Anuncio
Share
California

L.A. modificará radicalmente la forma en que votamos; prepárese para grandes cambios y posibles problemas

The Washington Irving branch of the L.A. Public Library
El condado de L.A. planea abrir más de 950 centros de votación a partir del 22 de febrero, antes de las primarias presidenciales del 3 de marzo. Encuentre uno usando nuestro mapa interactivo a continuación.

Después del caos del recuento de votos del caucus de Iowa, el escrutinio será alto para la primera elección de Los Ángeles usando nuevos centros de votación.

Los votantes están a punto de echar un primer vistazo al futuro de las elecciones en el condado de Los Ángeles, donde los funcionarios pasaron años construyendo un nuevo sistema de votación.

A medida que se acerca la elección primaria presidencial del próximo mes, los funcionarios dan los últimos toques a la revisión -valuada en $300 millones- de un sistema que no había tenido mejoras importantes en décadas. El escrutinio y las expectativas serán altos a raíz del fallido recuento de votos en los caucus de Iowa.

Bernie Sanders y Pete Buttigieg quedaron como favoritos. Pero el primer estado con elecciones primaries, siempre tiene una historia de sorpresas.

Si bien los cambios cubren todo el espectro, desde horarios de votación ampliados hasta la modernización de dispositivos, el más significativo será evidente al momento en que muchos residentes vayan a votar.

Anuncio

Esto se debe a que el número de lugares de votación se redujo drásticamente desde la última primaria presidencial, de más de 4.500 a aproximadamente 960.

Pero aunque muchas personas descubrirán que su lugar de votación tradicional cerró sus puertas, también tendrán más opciones. Según el nuevo sistema, quienes viven en el condado de Los Ángeles ya no están limitados a un sitio determinado.

Pueden emitir su voto en cualquier centro de votación, desde Long Beach hasta Lancaster, independientemente de dónde vivan dentro del condado. Las nuevas direcciones se dieron a conocer recientemente.

Anuncio

La mayoría de los sitios están en espacios casi públicos bien conocidos por los votantes: escuelas, edificios comunitarios, parques y bomberos. Pero algunos se encuentran en lugares inesperados, como la Sherman Oaks Galleria, el Hollywood Hotel y un centro juvenil en Dockweiler Beach. También figuran en la lista un restaurante francés en Santa Clarita y un concesionario de automóviles en Burbank.

Una vez dentro, los votantes experimentarán varias innovaciones. Las máquinas de votación del pasado han sido reemplazadas por modernos dispositivos de marcado de boletas con almohadilla táctil. Las papeletas tendrán una tipografía más grande y un diseño claro, y se ofrecerán en 13 idiomas diferentes.

Habrá auriculares disponibles para los votantes con discapacidades, o para aquellos que prefieren escuchar en un idioma diferente. Además los residentes podrán sufragar hasta 11 días antes de las elecciones del 3 de marzo. Cientos de los centros abrirán para la votación anticipada a partir del 22 de febrero.

El plan de modernización surgió debido a la Ley de Elección del Votante, una norma estatal que alentó a los condados a invertir en el sufragio por correo al tiempo que ofrece una experiencia más flexible para aquellos que desean votar en persona.

El condado tiene alrededor de 5,4 millones de votantes registrados, y aproximadamente 3,4 millones de ellos recibieron una boleta por correo.

Los funcionarios del Condado y los defensores de los derechos electorales afirmaron que están trabajando activamente para evitar confusiones y garantizar que el público entienda sus nuevas opciones.

“Uno ya no está atado a poder votar sólo en un lugar específico, como ocurría antes”, expuso Justin Levitt, profesor de ciencias políticas en Cal State Long Beach. “Por supuesto, para quienes vayan a estos centros, será una experiencia nueva”.

Anuncio

Al darse cuenta de que muchos estadounidenses no pueden permitirse el lujo de dejar de trabajar, el Congreso ha jugado con las reglas en un esfuerzo por hacer más fácil el ahorro de dinero

Este es el primer ciclo electoral en el que el condado de Los Ángeles, que posee un porcentaje relativamente alto de votantes para las elecciones generales en comparación con otros condados de todo el estado, abrirá centros en las semanas previas y el mismo día de las primarias, el 3 de marzo próximo.

Cualquiera puede sufragar en los centros, incluso si ya recibió -pero aún no ha enviado- la boleta por correo. Cambiar de partido y registrarse también será posible en estos sitios.

Con el cambio a los nuevos centros de votación, miles de lugares históricamente familiares no serán utilizados en esta elección. En las primarias de junio de 2016, por ejemplo, Long Beach contó con 247 sitios de votación. Esta vez tendrá 33, según un análisis de The Times. En Santa Clarita, había 92 hace cuatro años. Ahora hay 18, muestran los datos.

A pesar de esto, los funcionarios sostienen que la flexibilidad del nuevo sistema proporcionará a los votantes muchas opciones convenientes. “Vivo en Whittier, pero si fuese a un centro de votación en el centro de Los Ángeles, obtendría una boleta electoral de Whittier”, le dijo a la Junta de Supervisores el mes pasado Dean Logan, funcionario del registro y secretario del Condado, que lideró la ambiciosa iniciativa para revisar su sistema de votación. “Ya no hay lugares equivocados para votar en el condado de L.A. Cada centro de votación es el lugar correcto”.

Las nuevas ubicaciones se han distribuido de manera relativamente uniforme en todo el Condado. Al decidir qué lugar seleccionar, el Condado consideró la proximidad de los vecindarios al transporte público, los ingresos por hogar y la tasa de propiedad de vehículo. Otro factor clave fue la tasa histórica de votación por correo.

Así, se abrieron más ubicaciones en áreas céntricas del Condado, como Los Ángeles, que posee tasas de votación por correo más bajas. Las zonas con alta adopción de sufragio por correo -Malibú, por ejemplo- tienen menos.

Anuncio

Antes de las elecciones, los centros estarán abiertos de 8 a.m. a 5 p.m. Alrededor del 75% de ellos permanecerán abiertos cuatro días, del 29 de febrero al 2 de marzo. El resto mantendrá sus puertas abiertas 11 días, del 22 de febrero al 2 de marzo. Todos funcionarán de 7 a.m. a 8 p.m. el 3 de marzo, día de la primaria.

Una vez dentro de los sitios de votación, las personas usarán nuevos dispositivos electrónicos para marcar una boleta electoral recientemente diseñada, con una tipografía más grande y opciones para diferentes idiomas y accesibilidad. Los dispositivos no están conectados a internet y las boletas se emitirán en papel, lo cual permitirá una auditoría posterior.

En el período previo al cambio, los defensores de los derechos al voto temieron que los nuevos centros puedan tomar por sorpresa a las personas acostumbradas a la experiencia anterior. Los funcionarios del Condado que trabajan con grupos comunitarios realizaron cientos de reuniones públicas y presentaciones, en un esfuerzo por correr la voz.

“Hubo muy poca asistencia. Tal vez se podría haber hecho más para promover mejor esas reuniones”, consideró Marilú Guevara, directora ejecutiva de la Liga de Mujeres Votantes de Los Ángeles, que ayudó a informar a los residentes sobre los nuevos centros.

Guevara apoya los cambios en el sistema, pero le preocupa educar al público, particularmente a los votantes mayores, aunque espera que les resulten útiles los días adicionales en que los centros estarán abiertos. “Queremos encontrar formas de llegar a muchas de esas comunidades”, afirmó.

Además de su difusión en los medios, la oficina de Logan envía tres correos directos a los votantes. Recientemente, se mandó a los 3.5 millones de consumidores postales del Condado una lista de los centros, aunque algunos más fueron agregados desde esa comunicación.

Para algunos votantes, el cambio de los sitios electorales podría ser menos desagradable. La escuela Marina Del Rey Middle School, en Braddock Drive, en Los Ángeles, que fue un lugar de votación en elecciones pasadas, seguirá siéndolo, por ejemplo. Cientos de otros sitios de distrito anteriores se reconvirtieron en nuevos centros de votación.

Pero la mayoría de los espacios anteriores estarán cerrados, y los funcionarios electorales planean colocar letreros en ellos para recordarle al público los nuevos centros. Todavía no está claro si la menor cantidad de espacios servirá para atender al grupo de votantes de último minuto.

“Espero que el Condado esté preparado”, expuso Levitt. “Estoy seguro de que habrá desafíos, porque al condado de Los Ángeles le cuesta más predecir cuántas personas se presentarán en cada centro de votación”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio