Anuncio
Share
California

¿Cómo podemos ayudar a las personas sin hogar? Comencemos preguntándoles

3069848_la-me-homeless-hypohermia_03.FO.jpg
Cubierto con una manta, una persona sin hogar trata de mantenerse caliente mientras los peatones pasan junto a él en el centro de Los Ángeles.
(Francine Orr/Los Angeles Times)

Más de 36,000 personas sin hogar vivían en Los Ángeles, casi 59,000 en el condado... serán específicos, y también te dirán lo que no quieren y no necesitan de ti

Tenía algunas preguntas que necesitaban respuesta, así que fui en busca de expertos, no en organizaciones gubernamentales o sin fines de lucro, sino en una ladera de tierra junto a la 101 hacia el sur, un callejón cerca de la avenida Fairfax, donde se ubica un campamento irregular en un bloque cubierto de basura en Van Nuys.

Las enormes cifras siguen parpadeando en mi cabeza: en el último recuento, más de 36.000 personas sin hogar vivían en Los Ángeles, casi 59,000 en el condado. Se están llevando a cabo muchos esfuerzos de tantos tipos para ayudar, pero no es necesario ser bueno en matemáticas para saber que no hay suficientes trabajadores de extensión para llegar a toda la gente.

Sigo diciendo que nosotros, como individuos, también tenemos que ayudar directamente.

¿Pero cómo? ¿De qué manera empezar? ¿Qué es útil? ¿Qué comodidades? ¿Qué ayuda práctica podemos ofrecer? Los lectores me siguen haciendo estas preguntas. Sigo preguntándomelas a mí misma.

Anuncio

Todo esto tiene sentido, mi propio instinto y las personas que ya lo hacen me dicen que pregunte a quienes viven y esperan no morir en nuestras calles.

En el bulevar Van Nuys, le pregunté a una mujer bastante delgada, vestida muy ligera para el día fresco, y esperé mientras sus pensamientos, demasiado rápidos, revoloteaban y parpadeaban, como luciérnagas en la oscuridad. Llevaba una camiseta sin mangas, un cárdigan muy ligero, jeans gastados y sus pies calzaban chanclas. Cuando finalmente aterrizaron mis preguntas, fue contundente.

Ella dijo que no entiende por qué la gente dona su ropa a tiendas de segunda mano, donde las venden, en lugar de llevarlas a personas como ella que no tienen nada.

Shannon Soole
Shannon Soole muestra una manta que se hizo ella misma afuera de una licorería en el distrito de Fairfax. Dijo que cocer es terapéutico para ella.
(Gabriella Angotti-Jones/Los Angeles Times)

Anuncio

“¿Hay algo que necesito? Mírame. Es enero. ¿Tienes un suéter? ¿Una chaqueta? ¿Unas botas? Me puedes dar algo”, dijo Denise Mulloy, de 54 años.

La gente de clase media, dijo, se compra autos nuevos cada pocos años. “Sólo danos la ropa que no te pones”.

En la rampa de salida de Laurel Canyon de la 101, una mujer de 67 años con un cartel de cartón que decía: “Sin hogar, cada cosita me ayuda” me hizo alternativamente reir y llorar mientras respondía a mis preguntas y yo veía a los conductores de Mercedes y Porsches mirar con los ojos fijos hacia el frente, evitando cualquier contacto con ella.

¿Qué tipo de ayuda la auxilia más? ¿Cuál menos? ¿Mucha gente le ofrece ayuda? ¿Son amables?

Titulares de Hoy
El gobernador Gavin Newsom y partidarios de la legislación argumentan que las prisiones privadas y los centros de detención crean incentivos tanto para mayores tasas de encarcelamiento y maltrato de reclusos
La trayectoria de ‘Black Mamba’, el astro de la NBA que ganó 5 campeonatos y participó en 18 Juegos de Estrellas
Primero fueron los hondureños y luego los salvadoreños los que han salido de suelo centroamericano en caravanas

Desde un punto de vista práctico, dijo esta mujer nacida en Brooklyn, Nueva York, quien pidió que sólo usara su nombre de pila, denle la barra de Clif Bar por la ventanilla del automóvil. “Nunca he probado algo tan malo. Saben a cartón”, manifestó Patti. Las barras de granola son mejores, aseguró, pero no con cacahuetes duros. Le faltan demasiados dientes.

A menudo desconfía de las sobras caseras, entregadas, probablemente con las mejores intenciones, por un extraño. ¿Y qué podría hacer con las bandejas gigantes que quedan de las fiestas que a veces se arrojan a su paso subterráneo?

El exceso se vuelve duro sin refrigerador. Los alimentos perecederos comienzan a pudrirse. Honestamente, dijo, preferiría una tarjeta de regalo para pedir una comida, digamos en Subway o McDonald’s.

Shannon Soole
Shannon Soole, de 44 años, en un puesto de periódicos del distrito de Fairfax. Entre las cosas que le serían útiles: medicamentos para dolores de cabeza y resfriados.
(Gabriella Angotti-Jones/Los Angeles Times)
Anuncio

Apreciaría unos Camel 99, ha fumado durante 57 años y no lo ha dejado, dijo, y paquetes de Kool-Aid de cereza para darle sabor a su agua. “Y las mantas son buenas en invierno e incluso en verano”, manifestó. “No sé si alguna vez dormiste en cemento. Es un poco difícil, ya sabes”.

Yo soy una persona y tengo necesidades. La gente desalojada también las tienen.

Comienza a preguntarles y te lo dirán. Serán específicos. Comida para mascotas para un perro, toallas sanitarias, tarjetas TAP cargadas para ayudarlos a trasladarse a la oficina de asistencia social o a una organización sin fines de lucro que les pueda proporcionar duchas, ropa fresca y una comida. A mayor escala, inodoros y botes de basura para ayudarlos a vivir en las calles de una manera más limpia y civilizada.

También te dirán muy claramente lo que no quieren y no necesitan de ti.

Sentada en la acera frente a un puesto de periódicos en Fairfax, Shannon Soole, de 44 años, que a primera vista puede parecer dura pero tiene ojos dulces y le gustan los tejidos afganos, me dijo muchas cosas que le serían útiles: medicamentos para el dolor de cabeza, los resfriados y dolores de estómago.

“Muchos de nosotros tenemos problemas con nuestros dientes. Necesitamos aspirinas”, manifestó ella. Las latas de atún y chile son buenas.

Pero no le gustan las personas proselitistas “que intentan recetarte el asistir a AA”. Es franca sobre sus vicios, principalmente metanfetaminas, y no está ansiosa por enfrentar su existencia actual sin ellos.

Anuncio

“No me des literatura bíblica. Soy muy consciente de dónde estoy parada”, me dijo Mulloy en Van Nuys. “No necesito leer la Biblia. Quiero un departamento y mi propio juego de toallas.

La vivienda, por supuesto, lo es todo para la mayoría de las personas. Ahora estamos obteniendo más, pero ha sido muy lento y no podrá seguir el ritmo. Claramente tenemos que abogar por mayor ayuda, que sea rápida y por cambios estructurales y legales que evitarán que las personas pierdan su refugio en primer lugar.

Con ese fin, observo con interés los esfuerzos de Everyone In, una campaña dirigida por United Way para involucrar a todos los angelinos en la lucha para resolver nuestra crisis de personas sin hogar.

Admiro a las organizaciones sin fines de lucro y los nuevos grupos de base que surgen alrededor de Los Ángeles que abogan por un cambio social importante y salen a las calles semana tras semana para tratar de mejorar la vida de manera más pequeña para aquellos que no verán esa gran ayuda muy pronto. Espero que la gente vea los modelos de grupos comunitarios como Ktown for All y la SELAH Neighborhood Homeless Coalition y se inspire para lanzar esfuerzos similares en sus propios vecindarios.

Recientemente vi un video de los voluntarios de Ktown for All en las calles de su propio vecindario, contactando a personas no alojadas, ofreciéndoles ayuda y escuchando sus necesidades. Me conmovió la franqueza con la que hablaron y luego me di cuenta de que tenían que tomar medidas individuales.

El video fue hecho por Mark Horvath, que una vez estuvo sin hogar en Hollywood Boulevard, y quien inició una organización sin fines de lucro llamada Invisible People hace 11 años para documentar las historias de personas sin vivienda como una forma de tratar de humanizar, educar y cambiar las percepciones y las políticas.

Fue de Horvath que tuve la idea de preguntar simultáneamente sobre la ayuda y ofrecer algo. Conduje por la ciudad con la fotógrafa Gabriella Angotti-Jones, y apilamos su asiento trasero con botellas de agua, barras de granola, toallitas húmedas y docenas de pares de calcetines blancos.

Horvath lleva calcetines blancos con él a todas partes. Las personas sin hogar necesitan calcetines frescos, señala, para mantener sus pies calientes y libres de infecciones. Y ofrecerles calcetines es una forma abreviada de mostrar que comprende algo de su experiencia.

Durante años, ha hablado de las personas que a menudo alegremente se ponen los calcetines, lo cual nunca dudé, pero no lo entendí hasta que se los ofrecí a la gente esta semana. “Esto es perfecto”, dijo un joven en el callejón de Fairfax, cuyos ojos estaban inyectados en sangre y olía a rancio. No tenía nada, ni una tienda de campaña ni un saco de dormir. Me dijo que sólo se escondía por la noche en los arbustos.

Mark Bizzarri
Mark Bizzarri, 61 años, ha sido un sin techo desde que tenía 50 años. En su lista de deseos: ingredientes reales para cocinar, como patatas y carne.
(Gabriella Angotti-Jones/Los Angeles Times)

Horvath recientemente realizó una cartilla de reglas sobre la distribución de calcetines, que contiene consejos útiles. Entre ellos hay uno que también me gustaría enfatizar: “Si no te sientes seguro, no te involucres con alguien”. El joven de Fairfax era muy alto pero amable y exudaba tristeza.

Sé que mucha gente en la ciudad le teme a las personas sin hogar, que en general viven vidas mucho más vulnerables que aquellos de nosotros con techos sobre nuestras cabezas.

Pero ciertamente hay individuos en nuestras calles que son inestables y se comportan de manera errática. Las drogas, los delirios y la ira alimentados por la dureza de la vida pueden hacer eso.

Me acerqué a la gente cortésmente y expresé mis objetivos claramente. Les di espacio para decidir si querían o no participar. Algunos claramente no lo hicieron. La mayoría lo hizo. Estar sin hogar e ignorado por muchos, después de todo, puede ser muy solitario. No es tan frecuente, me dijeron, que la gente quiera escuchar sus pensamientos y su vida.

“Esto es lo más que he hablado en mucho tiempo”, me dijo Patti en la rampa de salida después de compartir historias sobre cómo fue secretaria ejecutiva durante 26 años (103 palabras por minuto en una máquina de escribir eléctrica, 65 en una manual) y sobre el tipo que una vez manejó detrás de ella por varias cuadras mientras buscaba latas y botellas en las estaciones de servicio, entregándole $280 en efectivo en el camino porque aseguró que Dios se lo había dicho.

Ella me relató que hay una competencia por su rampa de salida y que a menudo no puede mantener su lugar por más de 45 minutos y, otras veces, en un día obtiene $1.50. Me contó sobre el tipo al que le gusta conducir por el paso subterráneo muy temprano en la mañana y grita "¡LEVANTATE!” Y las personas que gritan habitualmente por sus ventanas: "¡Consigue un trabajo!”

“Es bueno tener a alguien de mi lado”, me dijo. “No todos lanzamos ladrillos a través de sus ventanas”.

Al comienzo de nuestro viaje, Angotti-Jones y yo estábamos en la 101, observando todas las carpas y cobertizos escondidos en las laderas sobre la autopista. Retrocedimos para encontrar uno justo cerca del Hollywood Bowl, en un área cercada al final de un callejón sin salida que estaba anclado por una gran y costosa casa de estilo español.

Más allá de un agujero en la cerca, encontramos a Mark Bizzarri, de 61 años, quien creció en Montebello y solía tener un negocio de camiones antes de que las cosas le fueran mal. Ha estado en la calle desde los 50 años, dijo, esperando en una lista para obtener una vivienda durante años.

Mientras tanto, esconde su hogar al aire libre fuera de la vista detrás de la tela verde utilizada para los sitios de construcción y cocina buenas comidas, para él y para algunos de los habitantes más jóvenes del área.

En la lista de deseos de este hombre que se describe a sí mismo como “sin casa, no sin hogar, porque el mundo es mi hogar”: ingredientes reales para cocinar, cosas como papas y carne, papel higienico, acceso de tiempo completo a un baño cercano.

Yo ahora tengo mis propias listas también. Planeo llevar calcetines, tarjetas TAP y ropa que ya no uso en mi automóvil.

Más específicamente, necesito salir y comprar comida del mercado sobre ruedas para Bizzarri, aspirinas y lana para Soole, Kool-Aid y una manta suave para Patti.

Solían ser desconocidos para mí, sólo parte de esos números inmensos y parpadeantes. Ahora son personas con las que puedo hablar, escuchar, aprender y tratar de ayudar.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

La apuesta peruana al Óscar es una mirada memorable e inusual a los prejuicios que perduran en los andes
Los demócratas (85%) siguen apoyando ampliamente la destitución y la remoción, mientras que un pequeño porcentaje de republicanos, 5%, está de acuerdo.
Profundizando más, nos dimos cuenta de que ambos conocíamos el dolor del divorcio, los desafíos de ser padres solteros y la tristeza de las noches solitarias


Anuncio