Anuncio
Share

Sobrevivieron al coronavirus, luego dieron positivo una vez más. ¿Por qué?

Una enfermera prepara equipos en una unidad de cuidados intensivos de un hospital que trata a pacientes con coronavirus en Wuhan, en la provincia central china de Hubei, el 22 de febrero de 2020.
(AFP/Getty Images)

Los vecinos estaban libres por fin.

Después de semanas de confinamiento en sus apartamentos porque una persona en el edificio había dado positivo por coronavirus, estaban organizando una fiesta para celebrar la recuperación del hombre y la liberación de todos.

Era el 24 de febrero, y el Sr. Wang, residente de Xuzhou, en la provincia de Jiangsu, parecía haber salido victorioso de una batalla de un mes contra la enfermedad.

Sesenta y cinco residentes de su edificio se habían reunido abajo, para saludar a Wang con ramos de flores rosas, un pastel decorado con un flamenco y una pancarta roja que decía: “Con fuertes sentimientos de vecindad, te damos la bienvenida a casa”.

Anuncio

Coronavirus crisis
Un trabajador rocía desinfectante en una escuela primaria, en preparación para el regreso de estudiantes en Donghai, en la provincia de Jiangsu, en el este de China.
(AFP/Getty Images)

También se acercaron a él para tomarse una foto grupal que fue capturada en un video de noticias locales.

Sin embargo, tres días después, Wang dio positivo por el coronavirus nuevamente. Fue hospitalizado y sus vecinos fueron encerrados una vez más. Su condición actual es desconocida.

“El temor”, dijo un comprador de armas, “es que los servicios civiles se derrumben”

Wang, cuyo nombre completo no ha sido revelado por razones de privacidad, es uno de los más de 100 casos reportados de pacientes chinos que fueron dados de alta de los hospitales como sobrevivientes del nuevo coronavirus, sólo para dar positivo por segunda vez en una matemática desconcertante de esta misteriosa enfermedad.

El personal médico habla con un paciente de COVID-19 en Wuhan, China, el 10 de marzo de 2020.
(AFP/Getty Images)

La ciencia que rodea estas aparentes reinfecciones se complica aún más por el manejo del brote en China, que desde enero se vio empañado por procedimientos de prueba defectuosos y métodos de conteo de casos cuestionables, con definiciones cambiantes.

Además, el sistema de salud sobrecargado llevó a los médicos a dar de alta a personas que podrían no haberse recuperado completamente, para liberar las camas y dejarlas a los pacientes recién infectados.

China fue elogiada en las últimas semanas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), por su contención del virus.

Pero los primeros movimientos del partido comunista para suprimir el conocimiento público sobre el alcance de la infección despiertan inquietud sobre la exactitud de la información acerca de los pacientes recuperados que vuelven a dar positivo pero que pudieron haber sido diagnosticados erróneamente en primer lugar.

Tales casos representan menos del 0.2% del total de infecciones en China, lo cual no es suficiente para causar alarma. Pero plantean preguntas en esa nación sobre la fiabilidad de las pruebas de diagnóstico, la posibilidad de reinfección y si los pacientes son designados erróneamente como “recuperados” y dados de alta demasiado pronto de los hospitales.

Aunque la mayoría de los pacientes que vuelven a dar positivo no muestran síntomas clínicos, algunos han desarrollado fiebre y otros signos del virus. Uno de ellos, un hombre de 36 años, murió en Wuhan el 2 de marzo, cinco días después de que lo declararan como recuperado.

Su diagnóstico, según informes del hospital publicados en los medios locales antes de ser censurados, fue obstrucción del tracto respiratorio, insuficiencia respiratoria y COVID-19, el nombre oficial de la enfermedad causada por el coronavirus.

El presidente chino, Xi Jinping, habla en video con pacientes y trabajadores médicos en un hospital de Wuhan, el 10 de marzo de 2020.
(Xie Huanchi / New China News Agency )

La Comisión Nacional de Salud de China dice que 64,216 de 80,991 pacientes confirmados con COVID-19 se han recuperado y 3.179 fallecieron.

No existe un registro oficial de cuántos enfermos recuperados han vuelto a dar positivo en las pruebas y regresaron a los hospitales, pero se informaron casos de este tipo en las provincias de Hubei, Guangdong, Hainan, Sichuan y Jiangsu, y en las ciudades de Tianjin y Chongqing.

En Guangdong, los funcionarios responsables de la respuesta al coronavirus anunciaron el 25 de febrero que el 14% de las recuperaciones declaradas en la provincia habían vuelto a ser positivas.

La dinámica también se está desarrollando en otros países: dos de estos casos han surgido en Japón y Corea del Sur, aunque el paciente coreano ha sido dado de alta del hospital después de volver a realizar pruebas que han dado negativo cinco veces.

Los científicos dentro y fuera de China están de acuerdo en que la reinfección es una explicación muy poco probable para los pacientes que vuelven a dar positivo.

Dicen que es más factible que los errores de las pruebas sean los culpables; ya sea falsos negativos que dieron por resultado el alta hospitalaria de los pacientes demasiado pronto, o falsos positivos al volver a analizarlos, que fueron hospitalizados una vez más.

Esos errores podrían atribuirse a muestras de prueba contaminadas, error humano al tomar hisopados, o una prueba de ácido nucleico hipersensible que detecta hebras de virus. Cuando una persona se enferma con cualquier tipo de infección viral, su sistema inmunológico desarrolla naturalmente anticuerpos que deberían protegerla de contraer la enfermedad nuevamente después de recuperarse.

Incluso en los casos en que esa inmunidad desaparece, no debería ser tan rápido como unos pocos días o semanas, afirmó el Dr. Keiji Fukuda, director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong.

“Si contraes una infección, tu sistema inmunitario se acelera contra ese virus”, explicó. “Ser reinfectado nuevamente cuando estás en esa situación sería bastante inusual a menos que tu sistema inmunológico no funcionara correctamente”.

Lo más probable es que las personas salgan de los hospitales mientras todavía llevan fragmentos latentes de la enfermedad que no son infecciosos pero que se parecen al virus cuando se someten a una prueba de ácido nucleico, indicó. “La prueba puede ser positiva, pero la infección no está allí", aseguró.

Otra posibilidad es que el nivel del virus hubieran caído por debajo del umbral que las pruebas pudieron detectar pero luego reaparecieron, manifestó el Dr. Clifford Lane, subdirector de Investigación Clínica y Proyectos Especiales en el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

“Entonces da la impresión de que eliminaron el virus, pero luego regresó”, señaló Lane. “Pero en realidad nunca lo eliminaron y tuvieron un curso de infección más prolongado”.

Lane fue uno de los dos únicos expertos estadounidenses en una delegación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que visitó China en febrero. Los expertos chinos les decían a los visitantes que no había ejemplos de personas que se “reinfectaran”.

Pronto podrían comenzar a repatriar a migrantes a México, alegando que eso ayudará a frenar la expansión de la pandemia

La mejor manera de probar la reinfección, expuso Lane, sería secuenciar los genomas de los virus iniciales y posteriores que circulaban en un paciente. Si hay una diferencia entre los dos, eso sugeriría que el virus había mutado lo suficiente como para evadir los anticuerpos de la persona y provocar una segunda infección.

Desarrollar una vacuna sería significativamente más difícil si el virus cambia lo suficientemente rápido como para causar verdaderas reinfecciones. Socavaría la inmunidad que los pacientes desarrollan a partir de infecciones naturales.

Lane consideró que es demasiado pronto para saber la verdadera causa de estas reinfecciones aparentes, especialmente porque los casos son muy raros.

“Estas son excepciones”, agregó. “No son la regla”.

Sólo recuerde: Si está enfermo o tiene más de 65 años, el gobernador de California le pide que se quede en casa. El resto de ustedes, ¡disfrute!

Otra posible explicación es que algunos pacientes también pueden haber sido dados de alta demasiado pronto debido a la presión sobre los hospitales para liberar camas y atender a nuevos pacientes. “Si no se les da de alta, ¿quién salva a los otros pacientes? Es necesario hacer ese intercambio”, afirmó un médico no identificado en un informe del periódico, un medio de comunicación con sede en Shanghai.

Un médico en un hospital de Wuhan le reveló al periódico que había visto pacientes dados de alta que todavía usaban tanques de oxígeno, tenían problemas para caminar y presentaban síntomas clínicos obvios, incluidas infecciones pulmonares graves, en febrero pasado.

Algunas de las personas recuperadas tuvieron peores síntomas clínicos que los casos nuevos y leves que ingresaron a los hospitales, remarcó.

Pero la situación mejoró a fines de febrero, cuando se presentaron menos pacientes en los hospitales de Wuhan, y ello les permitió tenerlos hospitalizados por más tiempo.

La postergación del pago, que afecta a millones de personas, es parte de la iniciativa de la administración Trump para frenar los efectos económicos de la pandemia del nuevo coronavirus

Las autoridades chinas afirman que ninguno de los pacientes que dieron positivo otra vez han infectado a otros. De ser cierto, es una señal alentadora que, incluso si algunos de los dados de alta siguen portando bajos niveles del virus, no sean contagiosos.

Pero un estudio realizado por científicos chinos y publicado el mes pasado en el Journal of the American Medical Association planteó preguntas sobre las pruebas.

El estudio examinó a cuatro trabajadores médicos en Wuhan, todos infectados con coronavirus y luego declarados recuperados de acuerdo con criterios nacionales.

Pero cinco a 13 días después de que los cuatro fueron liberados de la cuarentena, todos dieron positivo nuevamente. Luego, cada uno recibió tres pruebas repetidas durante los siguientes cuatro o cinco días. Los cuatro trabajadores médicos resultaron positivo.

La venta de tamales, fruta y perros calientes ha sido el sostén de 10 años para la familia Cruz, en el condado de Los Ángeles.

El Dr. Dale Fisher, profesor de medicina de la Universidad Nacional de Singapur y otro participante en la delegación de la OMS en China, afirmó que la aparente reaparición del coronavirus en pacientes recuperados probablemente se debió a pruebas “excesivas” y seguimiento de casos dados de alta en China.

“El brote está siendo impulsado por individuos que lo propagan en los primeros cinco días mientras están sintomáticos pero no se han aislado… Cuando las personas tosen y no han sido diagnosticadas, infectan a otros”, señaló.

“Las cosas que son preocupantes están en el otro extremo de la enfermedad”.

La redactora de The Times Victoria Kim, en Seúl, y Nicole Liu, de la corresponsalía de The Times en Beijing, contribuyeron con este informe.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio