Anuncio
Share

La falta de seguridad de las armas mató a Halyna Hutchins en el set de ‘Rust’, de Alec Baldwin. ¿Cómo ha ocurrido esto?

A woman wearing a knit cap and leather jacket stands with her arms crossed in front of her.
Halyna Hutchins, fotografiada en el Festival de Cine de Sundance en 2019, murió en un incidente en el set de rodaje.
(Fred Hayes / Getty Images)

La directora de fotografía Halyna Hutchins murió por un incidente con una pistola de atrezzo disparada por el actor y productor Alec Baldwin en el set de la película “Rust”. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿Cómo pudo ocurrir esto?

Aunque no está claro qué tipo de pistola se estaba utilizando en la escena, un examen más profundo de cómo se manejan las armas de fuego utilizadas en pantalla, los maestros de atrezzo y los especialistas en armas de las producciones cinematográficas y televisivas ofrecen algunas pistas.

Dependiendo del presupuesto del proyecto, de las limitaciones de tiempo y de las necesidades narrativas, el uso de las armas en la pantalla se representa de numerosas maneras. Las réplicas no operativas -de madera, plástico o goma- se utilizan habitualmente para las escenas filmadas a distancia. Para los fotogramas más cercanos, los disparos pueden imitarse con pistolas de aire, explica una persona familiarizada con el manejo de atrezzo y armas en los platós. Los efectos visuales y sonoros, como los fogonazos, los casquillos que vuelan y los fuertes estallidos de los disparos, pueden añadirse en la postproducción.

“Ya no hay ninguna razón para usar balas reales cuando cuesta como 50 centavos añadir disparos en la postproducción y menos aún para utilizarlas durante una escena en la que hay poca o ninguna luz interactiva”, dijo la directora de fotografía nominada al Oscar, Rachel Morrison, en un post de Instagram. “Si no tienes suficiente financiación para hacer una cinta con seguridad, no deberías hacerla. Ninguna toma, ninguna escena y ninguna película merecen la pérdida de vidas”.

Anuncio

Horas antes de que el actor Alec Baldwin disparara mortalmente a un director de fotografía en el set de ‘Rust’ en Nuevo México, media docena de operadores de cámara abandonaron el set para protestar por las condiciones de trabajo.

Aun así, las producciones utilizan regularmente armas de fuego operativas, supuestamente para añadir realismo a la escena y autenticidad a la interpretación de un actor. Cuando se utiliza un arma de fuego operativa en el plató, un armero con licencia o un maestro de atrezzo se encarga de supervisar cada paso de su uso: cargar y descargar el arma, comprobar el cañón para evitar cualquier problema con los materiales que queden en su interior después de cada toma, instruir a los actores sobre su uso adecuado, esto último para mantener el realismo de la historia, así como la seguridad de todos.

Además, el armero o el coordinador de acrobacias coreografían las secuencias de acción de los disparos, trabajan con el director de fotografía para determinar qué ángulos de cámara minimizarán el riesgo de lesiones y se aseguran de que ningún miembro del reparto o del equipo esté en la línea de tiro, o en la trayectoria del arma, cuando se dispara, explica Michael Lubke, director de peleas y coordinador de acrobacias para teatro y cine. A cualquier persona que se encuentre a corta distancia se le suele exigir que lleve elementos de protección, como escudos o gafas de seguridad, cuando las cámaras están rodando. “Nadie debería estar nunca en la línea de tiro”, dijo Lubke.

Los sistemas actuales funcionan bien cuando se respetan. “Si no hay ningún tipo de defecto en la propia pistola o si el cartucho se dispara mal o algo por el estilo, es literalmente imposible que esto ocurra si los responsables siguen los protocolos de seguridad que se han redactado y están en vigor desde hace años en relación con las armas de fuego en un plató", expuso Jeff Harris, un abogado que ha representado a las familias de personas que han muerto en platós de cine y televisión.

“El problema es cuando la gente se relaja y no sigue los sistemas, entonces es cuando tenemos estos accidentes en los sets de filmación”, continuó. “Es lamentable que tengan que ocurrir este tipo de cosas para que la gente diga realmente. ‘Tenemos que seguir estas políticas escritas y debemos hacerlo a rajatabla. Si no, se comete un error y alguien muere’”.

Algunas personas de la industria del atrezzo dijeron que preferirían que se exigiera la presencia de especialistas en armas de fuego en todos los platós con cualquier tipo de arma potencialmente peligrosa, ya que los miembros del sindicato de atrezzo también deben supervisar el resto de la producción.

“Añadir formación y certificación no sería algo terrible”, dijo Kevin Williams, supervisor del departamento de atrezzo de la Escuela de Teatro, Cine y Televisión de la UCLA, que no tiene conocimiento directo del incidente. “Las armas son una especie de misterio para mucha gente, y a veces tu labor requiere que trabajes con cosas que no conoces. Personalmente, cuando no conozco algo, llamo a los expertos”.

Bonanza Creek Ranch
El rancho Bonanza Creek de Nuevo México, donde el jueves se produjo un tiroteo mortal en el plató, es una de las localizaciones favoritas de los westerns desde hace mucho tiempo.
(Sam Wasson/Getty Images)

El incidente mortal tuvo lugar el duodécimo día del rodaje de “Rust”, de 21 días de duración, en Nuevo México, que contaba con un armero. El Times informó que los protocolos de seguridad de la industria, incluidas las inspecciones de las armas, no se seguían estrictamente en el plató, y que anteriormente se habían producido múltiples fallos de disparo con armas de atrezzo.

“No había reuniones de seguridad, tampoco ninguna garantía de que no volviera a ocurrir”, dijo un miembro del equipo. “Deseaban que todo fuera aprisa, aprisa, aprisa”. La producción de la película se ha detenido indefinidamente.

Según el sindicato que representa a los fabricantes de atrezzo y a otros miembros del equipo, los departamentos de atrezzo, decoración, efectos especiales y construcción de la producción, contaban con personal no sindicalizado en el momento del fatal incidente. Esa mañana, media docena de trabajadores del equipo de cámara abandonaron el plató del Rancho Bonanza Creek, frustrados durante días por las largas jornadas de trabajo de la película de bajo presupuesto, los cheques retenidos y la promesa incumplida de habitaciones de hotel cercanas. Se ordenó a los miembros del equipo sindical que abandonaran el plató y fueron rápidamente sustituidos por miembros no sindicalizados.

La situación plantea preguntas y preocupaciones sobre las prácticas laborales en los platós de Hollywood y la importancia de cuidar a los trabajadores.

“Si un miembro del equipo está agotado y tal vez teme no conseguir un nuevo proyecto, especialmente después de casi dos años sin trabajo, se encuentra en una posición realmente precaria para tomar una decisión acertada”, expuso Williams. “Los plazos y las exigencias de un proyecto siendo lo que son, y el deseo de la gente de seguir trabajando y conseguir ese próximo proyecto y mantener un techo sobre su cabeza, les empuja a un territorio cuestionable sobre lo que se sienten cómodos haciendo”.

La junta directiva de la Hollywood Foreign Press Assn, la organización detrás de los Globos de Oro expulsó el martes a uno de sus miembros de toda la vida por supuesta “mala conducta”.

Las producciones que utilizan armas de fuego operativas pueden optar por aquellas diseñadas intencionadamente para disparar cartuchos de salva -casquillos cargados con pólvora- o armas de fuego decomisadas ajustadas para dispararlas. La munición real no está permitida en ningún plató.

Cuando se descargan los cartuchos de salva, crean el sonido distintivo de un disparo y proporcionan al tirador un retroceso real, y la pólvora se quema, causando un fogonazo. A diferencia de una bala real, no hay ningún proyectil delante de la pólvora; en su lugar hay un pedazo de algodón, explicó el director de acción, coordinador de acrobacias y doble de acción Conrad Palmisano. Cualquiera que dispare una bala de salva debe estar al menos a 6 pies de distancia de los demás.

A distancias más cortas, ese disparo puede producir llamas, gases y restos metálicos de los copos de pólvora quemados y no quemados. “Esa fuerza que sale de un arma puede ser peligrosa”, dice Lubke sobre una situación así, que es como murió el actor Jon-Erik Hexum en el plató de la serie de televisión “Cover-Up” en 1984; cogió una pistola del calibre 44 durante un retraso en el rodaje, hizo girar la ronda para simular una ruleta rusa con el cañón contra su sien y apretó el gatillo. La fuerza de la explosión le fracturó el cráneo y murió en el hospital.

Una pistola utilizada para el rodaje también puede cargarse con balas falsas, diseñadas para parecerse a las balas reales pero que no contienen pólvora. Sin embargo, es posible que una bala falsa se rompa: el plomo puede separarse del latón y convertirse en un proyectil mortal. Tal fue la causa de la muerte del actor Brandon Lee en el rodaje de la película “El Cuervo” en 1993; la punta del proyectil de una bala falsa se alojó accidentalmente en la recámara del arma, y luego fue impulsada fuera del arma por un cartucho de salva.

“Hay muchos protocolos de seguridad que deberían existir”, dijo Palmisano, que ayudó a formar el comité de seguridad y acrobacias del Sindicato de Actores. “Quienquiera que haya entregado la pistola cargada a Alec Baldwin debería ser considerado responsable en algún nivel. Qué nivel, eso lo dejaré en manos del tribunal”.

Tras el incidente, Hutchins y el director herido, Joel Souza, fueron trasladados al hospital. Souza ya fue dado de alta, pero Hutchins -que tenía 42 años y había rodado largometrajes indie como “Archenemy”, “Blindfire” y “The Mad Hatter"- murió más tarde a causa de la herida. Bandar Albuliwi, un amigo de Hutchins que también se graduó en el Conservatorio del American Film Institute, lanzó una petición en Change.org para prohibir el uso de armas de fuego reales en el plató, una política que la serie de la ABC “The Rookie” ha adoptado desde entonces.

“Tenemos que asegurarnos de que esto no vuelva a ocurrir”, escribió Albuliwi en la petición. “Hay que cambiar antes de que se pierdan más vidas con talento”.

El redactor Richard Winton contribuyó a este informe.

To read this note in English click here.


Anuncio