Anuncio
Share
California

Las cámaras corporales contradicen la identificación de pandilleros del LAPD. Es otro problema en su uso

LAPD body camera
Un oficial de LAPD usa una cámara corporal durante una conferencia de prensa. El Departamento de Policía de Los Ángeles comenzó a probar las cámaras en el campo en 2014 y ahora recopila alrededor de 14.000 grabaciones por día. Ha acumulado grabaciones por un total de 2.1 millones de horas.
(Los Angeles Times)

Se sospecha que los oficiales falsifican las tarjetas de entrevista e ingresan información incorrecta sobre los encuestados en un esfuerzo por aumentar las estadísticas

Pocos problemas han generado más controversia en los círculos policiales de California que la forma en que se determina si alguien es miembro de una pandilla.

Tal designación puede tener duras repercusiones. Los críticos han argumentado durante mucho tiempo que la policía ataca injustamente a los afroamericanos y latinos como miembros de pandillas cuando conducen las entrevistas de campo en las que los oficiales preguntan a los detenidos si tienen afiliación a una pandilla.

Probar las acusaciones de parcialidad a veces ha sido difícil.

Pero los líderes de la policía ahora tienen millones de grabaciones para revisar de más de 7,000 cámaras corporales a medida que se amplía el escándalo por las acusaciones de que los oficiales de la unidad de élite Metro del Departamento de Policía de Los Ángeles identificaron falsamente a las personas como miembros de pandillas.

Anuncio

La tecnología se ha vuelto fundamental para ayudar a los investigadores internos del LAPD a determinar si al menos 20 oficiales cometieron delitos al falsificar los informes del departamento.

En 2010, la policía mató a un hombre que hablaba un idioma indígena y no cumplió con las órdenes en inglés y español. Ahora, están recibiendo ayuda para encontrar intérpretes y mejorar la comunicación.

Se sospecha que los oficiales falsifican las tarjetas de entrevista de campo durante las paradas e ingresan información incorrecta sobre los encuestados en un esfuerzo por aumentar las estadísticas.

El Departamento de Policía de Los Ángeles recibió una carta de una madre de Van Nuys diciendo que creía que su hijo fue identificado erróneamente como miembro de una pandilla durante una entrevista con los agentes. Las autoridades revisaron las imágenes de la cámara corporal y otra información, y el oficial encontró imprecisiones.

Anuncio

Desde entonces, el LAPD ha revisado muchas más imágenes de video para ver si las afiliaciones de pandillas marcadas en las tarjetas coincidían con lo que dijeron los entrevistados. Como resultado, señalaron las autoridades, la investigación ha crecido hasta incluir al menos 20 oficiales.

Los expertos policiales dijeron que el escándalo subraya cómo las cámaras corporales están revolucionando la supervisión policial. De la misma manera que las cámaras pueden ayudar a resolver disputas sobre el uso de la fuerza por parte de la policía, también pueden usarse para verificar documentos como las tarjetas.

“Las cámaras ciertamente permiten mucha más evidencia de lo que sucedió. Puede que no sea el principio y el final, pero sin duda es una mejora sobre lo que teníamos antes”, dijo Merrick Bobb, director ejecutivo del Centro de Recursos de Evaluación de la Policía. “Le da mucha más información que las palabras de un oficial en una hoja de papel”.

LAPD, el tercer departamento de policía más grande del país, comenzó a realizar pruebas de campo con cámaras usadas en el cuerpo en 2014 y recolecta alrededor de 14,000 grabaciones por día. Ha acumulado grabaciones por un total de 2,1 millones de horas.

Titulares de Hoy
Las cifras oficiales de California muestran que su tasa de pruebas de coronavirus está muy por debajo de la de Nueva York y otros estados donde el virus ha golpeado más fuerte.

Aunque las cámaras requieren de millones de dólares para comprar y mantener, los ciudadanos y muchos líderes policiales en todo el país dicen que brindan transparencia después de incidentes de alto perfil. En octubre, el jefe de policía de Los Ángeles, Michel Moore, elogió el uso del departamento de sus más de 7.000 cámaras. Él y el sindicato policial llegaron a un acuerdo a fines del año pasado para que los supervisores revisen las imágenes para buscar fallas en la capacitación.

“Auxilia a ambos lados de la cámara”, manifestó Moore al Times. “La existencia de esa cámara ayuda a responder: ¿Ocurrió el supuesto acto o no?”

Moore dijo el miércoles que espera determinar acciones de disciplina esta semana en la primera ola de casos bajo revisión en la investigación de informes de pandillas.

Anuncio

“Haré un informe sobre la base de la investigación completa en cuanto al uso adecuado”, afirmó Moore. “No quiero decir que esto continúe durante meses o años”.

El alcalde Eric Garcetti dijo que la policía de Los Ángeles tomó medidas inmediatas para investigar las acusaciones y prometió una investigación exhaustiva.

“Tenemos un departamento que no hizo el intento de esconder eso debajo de una alfombra”, dijo Garcetti. “Creo que el jefe realizó la acción correcta. En segundo lugar, debemos asegurarnos de que se otorgue el debido proceso”.

Hasta ahora, a 10 agentes se les suspendieron sus poderes policiales y fueron asignados a sus hogares. Otros 10 han sido retirados de la calle y no se les permite tener contacto con el público.

La gran mayoría de los nombres en la base de datos estatal CalGang de pandilleros y asociados provienen de las tarjetas de entrevistas de campo. Los departamentos de policía de todo el estado ingresan información en la base de datos.

Un estudio a largo plazo encuentra que las mujeres se sienten aliviadas inmediatamente después de tener un aborto y que aún se sienten aliviadas cinco años después

Cada tarjeta de campo generada por los oficiales de LAPD bajo investigación se ha eliminado del sistema como medida de precaución para evitar cualquier daño potencial a los enjuiciamientos e investigaciones futuras, independientemente de si se ha revisado el metraje de la cámara en el automóvil o en el cuerpo, de acuerdo con múltiples fuentes de aplicación de la ley.

Hasta ahora, el LAPD y los fiscales no tienen conocimiento de información falsa de las tarjetas de campo que se utilizan en un caso penal, y ninguno de los oficiales investigados ha testificado en un asunto relacionado, dijeron las fuentes.

Anuncio

Aún así, Jamie García, de la Coalición Stop Spying LAPD, consideró que las cámaras no son una solución, independientemente de si las imágenes mostraban a los oficiales etiquetando falsamente a miembros de pandillas.

“Este es el patrón continuo de la policía de Los Ángeles”, dijo. “Ellos mienten. Esto es lo mismo”.

La policía de Los Ángeles requiere que los oficiales documenten cómo establecen que una persona es miembro de una pandilla. Para ingresar a alguien en la base de datos de pandillas después de un encuentro en la calle, los agentes deben documentar “al menos dos criterios de membresía con las camarillas que son requeridos” de cada 10, según un manual de detectives.

Algunos criterios incluyen una persona que admite ser miembro de una pandilla, un informante que identifica al individuo como miembro o la persona que tiene un tatuaje de pandilla conocido. Los oficiales también deben indicar cómo se estableció la membresía a una camarilla. Los supervisores tienen entonces que revisar y aprobar las tarjetas, de acuerdo con el manual.

El distanciamiento social puede ser difícil a cualquier edad, pero cuando se trata de personas mayores que viven de forma independiente, puede ser aun más difícil contar con los artículos domésticos necesarios y permanecer a salvo del COVID-`19 en casa.
Activistas demandan aire limpio para el sur de California; conozca qué pasaría con el diésel

Las tarjetas en el bolsillo de cada oficial son principalmente una herramienta de inteligencia, utilizada para identificar posibles sospechosos en crímenes relacionados con pandillas. Los agentes usan una variedad de letreros para identificar a alguien como presunto miembro o asociado de una pandilla, que incluye ropa, tatuajes y dónde y con quién está pasando el rato. A veces, las personas se autoidentifican como miembros de las mismas.

Las tarjetas en sí son pequeñas, de 3 por 2 pulgadas. En el frente se encuentran el nombre y la descripción física de la persona y la ubicación de la detención. En la parte posterior están los nombres de los individuos con los que se estaba asociando en el momento de la entrevista.

Los agentes no toman huellas digitales para las tarjetas. Un oficial de la ley que habló bajo condición de anonimato comparó las tarjetas de campo con el catálogo de tarjetas de la biblioteca: “Puede elegir una tarjeta y obtener una sinopsis, pero para comprender su contenido, debe sacarla del estante y abrirlo. No puede usar la tarjeta [entrevista de campo] para decir automáticamente: ‘Así es un miembro de una pandilla’”.

Los abogados de derechos civiles y de defensa a veces llaman a las tarjetas de entrevista de campo como “tarjetas de batido” y dicen que no son más que una herramienta para que los oficiales detengan y molesten a las minorías sin causa probable. Durante mucho tiempo han sido un medio para reunir detalles de personas con las que la policía de Los Ángeles entra en contacto diariamente.

Antes de la era de las computadoras, las tarjetas fueron diseñadas para reunir detalles del área donde ocurrieron los crímenes y para documentar encuentros que no llegaron a ser detenidos o citados. Pero los abogados de derechos civiles han cuestionado durante mucho tiempo la validez de los datos en las tarjetas porque no se investigó la información hasta que se llamó a un oficial a la corte para testificar en un enjuiciamiento penal.

“Estas tarjetas pueden identificar a una persona como miembro de una pandilla sin que ningún oficial tenga que testificar o estar sujeto a un contrainterrogatorio”, dijo Peter Bibring, un veterano abogado de derechos civiles de la American Civil Liberties Union of Southern California.

Las tarjetas tienen una historia oscura dentro del LAPD. En el apogeo del escándalo de Rampart, en el que los oficiales a fines de la década de 1990 fueron acusados ​​de un patrón generalizado de violaciones de los derechos civiles en los vecindarios al oeste del centro de la ciudad, las tarjetas se encontraban entre las pruebas que las víctimas dijeron que los oficiales falsificaron para inculparlos.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio