Personas condenadas por delitos graves, que antes eran rechazadas, ahora encuentran más aceptación

Personas condenadas por delitos graves
Jonathan Contreras, un ex delincuente, añade colorante al caucho molido en U.S. Rubber Recycling en Colton.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)
Share

La escasez de mano de obra está haciendo que más empresas tengan en cuenta a los 20 millones de personas con condenas, pero las comprobaciones de antecedentes penales, las restricciones laborales y otros obstáculos frenan la contratación.

En los 25 años que U.S. Rubber Recycling, de Colton (California), lleva triturando neumáticos viejos para crear nuevos productos, sus ventas nunca se habían disparado tan rápido como durante la pandemia del COVID-19.

Cuando cerraron innumerables gimnasios y millones de personas empezaron a hacer ejercicio en casa, se disparó la demanda online de los tapetes de goma y los suelos para gimnasios.

Pero la empresa tenía un problema: encontrar suficientes trabajadores para atender todos los nuevos pedidos.

Ahí es donde la larga práctica de U.S. Rubber de contratar a exdelincuentes dio sus frutos, ya que personas como Thomas Urioste entraron en escena. En marzo, este hombre de 50 años de Wrightwood salió de la prisión federal tras cumplir casi 10 años de condena. Vivía en un centro de reinserción social y, al igual que muchos expresos, le resultaba difícil empezar de nuevo.

Anuncio

Thomas Urioste, 50, left, and Carlos Arceo, 39, right, former felons and employees at U.S. Rubber Recycling.
El director ejecutivo de U.S. Rubber Recycling, Jeff Baldassari, en el centro, con Thomas Urioste, a la izquierda, y Carlos Arceo, ambos ex delincuentes contratados por él.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)

Así que cuando se enteró de que U.S. Rubber estaba contratando, se apresuró a presentar su solicitud. Y en lugar de ser rechazado, como suele ocurrir con los que tienen antecedentes penales, fue contratado prácticamente en el acto.

Seis meses más adelante, con su salario aumentado a 17 dólares por hora, Urioste apenas puede creer lo lejos que ha llegado. “Se arriesgaron conmigo, me dieron algunas responsabilidades muy rápido. Me dejaron dirigir esta máquina [de 200.000 dólares]”, dijo la semana pasada. “Me siento muy bien porque confiaron en mí".

En todo el país, mientras la economía se dispara y los empresarios luchan por encontrar suficientes trabajadores, exconvictos como Urioste están encontrando un resquicio de esperanza en la oscura nube de la pandemia.

Este verano, los empleadores estadounidenses informaron la pérdida de 10.9 millones de puestos de trabajo, una cifra sin precedentes. Eso equivale a más de un puesto de trabajo por cada desempleado del país.

Carlos Arceo, 39, a 2nd shift manager at U.S. Rubber Recycling, operates a fork lift inside the production floor.
Carlos Arceo es gerente del segundo turno en U.S. Rubber Recycling.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)
Anuncio

En respuesta, un número creciente de empresas está empezando a aprovechar una enorme reserva de mano de obra en gran medida ignorada: los aproximadamente 20 millones de estadounidenses, en su mayoría hombres y muchos de ellos desempleados, que tienen condenas por delitos graves.

Una pequeña parte de las empresas, como U.S. Rubber Recycling, llevan mucho tiempo contratando a ex convictos.

Y en los últimos años, California y una docena de otros estados han intentado eliminar parte de la discriminación contra estos candidatos a un puesto de trabajo prohibiendo a los empresarios preguntar directamente a los solicitantes sobre sus antecedentes penales.

Pero las leyes han resultado bastante fáciles de sortear.

En la actualidad, los empleadores suelen comprobar los antecedentes penales e indagar en las lagunas del historial laboral de los solicitantes. Una vez que salen a la luz los problemas del pasado, la puerta se cierra de golpe.

“De todas las personas que se enfrentan a retos en el mercado laboral, las que tienen antecedentes están al final de la fila”, afirma Shawn Bushway, economista con sede en Albany (Nueva York) y criminólogo de Rand Corp.

Alisha Kerichenko, 45, prepares to dye cut rubber tiles at U.S. Rubber Recycling in Colton.
Alisha Kerichenko se prepara para cortar baldosas de caucho en U.S. Rubber Recycling. Kerichenko es otra ex delincuente contratada por la empresa.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)

Las cosas suelen ser un poco más fáciles en épocas de muy bajo desempleo. Lo que es diferente esta vez es que la tasa de desempleo del país no está cerca de tocar fondo; fue del 5.2% en agosto. (El informe de empleo de septiembre se publicará el viernes).

Sin embargo, la inusual escasez de mano de obra actual, que refleja fuerza laboral a corto y largo plazo, parece estar abriendo oportunidades para los ex delincuentes. Algunos analistas creen que esto puede ser más duradero que en el pasado.

Anuncio

"¿Estamos en un mundo en el que los empresarios tienen que empezar a hacer algo diferente?” preguntó Harry Holzer, profesor de políticas públicas de la Universidad de Georgetown, señalando que las empresas ya estaban lidiando con la disminución del crecimiento de la mano de obra, incluido el envejecimiento de los Baby Boomers.

Thomas Urioste, 50, an employee at U.S. Rubber Recycling, breaks into a sweat while working outside in the sun.
Thomas Urioste aprecia su trabajo en U.S. Rubber Recycling. “Se arriesgaron conmigo, me dieron algunas responsabilidades muy rápido”, dijo. “Me siento muy bien porque confiaron en mí".
(Mel Melcon / Los Angeles Times)

“Tal vez, tal vez esto tiene sus ventajas – bueno, para estos hombres y sus familias, y para los empleadores y la economía”.

Los investigadores han comprobado que con cada año sucesivo que las personas anteriormente encarceladas permanecen en libertad sin cometer otro delito, la probabilidad de que vuelvan a la actividad delictiva disminuye. Y después de cinco a diez años, esa persona no tiene más probabilidad de cometer un delito que alguien sin antecedentes. Holzer cree que los empresarios suelen ser demasiado temerosos.

Cada vez más empresas llegan a la conclusión de que no pueden permitirse esos temores.

Harley Blakeman, director ejecutivo de Honest Jobs, una empresa con sede en Ohio que pone en contacto a empleadores con personas con antecedentes penales, dijo que en los últimos meses, siete empresas de la lista Fortune 500 se han asociado, entre ellas el fabricante Owens Corning, el gigante del embalaje Ball Corp. y la empresa de distribución Arrow Electronics.

Alisha Kerichenko, 45, stacks rubber tiles after dye cutting them at U.S. Rubber Recycling in Colton.
Alisha Kerichenko trabaja en U.S. Rubber Recycling, donde cerca de la mitad de los 65 empleados de la empresa son exdelincuentes.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)

Blakeman subrayó que un desafío clave es renovar la forma en que las verificaciones de antecedentes pueden descalificar a aquellos con condenas sin tener en cuenta el trabajo.

En Honest Jobs, Blakeman dijo que contrató a siete personas este año, la mayoría de ellas con antecedentes penales, incluida una mujer que solicitó un puesto de asistente ejecutiva que requería manejar las finanzas. Pero su pasado incluía dos cargos por fraude, señaló, así que en su lugar se le ofreció un trabajo con solicitantes de empleo.

“Le dije que no podía darle este puesto en concreto porque era demasiado arriesgado. Eso es sensato desde el punto de vista empresarial. Pero sucede que una persona que ha sido acusada de fraude solicita un puesto de trabajo en un almacén y es eliminada. Eso no tiene sentido”, manifestó Blakeman.

Anuncio

Fundó Honest Jobs a finales de 2018 después de sus propias luchas para encontrar trabajo mientras estaba en libertad condicional tras cumplir 14 meses en la prisión estatal en Georgia.

Si bien la economía está impulsando a más empresas, en particular a las grandes, a buscar trabajadores con condenas, hay fuerzas compensatorias que frenan esas contrataciones.

Muchos ex convictos, al igual que otros que se encuentran en los márgenes de la fuerza laboral, tienen poca educación y pocas habilidades. Y después de años en los que los delitos violentos disminuyeron, en 2020 se produjo un aumento de la violencia, encabezado por los asesinatos y las agresiones.

“Con el aumento de los índices de delincuencia [violenta], creo que habrá algunos lugares en los que será más difícil vender la importancia de reintegrar a los ex delincuentes”, consideró Nicholas Eberstadt, académico de economía política del American Enterprise Institute y autor de “Men without Work”.

Las personas que se encuentran en libertad condicional después de ser encarceladas, que son más de 4 millones, ya se enfrentan a todo tipo de restricciones laborales. Los que tienen antecedentes penales no pueden obtener licencias para algunas ocupaciones médicas y servicios de peluquería y estética, por ejemplo, y las condenas pueden restringir las licencias de conducir para trabajos de transporte y reparto.

Melvin Price Jr., de 41 años, de Long Beach, salió en libertad condicional el pasado mes de septiembre tras cumplir 16 años en una prisión federal.

Como parte de su liberación, dijo que no podía trabajar o “congregarse” a menos de 300 pies de un dispensario debido a una ofensa criminal anterior. Además, tiene un toque de queda a las 10 de la noche, lo que significa que no podía solicitar empleos nocturnos o de noche en almacenes y otros lugares que estuvieran contratando.

En noviembre, Price encontró trabajo en Chrysalis, una organización sin ánimo de lucro con sede en Los Ángeles que ayuda a los desamparados y a los desempleados. Y la semana pasada, a través de Chrysalis, Price consiguió un empleo de paisajista para Caltrans. Ganará unos 3.000 dólares al mes.

“Prometí que si volvía a tener otra oportunidad, la aprovecharía al máximo”, dijo Price, cuya vida de joven se desplomó tras el asesinato de su madre en 1992.

Anuncio

Aunque este año Chrysalis ha visto cómo se triplicaban las consultas de los empresarios, no hay que dulcificar los retos.

En U.S. Rubber Recycling, donde cerca de la mitad de los 65 empleados de la empresa son exdelincuentes, el director ejecutivo Jeff Baldassari afirma que la tasa de rotación de aquellos con condenas es aproximadamente un 25% más alta que la de otros sin esos antecedentes penales.

“Son muy buenos cuando se trata de habilidades”, dijo. “La diferencia está en la tasa de abandono. El reto que tienen con la estabilidad emocional en sus vidas es fundamental”.

“Muchos no tienen lecciones de habilidades para la vida: cómo lidiar con las relaciones. No se puede controlar su vida familiar y con quién se juntan”, expuso.

Baldassari, por su parte, trata de aprovechar las ocho horas que estos empleados trabajan con él para ofrecerles mucha formación, fomentar el trabajo en equipo y evitar lo que llamó el “síndrome de la pecera”, en el que algunos trabajadores se sienten observados y juzgados por sus antecedentes.

La empresa colabora estrechamente con el personal de los centros de reinserción social y ha contratado a un consejero de rehabilitación psiquiátrica.

Thermal-Vac Technology Inc. de Orange, que también contrata habitualmente a personas con antecedentes penales y problemas de adicción, celebra reuniones semanales de Alcohólicos Anónimos dentro de la empresa e invita a los funcionarios de libertad condicional a visitarla.

“Puedes sacar el mejor provecho reduciendo algunos de los riesgos”, dijo Heather Falcone, directora ejecutiva de Thermal-Vac.

Baldassari afirma que sus prácticas de contratación han sido buenas para su negocio, especialmente ahora que la competencia por la mano de obra es dura, y dice que las historias de los trabajadores hablan por sí solas de lo que el trabajo productivo puede significar para dar un giro a sus vidas.

Anuncio

Carlos Arceo, de 39 años, fue contratado hace poco más de dos años tras pasar 10 años en prisión en Arizona. Desde entonces, ha sido ascendido cuatro veces. Cuando llegó el boom inducido por la pandemia, Arceo se convirtió en supervisor de un nuevo segundo turno.

Dice que sigue reuniéndose con el consejero de la empresa cada semana o dos, pero hoy en día se trata menos de él mismo que de gestionar a la gente que tiene a su cargo.

“Muchos de los contratados acaban de salir de la cárcel, como yo”, dice, y añade entre risas que en la empresa no solo se recuperan neumáticos usados a los que se les da un nuevo uso. “También damos a la gente una segunda oportunidad”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí