Anuncio
Share

Crecen las sospechas de tráfico humano en el accidente que mató a 13 personas en el condado Imperial

A man kneels to place small wooden crosses in the dirt
Un activista de Coalition for Human Immigration Rights coloca cruces en la escena del accidente fatal del martes, que involucró a un vehículo SUV y un camión de volteo en Holtville, California.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

Cuando se corrió la voz de que más de una docena de personas habían muerto en un accidente, en una intersección dos millas al noroeste de la pequeña ciudad de Holtville, algunos pensaron que serían trabajadores agrícolas, en camino a comenzar su largo día en los campos cercanos.

Pero las cosas no cuadraban; el vehículo no era ni una furgoneta ni un autobús. La cantidad de personas apiñadas en el SUV era demasiado alta para una camioneta que normalmente tendría capacidad para siete u ocho pasajeros.

Además, estaba el campo de escombros. Para algunos activistas, faltaba una señal reveladora de los trabajadores agrícolas: las loncheras.

Migración

Anuncio

Pero las señales del trágico final de una historia, en esta tierra de migrantes de paso e inmigrantes ya arraigados en el condado de Imperial, estaban por todas partes.

“Ciertamente no da ningún alivio pensar, ‘Bueno, no eran trabajadores agrícolas’”, afirmó Elizabeth Strater, portavoz de United Farm Workers. “Independientemente de quiénes hayan sido […] se perdieron vidas humanas”.

El miércoles, funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos informaron que sospechan que el accidente mortal está relacionado con el contrabando de personas después de que la Ford Expedition y una Suburban roja fueran captadas en imágenes de vigilancia ingresando a través de una brecha en la cerca fronteriza cercana a la salida de Gordon’s Well, en la Interestatal 8.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza insisten en que no se detuvieron ni persiguieron a ninguno de los vehículos, aunque los activistas comunitarios son escépticos. De cualquier manera, el resultado ilustró lo mucho que está en juego en el tráfico de personas.

Anuncio

La Suburban fue encontrada envuelta en llamas; sus 19 ocupantes, escondidos en la maleza cercana. La Expedition, que transportaba a 25 personas, fue golpeada por una gran plataforma, que mató a 13 pasajeros. Al menos 10 de los fallecidos eran ciudadanos mexicanos. Entre las víctimas también hay al menos tres guatemaltecos: una mujer de 23 años que pereció, su madre de 46 años que resultó herida y una mujer de 22 años, igualmente herida.

“Cuando llegué a la escena, había cuerpos por todas partes”, comentó Alex Silva, el jefe de bomberos de Holtville. “Hago esto hace 29 años, pero ésta fue la peor escena que he visto. He trabajado en sitios con cuatro o cinco muertos. Trabajé en un accidente de autobús donde fallecieron 24 personas. Pero no fueron las muertes que tuvimos en éste. Nunca he visto una SUV con 25 personas dentro. Ni siquiera puedo imaginar lo que debe haber sido estar encerrado allí".

La cadena de eventos que derivaron en el accidente comenzó en las horas previas al amanecer del martes, cuando dos vehículos atravesaron una brecha de 10 pies en la cerca que separa el sur de California de México.

Anuncio

Un agente de la Patrulla Fronteriza local, que pidió no ser identificado porque no estaba autorizado a hablar, dijo que los cruces eran “algo habitual” en Gordon’s Well, pero que la mayoría se realizan a pie.

Lo que sorprendió al agente fue que primero “hicieron un agujero”. Si bien hay una cinta de precaución alrededor de la brecha, el agujero ya fue reparado y reforzado con dos pilares de hormigón.

La cantidad de personas en la camioneta también fue una revelación sorprendente, y el agente estimó que cada uno de ellos podría haber pagado miles de dólares por el viaje, lo cual significa que el botín podría haber llegado a las seis cifras.

Un hombre de Mexicali, de 28 años de edad, conducía la Expedition color bermellón con 24 pasajeros; no está claro quién era el conductor de la Suburban.

Anuncio

Poco antes de las 6 a.m., se informó a los agentes de la Patrulla Fronteriza que una Suburban estaba en llamas cerca de la intersección de la Interestatal 8 y la Ruta Estatal 115. Minutos más tarde, según la agencia, los agentes informaron la brecha en la cerca.

Poco después, los agentes dijeron que revisaron las imágenes de vigilancia y vieron a la Expedition y la Suburban abandonando el área cerca de la brecha.

El Departamento de Bomberos de Holtville respondió al incendio del vehículo. Cuando llegó Silva, vio que todos los asientos de la Suburban habían sido removidos, excepto el del conductor y del pasajero delantero. “Creo que, debido al peso de todos los ocupantes, el motor o la transmisión se apagó, la camioneta empezó a humear y se detuvieron a un lado de la carretera. Todos salieron”, expuso Silva.

Nota Roja

Anuncio

Los agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a las 19 personas, quienes determinaron que “habían ingresado ilegalmente al país a través de la brecha en la valla fronteriza”.

Mientras Silva despejaba la escena, recibió una segunda llamada. Cuando llegó a la intersección de la State Highway 115 y Norrish Road en el condado de Imperial, no pasó mucho tiempo antes de que la magnitud de la tragedia se hiciera evidente. “Conté siete personas muertas y pude ver muchas más delante de mí”, relató Silva. “No me di cuenta de lo grave que era la cuestión hasta que comenzamos a contar a todos los pacientes”.

El miércoles, los bomberos tuvieron una reunión con un consejero para hablar sobre lo que vieron y aclarar sus mentes. “Podríamos haber tenido médicos de urgencias, con equipos, y no habría cambiado nada”, le dijo Silva a su equipo. “El impacto fue tan severo que no habría hecho la diferencia”.

Si bien no está claro qué causó el accidente, Jacqueline Arellano, de 38 años, que trabaja con la organización sin fines de lucro Border Angels, precisó que los choques que involucran autos llenos de personas no son inusuales en la región. Arellano, quien creció en El Centro, recordó un accidente en 2003, en el que fue testigo de cómo un vehículo de la Patrulla Fronteriza persiguió una camioneta llena de gente en la Autopista 8, en dirección oeste hacia San Diego.

Anuncio

Ella y otros defensores de la comunidad están preocupados porque el accidente del martes fue el resultado de una persecución de la Patrulla Fronteriza, a pesar de que los funcionarios señalaron lo contrario. La organización sin fines de lucro Alliance San Diego pidió por Twitter que, quien tuviera información que indicara que la Patrulla Fronteriza persiguió a la SUV antes del accidente, se presentara a declarar.

La noticia del accidente se difundió rápidamente en Holtville, una ciudad de menos de 7.000 habitantes, que los residentes promocionan como la “capital mundial de la zanahoria”. Todos los años hasta antes de la pandemia, se celebraba allí un festival con un desfile y la coronación de una Reina de la Zanahoria. “Holtville es una especie de pueblo pequeño de Estados Unidos”, comentó Nick Wells, administrador de la ciudad. “El tipo de lugar donde todo el mundo se conoce”.

Wells pasó la mayor parte del martes respondiendo llamadas de residentes preocupados de que alguien conocido pudiera haber estado entre los muertos.

Anuncio

El alcalde de Holtville, Mike Goodsell, se entristeció al enterarse del siniestro, y agregó que el tráfico de personas es parte de la vida en la frontera. Los incidentes a menudo aparecen en la prensa local, comentó, pero esta vez la cantidad de fallecidos era impactante. “No sucede tan a menudo”, agregó Goodsell. “Es tan trágico”.

Para David Kyle, profesor de sociología en UC Davis y experto en tráfico de personas, la ganancia financiera podría explicar la cantidad de pasajeros hacinados en la Expedition. “Si usted es el contrabandista, ya sean 10 o 25, la ventaja es muy clara: a mayor número, se obtienen más ganancias”, dijo. “Por otro lado, también, parece que debido al COVID, la recesión económica al otro lado de la frontera y la demanda continua en este lado del límite, hay presión o más demanda de servicios de contrabando”.

Aunque algunas preguntas siguen sin respuesta, Kyle tiene algo en claro: “Debe haber sido un infierno estar en esa SUV, incluso antes del accidente”.

Las reporteras de planta de The Times Faith Pinho y Andrea Castillo contribuyeron con este artículo.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

La cantante mexicana Alejandra Guzmán dijo que pone “las manos al fuego” por su padre, el también cantante Enrique Guzmán, acusado por su nieta, Frida Sofía, de haber abusado de ella cuando era pequeña.


Anuncio