Anuncio
Share

Veterana del Army y ex policía de Los Ángeles dice que fue víctima de un ataque racial y sexual por oficiales de CBP

Janine Bouey parada en el podium en Alliance San Diego
Janine Bouey, en el centro, habla durante una conferencia de prensa en Alliance San Diego apoyada por Andrea Guerrero, a la izquierda, directora ejecutiva de la organización, y Mike Marrinan, su abogado. Bouey fue agente del Departamento de Policía de Los Ángeles y dice que fue agredida racial y sexualmente por agentes de CBP.
(Jarrod Valliere/The San Diego Union-Tribune)

Una ex agente de policía de Los Ángeles y veterana del U.S. Army presentó una denuncia contra el servicio de Aduanas y Protección Fronteriza, alegando que fue objeto de un ataque racial y de una agresión sexual al cruzar de vuelta desde Tijuana por el puerto de entrada de Otay Mesa.

Hace exactamente un año, el miércoles 16 de junio de 2020, Janine Bouey, de 61 años, fue a ver a su dentista en Tijuana. Estaba haciendo fila en el puerto de entrada y leyendo un libro cuando un agente de Aduanas y Protección Fronteriza la señaló. Bouey dijo que era la única mujer de raza negra que esperaba en la fila para cruzar.

Lo que ocurrió a continuación dejó a Bouey con un grave trastorno de estrés postraumático para el que todavía está recibiendo terapia.

“Fue impactante y aterrador”, dijo Bouey. “Fue el día más aterrador de mi vida”.

Anuncio

Según la denuncia, la llevaron al edificio principal del puerto y la obligaron a ponerse de pie con las manos contra la pared y a abrir las piernas. A continuación, una agente blanca del CBP comenzó a manosear los genitales de Bouey y la penetró a través de la ropa.

En su propia formación como agente de la ley, dijo Bouey, los registros por encima de la ropa no debían incluir la penetración.

Ese momento contra la pared, dijo Bouey, fue la primera de varias agresiones sexuales por parte de ese agente en el transcurso de las aproximadamente tres horas que estuvo detenida.

Anuncio

También la obligaron a abrir las piernas para que un perro le metiera la cara.

“También me sentí violada por el perro”, dijo Bouey.

Más tarde, la obligaron a desnudarse en una pequeña habitación en la que la puerta estaba parcialmente abierta, dijo. Cuando pidió que cerraran la puerta, los agentes de CBP que estaban en la habitación la ignoraron. Una vez que se quitó toda la ropa, la obligaron a ponerse en cuclillas repetidamente para el agente que ya la había agredido sexualmente. El agente también le apuntó con una linterna a los genitales.

Sus peticiones de hablar con un supervisor y un abogado en el transcurso de su detención fueron ignoradas. Cuando les dijo a los agentes de la CBP que era una agente jubilada de la policía de Los Ángeles, no les importó, dijo.

Anuncio

“No le dijeron nada más que: ‘Separe las piernas y ponga las manos contra la pared’”, dijo.

Cuando por fin le permitieron salir, le preguntó al joven agente de raza negra que la escoltó por una puerta lateral hasta un estacionamiento para empleados cómo se sentiría él si lo que le había ocurrido a ella le hubiera pasado a su madre.

“Estas cosas pasan”, dijo Bouey que respondió.

Cuando se le preguntó sobre el caso de Bouey, el CBP dijo que la agencia no comenta sobre los litigios pendientes.

Anuncio

“Nadie se disculpó. Nadie le dijo por qué hicieron lo que hicieron”, dijo Mike Marrinan, uno de los abogados de Bouey. “Ella, por supuesto, se siente humillada”.

La denuncia, que pide una indemnización de 3 millones de dólares, es el primer paso para demandar a la agencia por lo que, según Bouey, le hicieron los funcionarios. El gobierno tiene seis meses para responder a la queja antes de que se pueda presentar una demanda.

Bouey espera que, al llamar la atención sobre su historia, ayude a que otras víctimas se sientan seguras para dar la cara.

“Si le hacen esto a un agente retirado de la policía de Los Ángeles, se lo van a hacer a mucha gente”, dijo Bouey, señalando lo automático y normalizado que parecía el comportamiento de los agentes.

Anuncio

Cuando finalmente llegó a su casa en Los Ángeles, Bouey comenzó a buscar en internet otros casos de personas que habían sido registradas al desnudo en la frontera. Lo que encontró la motivó a hablar sobre su propia experiencia. Muchas de las personas que se quejaban de agresiones sexuales por parte del CBP eran mujeres negras.

“Mi único objetivo y motivación es asegurarme de que esto no le ocurra a nadie más y hacer todo lo posible para que deje de ocurrir”, dijo Bouey.

No es la primera vez que decide alzar la voz. Ella dejó al Departamento de Policía de Los Ángeles o LAPD después de enfrentarse a represalias por denunciar racismo en el departamento en la década de 1990.

Anuncio

Al anunciar su denuncia contra CBP, Bouey contó con el apoyo de Alliance San Diego, una organización local sin ánimo de lucro que puso a disposición de otras víctimas una línea telefónica directa: 619-629-0360.

La directora ejecutiva de la organización, Andrea Guerrero, denunció el racismo sistémico y la impunidad estructural que considera problemas importantes dentro de CBP que requieren una supervisión adicional.

Después de su experiencia en la frontera, Bouey se ha centrado en el racismo en CBP e incluso convirtió el tema en su disertación para el programa de doctorado en el que está trabajando actualmente.

“Si esto le ocurriera a otra mujer o a un niño y yo no lo denunciara, me sentiría más que culpable”, dijo Bouey. “No sabía que esto ocurría hasta que me pasó a mí".

Anuncio

Aunque hablar con otras víctimas le ha servido de ayuda para su propia curación, sigue luchando contra los efectos de lo que le ocurrió.

Bouey, que lleva 51 años practicando el surf, dijo que todavía está demasiado aterrorizada para viajar sola fuera del país en sus habituales viajes internacionales para practicar surf. Tampoco ha vuelto a su dentista en Tijuana.

Si volviera a cruzar, cree que los síntomas de su nerviosismo y su trauma le harían volver a ser señalada.

Anuncio


Anuncio