Anuncio
Share

Pozos petroleros abandonados afectan a Los Ángeles con vapores tóxicos y enormes costos de limpieza

Defunct oil and gas wells
Cerca del centro de Los Ángeles, un desarrollador está construyendo docenas de apartamentos en Echo Park en una propiedad que contiene pozos de petróleo desiertos, algunos de ellos sin tapar.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

La ciudad ha sido reacia a utilizar sus poderes para llevar a cabo la limpieza y proteger al público

El aceite espeso fue una vez tan abundante debajo del sur de California que burbujeaba a la superficie, el más famoso en La Brea Tar Pits.

Pero después de más de un siglo de agresivas perforaciones por parte de compañías de combustibles fósiles, la mayor parte del petróleo rentable de Los Ángeles se ha ido. Lo que queda es un legado costoso: casi 1,000 pozos en toda la ciudad, en vecindarios ricos y pobres, abandonados por sus dueños y dejados para que el estado los limpie, según un análisis de registros estatales realizado por Los Ángeles Times y el Center for Public Integrity.

Pocas ciudades de EE.UU están perforadas con tanta concentración de antiguos pozos, con decenas de miles de residentes que viven cerca, desde Ladera Heights hasta Echo Park. Si no se conectan y limpian, muchos de estos pozos huérfanos continuarán exponiendo a las personas a gases tóxicos, complicarán la reconstrucción y plantearán amenazas de explosión poco frecuentes pero graves. Si el estado abordara la limpieza, costaría decenas de millones de dólares.

Anuncio

Sin embargo, a pesar de los poderes reguladores que de alguna manera son más fuertes que los del estado, Los Ángeles ha reaccionado lento e inconsistente al obligar a la industria a asumir la responsabilidad de su legado, según la investigación del Times / Public Integrity.

Parte del problema es la dotación de personal.

Hasta hace poco, el Departamento de Bomberos de la ciudad estaba operando con un inspector de pozos a tiempo completo, lo que resultó en una acción esporádica.

El departamento emitió avisos de violaciones por inactividad extendida a dos compañías en 2009, luego tres en 2016, según los resultados de una solicitud de registros públicos. Luego, en 2018, el departamento inspeccionó pozos en toda la ciudad, entregando notificaciones a más empresas que abarcan docenas de pozos.

El jefe del batallón James Hayden, cuyas responsabilidades incluyen el programa de petróleo y gas del Departamento de Bomberos de Los Ángeles, reconoció que la ciudad no había proporcionado una supervisión adecuada de la industria.

Pero con un segundo inspector a tiempo completo agregado este año y otros empleados capacitados para realizar inspecciones adicionales, dijo, el departamento trabajará para garantizar que los operadores “administren adecuadamente sus pozos inactivos”.

Incluso cuando agrega personal, Los Ángeles ha dudado en utilizar su autoridad reguladora de manera completa, lo que permite a la ciudad exigir que un pozo de petróleo o gas se reinicie o se cierre después de que permanezca sin usar durante un año.

Impulsan aceleración de investigación sobre derrame de combustible de avión Delta

Tidelands Oil Production Co. es una empresa que ha eludido tales limpiezas.

Tidelands, una subsidiaria de la compañía de perforación California Resources Corp., opera pozos en Wilmington, algunos de los cuales han estado inactivos desde la década de 1990. Aunque la ciudad emitió avisos de violación en 2018, Tidelands no reinició la producción ni tapó y limpió los pozos.

Cuando se le preguntó por qué, una portavoz de CRC dijo por correo electrónico que la compañía había proporcionado a los funcionarios información sobre el estado de sus pozos, “y entendemos que la ciudad está evaluando esa información”.

Hayden señaló que Los Ángeles carece de un proceso de apelación para las empresas citadas por violaciones y ha optado por aplazar las regulaciones estatales menos estrictas.

Muchos vecinos de los antiguos sitios de perforación están frustrados y enojados por lo que tachan como indiferencia oficial hacia los pozos huérfanos.

Rosalinda Morales and Danny Luna
Rosalinda Moráles y Danny Luna frente a una torre de perforación de petróleo en uno de los dos sitios de construcción de apartamentos en el área de Echo Park que contienen pozos petroleros abandonados, cubiertos y descubiertos.
(Allen J. Schaben / Los Angeles Times)

"¿Qué les va a pasar?”, preguntó Danny Luna, quien vive en Echo Park, donde cientos de pozos se han quedado huérfanos, muchos durante más de un siglo. “Nadie se hace responsable de ellos... ¿Nos quedarán filtraciones bajo tierra?”

AllenCo Energy facilities in South Los Angeles
El sitio de perforación de AllenCo Energy Inc. en el sur de Los Ángeles está inactivo desde noviembre de 2013.
(Mark Boster / Los Angeles Times)

Además, Los Ángeles no ha empleado constantemente a un administrador de petróleo a tiempo completo como lo requiere el código de la ciudad. Durante décadas, el puesto estuvo desocupado o ocupado por empleados a tiempo parcial.

En 2016, el alcalde Eric Garcetti nombró a Uduak-Joe Ntuk, quien ayudó a iniciar el arranque de las inspecciones de petróleo y gas.

Ntuk partió a fines de 2019 para administrar la agencia estatal que regula la producción de petróleo, la División de Administración de Energía Geológica de California o CalGEM.

La ciudad aún no ha contratado a un nuevo regulador del petróleo, confiando en un administrador interino.

“Realmente se trata de incompetencia, de jugar con la política”, declaró Michael Salman, un profesor de UCLA que vigila los asuntos relacionados con el petróleo y el gas. “Se trata de una miopía”.

"¿Dónde están los líderes?”

A medida que los grupos comunitarios presionan a la ciudad para forzar el cierre de viejos pozos, a menudo son contrarrestados por grupos laborales y la industria, que han desafiado repetidamente la autoridad de Los Ángeles para ir más allá de CalGEM.

El manejo de la ciudad de pozos petroleros operados por AllenCo Energy Inc., una compañía que presta servicios a la industria del petróleo y el gas, es un punto importante de discusión.

Victoria Mercel
Victoria Mercel posa para un retrato en su casa cerca del sitio de un pozo de AllenCo. Ella y su familia han sufrido hemorragias nasales, dolores de cabeza y náuseas.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

Durante años, los residentes cercanos a USC se quejaron de los vapores tóxicos que salían de los 21 pozos que la compañía opera en terrenos arrendados de la Arquidiócesis Católica Romana de Los Ángeles, junto a una escuela preparatoria de educación especial, una guardería, un edificio de apartamentos de vivienda asequible y Mount St. Mary’s University.

Los pozos han permanecido inactivos y desconectados desde noviembre de 2013, dos meses antes de que la ciudad presentara una acción de ejecución civil contra AllenCo por violaciones de salud, incendios y seguridad.

Esto puede ser un indicador del dolor que le espera al sur de California y a la economía de EE.UU

Las regulaciones locales otorgan a los funcionarios de la ciudad la autoridad para obligar a los pozos a cerrar, pero aún deben usar ese poder con AllenCo. Contra los deseos de algunos miembros de la comunidad, la ciudad hizo un acuerdo con la compañía en 2016, dándole a AllenCo un camino de regreso a la producción.

En 2018, el concejal Gil Cedillo propuso utilizar una parte del Código Municipal que rara vez se ejerce para cancelar los “distritos de perforación petrolera” que ya no están activos. El sitio de AllenCo era un objetivo potencial, pero esa idea se archivó en medio de la oposición de grupos de la industria laboral y petrolera.

Alrededor de 800 personas viven a 600 pies del sitio de perforación de AllenCo cerca de USC.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

Una moción del Concejo de la Ciudad para ordenar a las agencias que investiguen más a fondo a AllenCo se canceló en marzo de 2019, el mismo mes en que la ciudad se dirigió parcialmente al objetivo al permitir que expirara un contrato de arrendamiento en al menos tres de los 21 pozos del sitio.

En septiembre, los inspectores del gobierno descubrieron que el sitio estaba nuevamente goteando, enviando emisiones peligrosas al vecindario durante dos semanas.

Un análisis de Times / Public Integrity encontró que unas 800 personas viven a 600 pies del sitio de perforación de AllenCo, la distancia identificada por el administrador de petróleo en un informe reciente como el mínimo necesario para limitar una exposición significativa a los contaminantes del aire. Alrededor del 80% de los residentes allí son latinos.

Más de la mitad del vecindario gana un ingreso familiar anual de menos de $30,000.

AllenCo Energy drill site near USC
Un hombre pasa corriendo por una puerta del sitio de perforación de AllenCo en 2013. Algunos miembros de la comunidad se opusieron al acuerdo de 2016.
(Francine Orr / Los Angeles Times)

Victoria Mercel es una de las que ha soportado los vapores. Como inmigrante mexicana, trasladó a su familia al edificio de apartamentos al otro lado de la calle del sitio de perforación de AllenCo en 2004 después de haber dormido en la acera para obtener una solicitud de vivienda asequible.

Incluso necesitando acomodar a siete personas en el apartamento, Mercel estaba extasiada de que su familia finalmente se estableciera, “pero esa felicidad, esa seguridad, no duró demasiado”, dijo en español durante una entrevista en septiembre.

Mercel relató que su hijo sufrió hemorragias nasales y su esposo dolores de cabeza, mientras que ella experimentó náuseas potencialmente causadas por la fuga de gas.

Los activistas comunitarios continúan cuestionándose si el acuerdo de 2016 con AllenCo fue realmente todo lo que la ciudad podía hacer.

El fiscal de la ciudad Mike Feuer argumenta que las condiciones del acuerdo, incluida una multa de $1,25 millones, representaron una victoria para Los Ángeles porque la ciudad no tenía la base legal en ese momento para cerrar el sitio de perforación.

Firefighters at the scene of a 1985 methane explosion in the Fairfax district
Los bomberos examinan las secuelas de una explosión de metano en 1985 en el distrito de Fairfax de Los Ángeles.
(Mike Meadows / Los Angeles Times)

Feuer dijo que en los últimos años, las agencias de la ciudad “finalmente están enfrentando seriamente la incompatibilidad” de los sitios de perforación y un entorno urbano.

“La ciudad no ha hecho lo suficiente sobre este tema históricamente”, declaró.

Aerial view of damage from 1985 methane explosion in L.A.'s Fairfax district
La explosión de 1985 voló parte de una tienda Ross Dress for Less, hiriendo a 23 personas.
(Con Keyes / Los Angeles Times)

AllenCo, que no respondió a las solicitudes de comentarios, no se ha comprometido con un cronograma para desmantelar el sitio, y una inspección del 8 de noviembre realizada por el Departamento de Bomberos descubrió que las violaciones no habían sido corregidas.

El abogado de la ciudad está revisando la referencia del departamento para acciones legales adicionales contra AllenCo.

Este callejón sin salida frustra a Mercel.

"¿Dónde están los líderes que se supone que abogan por una mejor calidad de vida para todos?”, expuso ella. “También me preguntaba: ¿qué está haciendo una fábrica en medio de un barrio?”.

Oil wells near homes in Baldwin Hills
La maquinaria de bombeo opera en pozos petroleros cerca de hogares en el área de Baldwin Hills de Los Ángeles.
(Christina House / Los Angeles Times)

Un legado explosivo y costoso

En todo el estado, 2.425 pozos de petróleo y gas están desiertos y desconectados, según un análisis del Times / Public Integrity. Más de la mitad de estos sitios se encuentran en el condado de Los Ángeles, principalmente entre el Dodger Stadium y Koreatown. No han producido en al menos ocho años, muchos durante más de un siglo.

Hasta que los pozos se limpien y se tapen adecuadamente, representan una amenaza para las comunidades y el medio ambiente. Los pozos inactivos y desiertos pueden arrojar vapores a los hogares, emitir metano para calentar el clima, filtrar agua salada en los acuíferos y gotear petróleo.

Muchos de estos pozos estaban desiertos hace décadas, durante los primeros capítulos de la historia petrolera del sur de California.

Históricamente, “si un pozo se secaba o no producía nada, arrojaban algunos troncos y se iban”, reveló la senadora estatal Hannah-Beth Jackson, una demócrata de Santa Bárbara que ha patrocinado una legislación sobre la limpieza de petróleo y gas. “Y hasta el día de hoy, hemos estado experimentando el tipo de filtración que se ha producido porque no se han restringido adecuadamente”.

Esperar una recesión suena bien, en teoría, pero en realidad no hay una forma segura de saber cuál es el fondo de cualquier caída del mercado de valores

Los pozos viejos también presentan un riesgo de estallidos y, en casos extremos, explosiones.

En enero de 2019, un pozo petrolero de la década de 1930 entró en erupción en Marina del Rey, donde se estaba construyendo un hotel. Nadie resultó herido, pero los residentes y peatones capturaron videos de petróleo, gas, lodo de perforación y otros escombros arrojados al cielo.

En 1985, algo encendió el metano que subía de un área muy perforada cerca de los fosos y La Brea Tar Pits and Museum. La explosión voló parte de una tienda Ross Dress for Less, hiriendo a 23 personas.

Los investigadores nunca resolvieron por completo el debate sobre si la detonación fue causada por la migración natural de gas o pozos viejos. Aún así, la explosión refleja los peligros de una ciudad subyacente en unos 5,200 pozos históricos de petróleo y gas y millas de tuberías asociadas.

Los Ángeles se encuentra en la cima de “una de las cuencas más densas en petróleo del planeta”, dijo Seth Shonkoff, director ejecutivo del grupo de investigación PSE Healthy Energy, y agregó que los viejos pozos pueden actuar como conductos para el gas. “La migración de metano y otros hidrocarburos crea riesgos de explosión, que a menudo deben mitigarse en los sótanos de casas y edificios”.

De los 2,425 pozos abandonados en todo el estado, algunos quedaron en el olvido antes de que California comenzara a regular la industria. En otros casos, las empresas dejaron de cumplir con su obligación de pagar tarifas o cubrir los costos de limpieza.

Según CalGEM, 800 compañías petroleras se han disuelto a lo largo de los años sin programar labores de limpieza o pagar tarifas estatales.

“El problema de que los operadores queden inactivos sin informar [al estado] o simplemente ignoren las órdenes es una cuestión de largo tiempo”, dijo el portavoz de CalGEM, Don Drysdale, en un correo electrónico. A la agencia le gustaría hacer “una auditoría completa”, agregó, pero no tiene los recursos.

Para evitar que los vecinos se queden atrapados con pozos que tienen fugas, Los Ángeles exige que los perforadores publiquen bonos, que actúan como un depósito de seguridad para garantizar que los fondos estén disponibles para futuras limpiezas.

Los funcionarios de la industria sostienen que estos bonos, además de las tarifas pagadas en la producción, aseguran que habrá fondos disponibles para futuras limpiezas, pero analistas independientes han cuestionado esa afirmación.

Un número creciente de estados, incluido California, afirman que adoptarán el horario de verano durante todo el año si el gobierno federal lo aprueba

Un informe del controlador de la ciudad de 2018 descubrió que los requisitos de bonos existentes de Los Ángeles no se habían actualizado desde la década de 1940 y “parecen ser inadecuados y deberían revisarse”.

En un informe de enero, el Consejo de Ciencia y Tecnología de California advirtió que, además de los pozos desiertos en todo el estado, unos 70.000 pozos inactivos y activos adicionales en manos de empresas financieramente vulnerables corrían el riesgo de quedar huérfanos.

El desmantelamiento de pozos puede ser una propuesta costosa, especialmente en áreas urbanas densas donde los gastos pueden fácilmente superar los $100,000 cada uno. Tal trabajo implica tapar ejes para evitar fugas futuras y eliminar cualquier infraestructura de superficie.

En 2016, CalGEM se vio obligado a tapar dos pozos en la calle Firmin en Echo Park después de las persistentes quejas de los residentes por fugas de gas. El par, un legado de los 1,100 pozos que alguna vez formaron parte del campo petrolífero de la ciudad de Los Ángeles, le costó al estado $1,2 millones por sellarlos.

Tapar el trabajo en sí mismo puede causar problemas, incluidos los derrames.

Esto puede ser un indicador del dolor que le espera al sur de California y a la economía de EE.UU

Tal fue el caso reciente en la calle Toluca de Echo Park, donde el desarrollador Aragon Properties Ltd. está construyendo docenas de apartamentos. Como parte de su acuerdo con la ciudad, Aragon asumió las responsabilidades de limpieza de varios pozos abandonados en su propiedad.

El 18 de diciembre, un fluido aceitoso burbujeó a la superficie mientras un contratista trabajaba en los pozos. Se filtró a través de la pared de un departamento cercano, fluyó hacia desagües pluviales y manchó automóviles estacionados. En total, surgieron unos 10 barriles de líquido antes de contener el derrame.

Los residentes del área, Rosalinda Moráles y Luna, contactaron a funcionarios estatales horas después de que el petróleo comenzó a emerger. Aragon, que tenía el deber de denunciar el incidente, nunca lo hizo, según un aviso de violación que CalGEM emitió en enero. Aragon no respondió a las solicitudes de comentarios.

Para Luna y Moráles, que crecieron con el olor a petróleo y azufre en el aire, el derrame de Aragon fue el resultado inevitable de lo que ellos llaman la aprobación de la ciudad de las nuevas viviendas en medio de pozos petroleros desiertos.

El actual plan de protección contra virus advierte que los individuos enfermos podrían tener que compartir los baños con aquellos que están bien.

Los desarrolladores no pueden adoptar un enfoque de “negocios como de costumbre” en una propiedad llena de pozos viejos, dijo Moráles.

Ella y Luna han hecho presentaciones a funcionarios de la ciudad y del estado, pidiéndoles que dejen de dar luz verde a los proyectos de construcción en el área hasta que se puedan limpiar los pozos.

Pero Los Ángeles enfrenta una crisis de vivienda, y el estado carece de fondos para limpiar rápidamente los viejos pozos, los funcionarios de la ciudad aún no han escuchado su petición.

En el sur de California, las pequeñas empresas de perforación son responsables de la gran mayoría de los pozos huérfanos. Muchos no reservan fondos adecuados para la reparación, según la investigación del Times / Public Integrity.

Un ejemplo es Ample Resources Inc., que a pesar de su nombre se ha alejado efectivamente de tres de sus 14 pozos dispersos a unas 15 millas al noroeste de Los Ángeles en medio de las pintorescas colinas al sur del lago Piru, algunos de ellos en un rancho donde pastan caballos de pura sangre. Según el análisis, varios de los pozos de la compañía han estado inactivos tanto tiempo que ahora se encuentran legalmente huérfanos.

Para algunas personas, ninguna reunión familiar se siente completamente a salvo del espectro del coronavirus, ya sea una boda o un funeral

Según los registros estatales, Ample Resources ignoró las tarifas por barril evaluadas en su producción de petróleo y gas e ignoró una orden del estado en marzo de 2019 para tapar algunos de sus pozos. Si CalGEM necesita intervenir y desmantelar los pozos en sí, todo lo que tendrá de la compañía son $20,000 en fondos de limpieza, mucho menos de lo que la ley estatal requiere de un pequeño propietario.

Contactada varias veces por teléfono, Faith Pai, directora de operaciones de Ample Resources, dijo que la compañía se estaba reuniendo con CalGEM. Pero no respondió cuestiones sobre las violaciones, y finalmente se le hicieron preguntas por escrito. Ella tampoco contestó esas.

En una visita al rancho se descubrió que los tanques de petróleo y gas se oxidaban en un camino de tierra en el bosque. Algunas partes habían sido desmanteladas, y no había señales de trabajadores. El aceite se esparcía en varios cubos descubiertos, burbujeando.

Sobre este reportaje

Este reportaje fue una asociación entre Los Angeles Times y el Center for Public Integrity, una organización de noticias sin fines de lucro en Washington. Fue reportado y escrito por Mark Olalde de Public Integrity y Ryan Menezes del Times.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio