucho más allá de Iowa.

Sanders siempre lidera a sus rivales en la recaudación de dinero, incluso cuando se niega a tener recaudadores de fondos privados y abandona las contribuciones de los donantes ricos. El senador de Vermont registró una impresionante recaudación de fondos de $34.5 millones en el período que terminó el 31 de diciembre.

Pero sus rivales tienen mucho efectivo. Biden se recuperó de la anémica recaudación de fondos para sumar $22.7 millones en el último trimestre. Buttigieg lo superó con $24.7 millones, y Warren, que al igual que Sanders evita los eventos privados de recaudación de fondos, obtuvo $21.2 millones.

Bloomberg y Steyer están probando lo que la riqueza personal sin fondo puede comprar en la política. Los sorprendentes $153 millones que Bloomberg gastó en publicidad televisiva hacen diminuto a los $30 millones que Sanders, Buttigieg, Warren y Biden han gastado combinados, según cifras compiladas por CNN.

Bloomberg está apostando a que si no hay un líder claro fuera de los primeros cuatro estados, su inversión en estados del Súper Martes como California, Texas y Virginia dará sus frutos. Pero también ha dicho que continuará invirtiendo su propio dinero (publicando anuncios anti-Trump y pagando los sueldos del personal) en el otoño, incluso si no gana la nominación demócrata.

“Me postulo para derrotar a Donald Trump”, dijo en un mitin el viernes en Atlanta.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio