Share
Entretenimiento

La investigación de acoso sexual contra Plácido Domingo, amenaza a su legado de 60 años

Placido Domingo
Plácido Domingo, director general de la Ópera de Los Ángeles.
(Katie Falkenberg / Los Angeles Times)

A lo largo de sus 60 años de carrera, Plácido Domingo, director general de la Ópera de Los Ángeles y leyenda viviente de carácter internacional, ha sido descrito como el ‘conejito de la ópera’ de Energizer.

A sus 78 años, Domingo ha actuado más de 4.000 veces, ha grabado más de 100 álbumes, ha navegado por el cambio de tenor a barítono e incluso ha inspirado al personaje de la ópera Placido Flamingo en “Plaza Sésamo”. El año pasado, Domingo logró una hazaña aparentemente imposible: cantar su papel número 150.

Cuando se le preguntó cómo lo hace, Domingo se refirió a su lema: “Si descanso, me oxido”.

Pero las nuevas acusaciones de que la superestrella de la ópera acosó sexualmente a varias mujeres a lo largo de su histórica carrera amenazan con empañar ese impresionante legado.

Anuncio

Ocho cantantes y una bailarina le han dicho a Associated Press que fueron acosadas sexualmente por Plácido Domingo en los años ochenta, noventa y principios de la década de 2000. Las mujeres aseguraron que el cantante hizo insinuaciones sexuales no deseadas y trató de presionarlas para que tuvieran relaciones sexuales con él. Cuando rechazaron esos avances, muchas afirmaron que no fueron contratadas para las producciones de Plácido Domingo.

Una mezzosoprano en el coro de la Ópera de Los Ángeles en 1988 le dijo a AP que conoció a Domingo durante un ensayo de “The Tales of Hoffmann”, en el que ella lo besaría en una escena de orgía. Recordó un beso ‘mojado’ y descuidado tras el cual Domingo le susurró al oído: “Ojalá no estuviéramos en el escenario”.

La Universidad de California fue golpeada por una demanda colectiva en la que se alegaba la denegación del debido proceso legal, un mes después de que se presentara una demanda similar contra el sistema universitario del Estado de California

Durante los siguientes tres años, dijo la mujer, Domingo fue incómodamente cariñoso, la llamó a su casa, le puso una mano alrededor de la cintura cuando cruzaron entre bastidores y entró a los camerinos sin invitación.

Anuncio

En 1991, le dijo a AP: “Finalmente me entregué y me acosté con él. Se me acabaron las excusas. Era como,'OK, supongo que esto es lo que tengo que hacer’”. Después del encuentro sexual en el Hotel Biltmore en el centro de la ciudad y otro en el apartamento de Domingo en Los Ángeles, ella cortó el contacto físico y vio cómo su carrera en la Ópera de Los Ángeles se vino abajo, dijo.

Otras mujeres hablaron de haber sido acechadas entre bastidores, tocadas sin permiso, y forzadas a defenderse de insinuaciones románticas frecuentes. Aunque ninguna de las mujeres ofreció documentación, como mensajes telefónicos, AP dijo que habló con casi tres docenas de cantantes, bailarines, músicos, personal de backstage y otros, que dijeron que presenciaron “comportamientos sexuales inapropiados” y que Domingo “persiguió a las mujeres más jóvenes con impunidad”, dice el artículo.

Se están utilizando leyes más amplias sobre el tráfico sexual contra personas como Jeffrey Epstein, pero su elasticidad puede plantear otros problemas.

L.A. Opera dijo el martes que “contratará a un abogado externo” para investigar las acusaciones. “Creemos que todos los empleados y artistas deben ser tratados con respeto y sentirse seguros y protegidos en su entorno de trabajo”, dijo la compañía en una concisa declaración de cinco frases.

La declaración enfatiza que Domingo ha sido “una fuerza creativa dinámica en la vida de la Ópera de Los Ángeles y en la cultura artística de Los Ángeles por más de tres décadas. Sin embargo, estamos comprometidos a hacer todo lo posible para fomentar un ambiente profesional y de colaboración donde todos nuestros empleados y artistas se sientan igualmente cómodos, valorados y respetados”.

Domingo emitió una declaración a AP, diciendo: “Las acusaciones de estos individuos sin nombre que datan de hace 30 años son profundamente preocupantes”.

“Aún así, es doloroso escuchar que puedo haber molestado a alguien o hecho que se sientieran incómodas- no importa cuánto tiempo hace y a pesar de mis mejores intenciones. Creía que todas mis interacciones y relaciones siempre eran bienvenidas y consensuadas. Las personas que me conocen o que han trabajado conmigo saben que no soy alguien que intencionalmente dañaría, ofendería o avergonzaría a nadie”.

“Sin embargo, reconozco que las reglas y normas con las que se nos mide hoy en día son muy diferentes de las que eran en el pasado. Tengo la suerte y el privilegio de haber tenido una carrera de más de 50 años en la ópera y me mantendré al más alto nivel”.

Anuncio

La declaración de Domingo rápidamente atrajo la condena en los medios sociales, con algunos atacando su implícita defensa de que el comportamiento detallado por AP podría ser excusado como la cultura de una era anterior, más permisible.

Ian Barnard, que se identificó como suscriptor de la Ópera de Los Ángeles, dijo que estaba ofendido por la declaración. “No sólo estamos disgustados por el comportamiento abusivo de Domingo”, dijo Barnard en Twitter, “sino también por el fracaso de la junta directiva de L.A. Opera (o de cualquier otra persona) en detener este comportamiento”.

El Times pidió a L.A. Opera detalles sobre quién dirigirá la investigación y si la compañía había resuelto alguna demanda por acoso durante el mandato de Domingo, entre otras preguntas. La empresa respondió remitiéndose a su declaración anterior.

Nacido en España, Domingo creció cantando zarzuelas en los escenarios de México con sus padres. Después de cantar profesionalmente en México e Israel, se mudó a Estados Unidos y debutó con la Ópera de la Ciudad de Nueva York en 1965. En la década de 1960 se casó con Marta Ornelas, ahora directora habitual de producciones de ópera de Los Ángeles.

Domingo fue uno de los fundadores de Music Center Opera (que más tarde se convirtió en Los Angeles Opera) en 1986.

El cantante se convirtió en asesor artístico y, lo que es más importante, en el rostro de la compañía. En la década de 1980, Domingo también debutó como director de orquesta en la Ópera Metropolitana de Nueva York y tuvo éxito en el crossover pop como parte de los Tres Tenores con Luciano Pavarotti y José Carreras. A principios de la década de 1990, fundó Operalia, el Concurso Mundial de Ópera, para descubrir a jóvenes cantantes.

Pero todos esos logros se han desvanecido rápidamente a raíz del informe de AP, para el cual la mayoría de las fuentes eran anónimas. A pesar de la referencia de Domingo a “acusadores anónimos”, una fuente en el artículo de AP permitió que se usara su nombre: Patricia Wulf, que cantó con Domingo en lo que ahora es la Ópera Nacional de Washington en Washington, D.C.

Wulf dijo que después de salir del escenario durante las presentaciones, Domingo se le acercaba, y en voz baja le decía: ‘Patricia, ¿tienes que ir a casa esta noche?’”...Llegó un punto en el que yo salía del escenario e intentaba deslizarme detrás de un pilar, y aún así él encontraría la manera de llegar hasta mí".

Anuncio

Domingo no la tocó físicamente, dijo Wulf, pero el comportamiento creó una atmósfera de miedo. Su esposo, Richard Lew, le dijo a AP que su esposa se quejó del comportamiento en ese momento y que estaba visiblemente molesta por ello. Un ex colega masculino de Wulf también recordó la incomodidad de Wulf y dijo que la acompañó hasta su auto en el trabajo porque tenía miedo de caminar sola.

Otra cantante recordó que se le pidió repetidamente que trabajara en un aria en el apartamento de Domingo. Después de evitar los pedidos durante semanas, cedió.

“Se sentó al piano de cola y realmente cantamos esa aria, y trabajamos en ello”, dijo a AP. “Y me entrenó y me elogió repetidamente”.

“Cuando terminamos de cantar, se levantó y metió la mano en mi falda, y fue entonces cuando tuve que salir de allí".

En los meses venideros, Domingo tenía previsto actuar por todo Estados Unidos y Europa, pero el martes la Orquesta de Filadelfia canceló su invitación a presentarse en su concierto de apertura de la noche del 18 de septiembre, diciendo que está “comprometida a proporcionar un ambiente seguro, de apoyo, respetuoso y apropiado”.

La Ópera de San Francisco canceló un concierto el 6 de octubre con Domingo celebrando el 50 aniversario de su debut en la compañía. Aunque los supuestos incidentes no ocurrieron en la Ópera de San Francisco, la compañía dijo en un comunicado que está “comprometida con su fuerte política contra el acoso sexual y exige que todos los miembros de la compañía se adhieran a los más altos estándares de conducta profesional”.

Los organizadores del prestigioso Festival de Salzburgo en Austria apoyaron a Domingo, diciendo que es bienvenido a cantar en “Luisa Miller” de Verdi, como estaba previsto en agosto. Domingo también tenía previsto seguir cantando en los Met’s “Macbeth” en septiembre y “Madama Butterfly” en noviembre.

La temporada de ópera de Los Ángeles comienza el 14 de septiembre con la producción de “La Bohème” de Barrie Kosky. La compañía no dijo si las acusaciones en contra de Domingo afectarían la apertura o el resto de la temporada.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio