Anuncio
Share
California

Se arrojó combustible en las escuelas, el impacto sobre los niños genera preguntas e indignación

A parent and children leave Park Avenue Elementary School
Un padre y estudiantes abandonan la Escuela Primaria Park Avenue después de que el combustible del avión llegara al campus.
(Dania Maxwell / Los Angeles Times)

El incidente sacudió a la comunidad de Cudahy en un área del Condado de Los Ángeles que ha lidiado por mucho tiempo con las injusticias ambientales

En la Escuela Primaria Park Avenue en Cudahy, Josué Burgos estaba afuera en la clase de educación física cuando sintió gotas cayendo sobre él y miró hacia el cielo en busca de lluvia.

No vio nubes de tormenta, lo que miró fue un avión volando ominosamente bajo.

Él y sus compañeros de clase se dieron cuenta de que el avión les estaba arrojando combustible y corrieron a cubrirse.

Anuncio

Al menos 20 niños fueron impactados por el propulsor del avión el martes por la mañana cuando el vuelo Delta 89 volvió abruptamente a LAX poco después de despegar hacia Shanghai debido a un problema con el motor y arrojó combustible para reducir el peso antes de aterrizar, dijeron las autoridades.

Normalmente, los pilotos descargan combustible a mayor altitud para que se evapore antes de tocar el suelo. Esta vez, el Boeing 777 estaba a 12 millas de la pista y lo suficientemente bajo como para bañar la escuela y los vecindarios adyacentes.

Aircraft Fuel Dump
En esta imagen del video, el vuelo 89 de Delta Air Lines a Shanghai, China, descarga combustible sobre Los Ángeles antes de regresar al aeropuerto internacional de Los Ángeles para un aterrizaje de emergencia.
(Matt Hartman/Associated Press)

El Departamento de Bomberos del condado de Los Ángeles dijo que más de 70 bomberos y paramédicos respondieron al lugar de los hechos, y 17 niños y nueve adultos fueron tratados por lesiones menores. Dos clases habían estado afuera cuando el avión pasó. Nadie fue llevado a hospitales.

Anuncio

En la vecina South Gate, seis personas en la Escuela Primaria Tweedy y otras seis en la Escuela Primaria San Gabriel fueron afectadas, al igual que un adulto en la Escuela Primaria Graham.

Josué dijo que su ropa estaba empapada. “Olía mal”, manifestó.

Miguel Cervantes, de sexto grado, fue mojado por una pequeña cantidad de combustible en sus brazos y ropa. “Vi un avión y pensé que salía humo”, relató Miguel. “Luego, cuando se acercó, supe que era gasolina porque me cayó un poco”.

La madre de Miguel, Ana, recibió una llamada sobre los hechos y corrió hacia Park Avenue. Ella dijo que “lo lavó con jabón y le cambió la ropa y parece estar bien”.

Pero el olor tóxico, particularmente en un área donde la industria tiene una larga historia de contaminación de vecindarios, causó alarma.

“Deberías haber estado aquí cuando recién pasó", dijo Francisco Javier, quien vive al otro lado de la calle de Park Avenue Elementary, dos horas después de que el combustible tocara el suelo. “No podías respirar, la situación era muy mala. Todavía es fuerte, pero no tan malo como lo era”.

Javier tuvo cuidado de no inhalar demasiado y se sintió aliviado de que su hijo de primer grado estuviera dentro de su salón de clases cuando el combustible cayó. Después de evaluar la situación en la escuela, regresó a su departamento para cerrar todas las ventanas.

Anuncio

A una cuadra de distancia, Freddie Contreras miró por la ventana y vio lo que creía que se parecía a un cristal cayendo fuera de su apartamento.

Contreras corrió afuera, sólo para ser golpeado por un nocivo olor, proveniente del techo, la calle y su Honda Civic blanco, todo empapado en combustible.

“No supe qué se suponía que tenía que hacer, y tampoco lo que estaba pasando, pero sabía que era gasolina o algo tóxico”, dijo.

A su cuñada Yesenia Pantaja le dio dolor de cabeza.

A Delta jet headed to LAX for emergency landing dumped fuel on a school playground, causing skin irritation to 20 children and nine adults.

Un avión Delta se dirigió a LAX para aterrizar de emergencia y arrojó combustible en el patio de una escuela, causando irritación de la piel a 20 niños y nueve adultos.

“Es el combustible”, dijo Contreras. “Quiero irme, pero no sé si puedo conducir mi automóvil y si es seguro”.

Salud
Anuncio

Ross Aimer, director ejecutivo de Aero Consulting Experts, manifestó que el vertido de combustible era muy raro y se usaba sólo en caso de emergencias si los pilotos tenían que alcanzar un peso de aterrizaje seguro, como fue el caso en el incidente del martes.

“La mayoría de los pilotos optan por no tirar combustible a menos que la emergencia realmente lo dicte”, aseguró Aimer.

Entre las emergencias estarían los trenes de aterrizaje que no funcionan o que de otra forma dificultarían el control del avión.

Cuando los pilotos descargan combustible, generalmente intentan hacerlo a más de 10.000 pies y sobre el agua, indicó Aimer.

Dijo que el piloto podría haber estado en la etapa final de descargar combustible mientras el avión descendía hacia LAX. Agregó que, aunque no sabía qué emergencia provocó que el piloto retrocediera, había una buena posibilidad de que cometiera un error.

Communications between air traffic controllers and the Delta pilot raise questions about why fuel was dumped over Cudahy roughly 20 minutes into the flight.

“No recuerdo a nadie tirando combustible sobre la población”, señaló.

Las comunicaciones entre los controladores de tránsito aéreo y el piloto de Delta plantean preguntas sobre por qué se arrojó combustible sobre Cudahy aproximadamente 20 minutos después del vuelo.

La Administración Federal de Aviación está investigando el asunto.

“Hay procedimientos especiales de descarga de combustible para las aeronaves que operan dentro y fuera de cualquier aeropuerto importante de Estados Unidos”, dijeron los funcionarios en un comunicado.

“Estos procedimientos requieren que el combustible se descargue sobre áreas despobladas designadas, generalmente a altitudes más altas para que el combustible se atomice y se disperse antes de llegar al suelo”.

El avión Delta transportaba a más de 140 pasajeros y aterrizó de manera segura en LAX después de perder peso justo antes del mediodía. Los autos de la policía lo siguieron por la pista.

Los funcionarios de Cudahy exigieron respuestas sobre por qué se arrojó el combustible sobre la escuela.

La recién nombrada alcaldesa Elizabeth Alcantar dijo que la escuela estaba al lado del ayuntamiento de Cudahy.

“Estoy muy molesta”, declaró en una entrevista telefónica. “Esta es una escuela primaria, son niños pequeños”.

El incidente sacudió a la comunidad. Las injusticias ambientales han tenido lugar durante mucho tiempo en el sureste del condado de Los Ángeles. Por años, activistas y residentes lucharon por el cierre de una planta de reciclaje de baterías en la ciudad industrial de Vernon porque emitía arsénico y plomo, una potente neurotoxina, que causa cáncer, a las ciudades cercanas.

Hace sólo cinco años que se cerró la planta.

En la década de 1990, la Escuela Primaria Park Avenue estuvo cerrada durante ocho meses porque una sustancia de petróleo similar al alquitrán se filtró del suelo. La escuela fue construida en un antiguo vertedero de la ciudad que contenía suelo contaminado con bolsas de lodo tóxico.

"¿Por qué nuestras comunidades siempre tienen que lidiar con la peor parte de estos problemas?”, dijo Alcantar.

El incidente del combustible para aviones ha generado dudas sobre la seguridad ambiental y la ruta de vuelo sobre Cudahy y otras ciudades.

“Lamentablemente, toda nuestra comunidad se ha visto afectada negativamente por este incidente, incluidos decenas de niños”, dijo el concejal de la ciudad de Cudahy, Jack Guerrero. “Estoy pidiendo una investigación federal completa sobre el asunto, y espero la plena responsabilidad de las partes involucradas”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio