Anuncio
Share
Vida y Estilo

¿Te sientes angustiado por el cambio climático? Aquí se explica cómo manejarlo

A boy and his grandfather stand near the Phillips 66 refinery in Wilmington.
Un niño y su abuelo se encuentran cerca de la refinería Phillips 66 en Wilmington.
(Rick Loomis / Los Angeles Times)

Los investigadores y terapeutas dicen que la angustia relacionada con el cambio climático va en aumento

El cambio climático a menudo se enmarca como un problema científico o técnico. Pero para muchos, también es emocional.

Puede ser casi insoportable atestiguar sobre las ciudades impactadas por los incendios forestales y los niveles de las islas afectadas por las tormentas. Ver fotos de osos koala chamuscados por las llamas y las miles de aves marinas muertas que se arrastran a la orilla de la tierra. O leer la última confirmación de que las naciones tienen un rendimiento lamentablemente bajo en sus promesas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Salud

“Te impacta en el corazón antes de golpearte en la cabeza”, dijo Jennifer Atkinson, profesora titular de humanidades ambientales en la Universidad de Washington en Bothell.

Nuestras reacciones a estos hechos desalentadores toman muchas formas, incluyendo la tristeza, desesperación, desesperanza, la ira y la ansiedad.

Anuncio

Estas son a menudo manifestaciones de un dolor más profundo provocado por el cambio climático. Los expertos dicen que el fenómeno está creciendo y es algo que debemos enfrentar.

“No queremos quedar atrapados en la pena para siempre”, dijo Atkinson. Sin embargo, “la capacidad de moverse hacia adelante se basa en la de reconocer las pérdidas y el duelo abiertamente”.

El primer paso, dijo, es darse permiso para sentir lo que sea que esté sintiendo, incluso si parece tonto o exagerado, y honrarlo.

“El mensaje que recibimos es que nuestra pena es de alguna manera anormal”, dijo. Pero el duelo es una respuesta normal y saludable a la pérdida, ejemplos de los mismos son fáciles de encontrar en un mundo que se calienta.

Anuncio

Luchar contra el dolor por el cambio climático también puede significar aceptar que todos, a sabiendas o no, hemos contribuido al problema, dijo Rosemary Randall, psicoterapeuta con sede en Reino Unido que se especializa en cambio climático.

“Hemos seguido haciendo cosas que no deberíamos haber hecho durante décadas”, dijo Randall. “La culpa no puede ser mitigada por alguien que dice: ‘no, no, no es tu culpa’”.

Medio Ambiente

A partir de ahí, señalan los expertos, es cuestión de aprender a manejar los muchos lados del dolor.

Como lo sabe cualquiera que haya perdido a un ser querido, el dolor sube y baja, tomando formas extrañas y alzando la cabeza en momentos inesperados. Esto es particularmente cierto para el dolor climático, ya que las pérdidas están en curso, dijo Ashlee Cunsolo, experta en cambio ecológico y salud mental en el Labrador Institute of Memorial University en Canada.

En algunos casos, las personas experimentan las cinco etapas clásicas del duelo, desde la negación hasta la aceptación. Otras veces, es un proceso más complicado y no lineal de hacer frente a los sentimientos a medida que surgen y adaptarse continuamente al mundo cambiante.

De todos modos, es importante encontrar apoyo.

Estar cerca de otros que comparten preocupaciones similares ayuda a disipar la impresión de que todos los demás lo están haciendo bien y que usted es un caso atípico, dijo Atkinson. “Realmente hay una sensación de comodidad y validación al descubrir que eso no es cierto, que otros están sufriendo estas pérdidas y experimentando ansiedad por el futuro”.

Algunas personas pueden encontrar lugares seguros para expresar sus preocupaciones con amigos y familiares.

Anuncio

Otros también pueden recurrir a lugares como la Good Grief Network, un recurso en línea para las personas que experimentan dolor ecológico. La red coordina reuniones en varias ciudades de Estados Unidos, y ofrece un manual para iniciar un grupo de apoyo en otras comunidades.

Otra organización llamada The Dinner Party facilita cenas para jóvenes que han sufrido una pérdida, y recientemente ha comenzado a organizar eventos centrados en el dolor ambiental. (Carla Fernández, cofundadora de la cena, dijo que se le ocurrió la idea después de que el incendio de Soberanes de 2016 amenazara un cañón muy popular en Big Sur).

Lo más web

Siempre que sea posible, Randall recomienda que la gente se desconecte de las redes y se conecte en persona.

“Las conversaciones sobre el dolor a menudo están llenas de silencios, vacilaciones e incertidumbre”, dijo. “Y las comunicaciones en las redes sociales suelen ser rápidas”.

Para algunos, la búsqueda de ayuda profesional puede ser la mejor opción.

Andrew Bryant, un terapeuta con sede en Seattle, mantiene el sitio web weatherandmind.org, que brinda consejos para encontrar un médico. También contiene descripciones detalladas de la creciente comprensión de los estudiosos de la pena ecológica, y referencias de libros y artículos sobre el clima y la salud mental.

En última instancia, las personas necesitan crear hábitos que les permitan reconocer y procesar su dolor, pero que no se asfixien, dijo Atkinson. Eso podría significar hacer actividades en el exterior, arte o leer literatura.

Atkinson enseña una clase sobre la pena ambiental en el que sus estudiantes desarrollan un kit de supervivencia emocional para ayudarles a afrontarlo. Después de atraer la cobertura del Seattle Times el año pasado, algunos ridiculizaron esta clase por mimar de más a los milenios.

Anuncio

Pero Atkinson dijo que enfrentar el dolor requiere más coraje que mirar hacia otro lado, que es la respuesta social predominante al cambio climático.

Y enterrado debajo de ese dolor hay algo esperanzador.

“Sólo lamentamos lo que amamos”, dijo Cunsolo. “Si no amamos algo, no estaríamos tristes de perderlo”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Frente frío continúa en el sur de California con más lluvia y nieve en camino
Los demócratas (85%) siguen apoyando ampliamente la destitución y la remoción, mientras que un pequeño porcentaje de republicanos, 5%, está de acuerdo.
Profundizando más, nos dimos cuenta de que ambos conocíamos el dolor del divorcio, los desafíos de ser padres solteros y la tristeza de las noches solitarias
La apuesta peruana al Óscar es una mirada memorable e inusual a los prejuicios que perduran en los andes


Anuncio