Anuncio
Share
California

El mar quería quedarse con este faro de California. Ahora, es parte de un conflicto entre un pueblo y dos tribus

Lighthouse
Los voluntarios del Club Cívico de Trinidad, Patti Fleschner, a la izquierda, Mary Kline y Gary Stillman, arriba, limpian el Trinidad Memorial Lighthouse en su ubicación temporal cerca del estacionamiento en el muelle de Trinidad. Fue trasladado de su ubicación original debido a un lento deslizamiento de tierra.
.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)

Un pequeño faro que una vez fue un símbolo de orgullo para una pequeña comunidad pesquera de California ahora se encuentra en un estacionamiento.

Se alzaba como una hermosa sirena sobre el acantilado costero con vista a la Bahía de Trinidad.

El pequeño faro, con su techo rojo y paredes blancas brillantes, atrajo a innumerables pintores y fotógrafos. Fue un pilar tan importante en Trinidad que su imagen está incluida en el logotipo de la ciudad.

Entonces el suelo comenzó a desmoronarse. La lluvia movió la tierra. El acantilado se quebró terminando la vida maravillosa del Trinidad Memorial Lighthouse, que repentinamente amenazó con deslizarse hacia el Pacífico.

Lo que siguió fue un drama en esta aldea del condado de Humboldt, con una población de 360 habitantes, que involucra a dos tribus nativas americanas, un club cívico de mujeres y preguntas existenciales sobre la famosa costa de California y las fuerzas del cambio climático.

Anuncio

A su manera humilde, el faro, que fue trasladado, al menos temporalmente, a un estacionamiento en el puerto, se erige como un presagio de conflictos en el Estado Dorado, donde las tierras costeras se están perdiendo debido a un océano creciente y cálido que se está erosionando.

Los acantilados costeros son cada vez más propensos a dañarse. Las comunidades costeras que esperan salvar su infraestructura han tenido que debatir opciones como construir muros marinos, agregar arena a las playas que desaparecen u optar por un retiro administrado, empujando los edificios hacia zonas alejadas de la orilla del mar.

“La costa en California se está desmoronando”, dijo Jennifer Savage, gerente de políticas de la Fundación Surfrider, un grupo de protección costera. “Se está inundando. Creo que veremos más estructuras reubicadas desde lugares peligrosos a lo largo de la costa”.

Aquí en Trinidad, los resentimientos persisten sobre el movimiento del faro.

Anuncio

“Fue una pesadilla para nuestra comunidad, y todavía estamos pasando por un trastorno de estrés postraumático por eso”, dijo Patti Fleschner, miembro de toda la vida del Trinidad Civic Club, el grupo filantrópico de mujeres que posee el faro. “Pero estamos avanzando porque eso es lo que hacemos”.

En el invierno de 2016-17, California pasó de la sequía extrema al diluvio. Ese invierno trajo flores silvestres al desierto de Anza-Borrego cerca de la frontera mexicana, nevadas épicas en Sierra Nevada y un deslizamiento de tierra que enterró la autopista 1 cerca de Big Sur.

Lighthouse
El Trinidad Memorial Lighthouse se encuentra en un lugar temporal cerca del estacionamiento del puerto de Trinidad después de ser trasladado de un acantilado en 2018 debido a la erosión. El faro es una réplica, construida en 1949, del faro original de 1871 que aún funciona en Trinidad Head.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)

En Trinidad, la lluvia desencadenó un deslizamiento de tierra largo y latente, abriendo fisuras en el acantilado cubierto de hierba debajo del faro. Como gran parte de la costa de California, el sitio se asienta sobre un lecho rocoso altamente erosionable llamado Franciscan Complex, que esencialmente es una mezcla de barro endurecido, arcilla y arena intercalados con bloques de roca más duros.

El deslizamiento de tierra activo también amenaza la calle Edwards, una vía principal en Trinidad detrás del acantilado, según un informe geológico encargado por la ciudad.

La pequeña parcela en la cima de la colina donde se encontraba el faro es propiedad del Civic Club. En 1949, el club construyó el Memorial Lighthouse, una réplica concreta del faro Trinidad Head que aún funciona y que se encuentra en un promontorio rocoso desde 1871.

El Memorial Lighthouse se construyó para mostrar la lente Fresnel original, el prisma de vidrio en capas que enviaba luz magnificada desde una lámpara de aceite de carbón a través de las olas -removido del Trinidad Head Lighthouse después de que recibió un faro eléctrico.

El Memorial Lighthouse finalmente se convirtió en un homenaje a más de 240 personas cuyos nombres están inscritos en una losa de mármol grabada con gaviotas y en placas pegadas al faro y un muro de contención de concreto en el acantilado.

Anuncio

Titulares de Hoy
Una iniciativa busca hacer feliz a niñas y niños que van a vivir las fiestas navideñas por primera vez en suelo estadounidense
Las tormentas provocadas por los ríos atmosféricos causan alrededor de mil millones de dólares de daños cada año, según un estudio reciente, con más daños en California que en ningún otro estado estudiado.

Después de que aparecieron las fisuras, los geólogos advirtieron a los funcionarios de la ciudad que los intentos de estabilizar permanentemente la cima del acantilado, serían inútiles.

El Club Cívico de Trinidad, respaldado en diciembre de 2017 con un permiso de emergencia para el desarrollo costero de la ciudad, planeó arrastrar el faro 20 pies hacia atrás en lo alto de lo que los geólogos dijeron que era un terreno más estable.

Pero el acantilado es el terreno de una antigua aldea tribal Yurok llamada Tsurai y, según la tribu, ahí se encuentran cementerios. Justo antes de que el faro fuera movido, los miembros de la tribu treparon a su techo con una pancarta que decía #AllGravesMatter. En el terreno, decenas de personas tenían carteles hechos a mano: “Derechos de los indígenas”, decía uno. "¡La réplica del faro no es histórica!”, decía otro.

Exigieron que la estructura se eliminara por completo del acantilado.

466990-me-trinidad-lighthouse_07_MJC.jpg
Este lote vacío en un acantilado costero sobre la Bahía de Trinidad fue el hogar del Trinidad Memorial Lighthouse, que fue trasladado porque el acantilado se estaba erosionando.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)

“Esas no son simplemente tumbas. Es nuestra familia y nuestros compañeros de la aldea”, dijo Sarah Lindgren-Akana, secretaria de la Sociedad Ancestral Tsurai, una organización sin fines de lucro compuesta por descendientes lineales de la aldea. “Estas no son personas desconocidas”.

El Memorial Lighthouse, dijo la tribu en un comunicado, se encontraba en un sitio cuyo cementerio “está ocupado, en parte, por Yuroks que fueron asesinados por colonos blancos durante la Fiebre del Oro”.

Anuncio

Axel Lindgren III
Axel Lindgren III, fotografiado en 2001, se sienta en una roca en Trinidad donde su abuelo solía secar el pescado. La familia de Lindgren vivió en la antigua aldea Yurok de Tsurai por generaciones.
(Ricardo DeAratanha / Los Angeles Times)

“Para los Yuroks, el Trinidad Memorial Lighthouse es un monumento trágico. Sentimos que no es diferente a las estatuas creadas para honrar a los soldados confederados en el sur”, dijo Frankie Myers, vicepresidente de la tribu Yurok. “Lo que estamos pidiendo es que la ciudad y el Club Cívico den el mismo respeto a nuestros antepasados ​​que a las familias de las personas que fueron enterradas en el mar”.

Para 1850, los colonos blancos habían reclamado el sitio de Tsurai. Finalmente, la tierra fue comprada por una empresa maderera, según el Tsurai Management Plan, un acuerdo entre los miembros de la tribu, la ciudad y el Estado de la Conservación Costera para tratar de resolver los conflictos sobre la tierra.

El último aldeano de Tsurai abandonó su hogar ancestral en 1916 después de que la fuente de agua del sitio fuera contaminada por basura arrojada del acantilado.

Para Axel Lindgren III, de 69 años, y su hermana Kelly Lindgren, de 58, la historia de Tsurai es la historia de su familia.

Trinidad Memorial Lighthouse
El Trinidad Memorial Lighthouse se mudó a una ubicación temporal en enero de 2018.
(Scott Baker / Trinidad Museum Society)

Su abuelo nació allí en 1890. Su bisabuela fue la última curandera de Tsurai. El sendero conmemorativo Axel Lindgren, un camino desgastado por el tiempo desde la cima del acantilado hasta el agua, fue recorrido por generaciones.

En la década de 1930, los arqueólogos aficionados excavaron las últimas tumbas marcadas de Tsurai y dejaron restos humanos esparcidos en el suelo. El difunto Axel Lindgren II estaba caminando a la escuela una mañana cuando vio restos de personas que conocía, de acuerdo con el Plan de Gestión de Tsurai. Más tarde formó la Sociedad Ancestral Tsurai para ayudar a proteger el sitio.

“La ciudad básicamente se fundó sobre nosotros”, dijo Kelly Lindgren. “Es sorprendente que aún estemos aquí, con lo que hemos pasado. Que la ciudad continúe tratándonos así, todavía están tratando de deshacerse de nosotros, pero de una manera diferente”.

Sarah Lindgren-Akana, hija de Axel III, dijo que la Sociedad Ancestral ha estado advirtiendo a la ciudad durante años que el acantilado estaba fallando y que el desarrollo sólo aceleró el proceso natural.

“Esperaron a que se convirtiera en una emergencia, y luego pudieron evitar el informe de impacto ambiental y todos los estudios”, dijo.

466990-me-trinidad-lighthouse_09_MJC.jpg
Scott Baker, voluntario del Museo de Trinidad, contempla el paisaje desde la sala de la linterna del faro original de Trinidad de 1871. Se construyó un faro réplica que albergaba la lente Fresnel y la campana antiniebla que la Guardia Costera desmanteló en 1949.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)

Como resultado de la ocupación de 12 días del Memorial Lighthouse, la ciudad y el Club Cívico desecharon el plan para mover la estructura nuevamente al acantilado, optando por reubicarla.

En enero de 2018, el faro fue levantado por una grúa y conducido al estacionamiento del puerto al final de Lighthouse Road. Pero ese lugar, directamente en la arena, es propiedad de otra tribu, la Comunidad India Cher-Ae Heights de la Ranchería de Trinidad. La tribu reconocida federalmente se estableció en 1906 para albergar a indios de California sin hogar de las tribus Yurok, Wiyot y Tolowa.

La tierra de la Ranchería de Trinidad se encuentra dentro del territorio ancestral Yurok, lo que ha causado tensiones entre las dos tribus. Actualmente, están atrapados en una lucha complicada, junto con la ciudad y la Sociedad Ancestral Tsurai, por la propiedad de una parcela de tierra de 12.5 acres que rodea el sitio de la aldea Tsurai.

La Ranchería posee la tierra alrededor del puerto, incluido el muelle. La tribu está tratando de colocar la tierra en un fideicomiso federal y quiere construir un centro de visitantes allí, un plan que ha indignado a la tribu Yurok, que dice que es sólo un intento más de separarlos de su tierra ancestral.

El Memorial Lighthouse ahora se encuentra en medio de ese conflicto.

Viajes

Jacque Hostler-Carmesin, directora ejecutiva de Trinidad Ranchería, dijo que su tribu quiere darle al faro un hogar permanente junto al puerto. Describió a Ranchería como “el solucionador de problemas, tratando de eliminar una situación muy polémica”.

“Hay viejas disputas en el área”, dijo. “Creo que se ha encontrado la mejor solución... creemos que las familias que han perdido seres queridos en el mar merecen un buen monumento, y realmente es el lugar más apropiado. Lo último que quiero hacer es crear más problemas”.

Pero la incomodidad permanece en Trinidad, donde la familia Lindgren es conocida y respetada. En el Museo de Trinidad se exhibe una canoa tradicional Yurok tallada por Axel Lindgren II. Durante años, participó en la bendición anual del Día de Acción de Gracias de Trinidad para la flota pesquera. Axel Lindgren III continúa haciéndolo.

Algunos residentes culpan a los miembros más jóvenes de la familia por el conflicto del faro, diciendo que se volvieron “demasiado militantes”. Muchos simplemente no quieren hablar de eso.

En una ventosa mañana de septiembre, un pequeño grupo de voluntarios del Trinidad Civic Club y el museo rodearon el faro en su lugar temporal, usando escobas y mangueras para limpiar la arena y el óxido de sus paredes.

Mary Kline, de 68 años, dijo que sus ancestros fueron los dueños de Patrick’s Point al norte de Trinidad en la década de 1870, y su tatara-tatara abuelo llegó al área alrededor de 1868.

Los nombres de muchos de sus amigos y familiares enterrados en el mar están inscritos en el muro conmemorativo. Una placa colocada en el faro en sí tiene 14 nombres de personas que murieron en el Pacífico, incluidos cuatro miembros de la Guardia Costera cuyo helicóptero se estrelló durante una misión de rescate frente a Cape Mendocino en 1997.

El nombre más reciente en la placa es Sylvia Jane East, una niña de 8 años que se lanzó al mar en 2018 en Big Lagoon.

“Para muchas de estas personas que fueron incineradas, o algunas de ellas cuyos cuerpos nunca se han recuperado, esto es como la lápida familiar”, dijo Kline. “Es como ir a un cementerio, y este es el único reconocimiento que algunas de estas personas tienen”.

Mientras hablaba, estaba pensando en la peor tragedia marítima en la historia moderna de California: el incendio y el hundimiento del barco de buceo Conception frente a Channel Islands. Ella dijo que esperaba que las 34 personas que perecieron allí obtengan su propio monumento.

La mudanza del faro le ha costado al Club Cívico más de $80.000, dijo Fleschner. La lente Fresnel de 1871 fue desmantelada y está sentada, en pedazos, en su sótano hasta que se decida una posición permanente.

Mientras se limpiaba el faro, Scott Baker, vicepresidente de la Sociedad del Museo de Trinidad, condujo su viejo GMC High Sierra pasando una puerta cerrada y hacia el promontorio de Trinidad Head, donde ayuda a mantener el viejo Faro de Trinidad Head.

Baker, de 73 años, subió a su campanario, contento de ser silenciado por la vista del océano en un día despejado.

Baker creció en Trinidad con Axel Lindgren III, un hombre que siempre le gustó. Todavía está “un poco molesto” por toda la pelea.

“Cuando era niño, todos trabajaban juntos en proyectos”, dijo. “Pero ahora hay tantos egos involucrados. La gente no puede ponerse de acuerdo en nada”.

Aquí, dijo Baker, el agua es una gran parte de la vida y la muerte.

Cumpliendo las promesas a sus padres, esparció las cenizas de su padre del puente Golden Gate y las de su madre en la costa de Trinidad.

Sus nombres están inscritos en el memorial en el acantilado, donde alguna vez estuvo el Memorial Lighthouse.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio