Anuncio
Share
Política

Columna: El mundo según Bernie Sanders

Democratic presidential candidate Sen. Bernie Sanders, I-Vt., speaks in a campaign stop at the Black Pearl Cafe in Muscatine, Iowa, on Jan. 2.
Bernie Sanders a menudo señala que él es el único candidato que votó en contra de la invasión de Irak en 2003, pero eso no significa que sea pacifista.
(Charlie Neibergall / Associated Press)

Con Bernie Sanders subiendo en las encuestas, es hora de mirar su política exterior. Parte de ella se alinea con la de Trump más de lo que se podría esperar

Durante la mayor parte de sus 29 años en el Congreso, Bernie Sanders fue principalmente un tábano de izquierda, un crítico implacable del consenso bipartidista de la Guerra Fría y un defensor de los regímenes que resistieron el poder estadounidense.

Cuando se postuló para presidente hace cuatro años, el senador de Vermont apenas mencionó los asuntos mundiales; el sitio web de su campaña ni siquiera tuvo una página de política exterior durante varios meses.

Desde entonces, Sanders ha evolucionado. En discursos, artículos y entrevistas, ha estado elaborando una teoría sobre cuál debería ser el papel de Estados Unidos en el mundo después de que las “guerras interminables” en Afganistán e Irak lleguen a su fin, un paso que sigue siendo su punto de partida.

Anuncio

No ha declarado una Doctrina Sanders, pero se ha acercado. Y ahora que tiene una posibilidad real de ganar la nominación demócrata, merece una mirada seria.

Sigue siendo antiintervencionista, pero no aislacionista. Quiere que Estados Unidos se involucre en el mundo exterior, pero con mucho menos recurso a la fuerza militar.

Es un multilateralista; él cree que Estados Unidos siempre debe actuar con otros países, y, cuando sea posible, a través de las Naciones Unidas.

Aunque a menudo recuerda a los votantes que es el único candidato que votó en contra de la invasión de Irak en 2003, no es pacifista.

Anuncio

Ha apoyado la acción militar en casos de genocidio (la guerra de Bill Clinton contra Serbia en 1999) y el terrorismo (la invasión de George W. Bush a Afganistán en 2001, la guerra de Barack Obama contra el Estado Islámico en 2014).

Respaldó la guerra en Afganistán a través de la mayor parte de la administración de Obama, pero concluyó que fue un error dejar que continuara tanto tiempo.

Un pilar de la Doctrina Sanders suena tradicional, un retorno al principio fundamental que ambas partes compartieron antes del ascenso de Donald Trump.

“Como la nación más rica y poderosa de la Tierra, debemos ayudar a liderar la lucha para defender y expandir un orden internacional basado en reglas”, dijo en 2017 en el Westminster College en Missouri, en su primer gran discurso de política exterior.

Otro principio es poco tradicional: hacer de la política exterior una extensión de la “revolución política” interna que Sanders quiere.

“Necesitamos contrarrestar el autoritarismo oligárquico con un fuerte movimiento progresista global”, dijo en la Universidad Johns Hopkins en 2018. “Debemos... reconceptualizar un orden global basado en la solidaridad humana”.

Si se elige a Sanders, probablemente veremos los cambios más dramáticos en el Medio Oriente. Quiere poner fin al apoyo acrítico de Estados Unidos a dos aliados de toda la vida, Israel y Arabia Saudita.

Anuncio

Sanders, que es judío y pasó varios meses en un kibutz en 1963, dice que es “pro-Israel”. Pero se opone al gobierno ‘hawkish’ de Benjamin Netanyahu, a quien ha llamado “racista”. Manifiesta que haría la política estadounidense “Imparcial” y tratar de llegar a un acuerdo para crear un estado palestino.

Al igual que todos los candidatos demócratas, Sanders dice que trataría de revivir el acuerdo nuclear de 2015 con Irán que Trump ha abortado. Además, declara que trataría de arreglar una relación de trabajo entre los rivales regionales Irán y Arabia Saudita, a la que llamó “una dictadura brutal ...[eso] no es un aliado confiable”.

Si Sanders gana la nominación, Trump y otros republicanos lo acusarán, precisamente, de ser socialista. Lo llamarán ‘suave’ en terminos de Defensa, un ataque tradicional del Partido Republicano a todos los candidatos demócratas. Pero Sanders se la revirará: le preguntará a Trump por qué le tomó tanto tiempo cumplir su promesa de llevar a las tropas estadounidenses a casa.

Si Sanders gana la Casa Blanca, su presidencia marcaría un gran cambio con respecto a Trump, un retorno a una política exterior que se asemeja al presidente Obama en muchos aspectos.

Sanders reafirmaría la importancia de la OTAN para la seguridad de EE.UU y restablecería los derechos humanos y la promoción de la democracia como objetivos de Estados Unidos y trataría de trabajar a través de las Naciones Unidas, una aspiración nostálgica que puede ser difícil de cumplir en medio de la creciente rivalidad de EE.UU con Rusia y China, que tienen poder de veto en el Consejo de Seguridad.

Pero de otras maneras, Sanders traería una sorprendente continuidad. Al igual que Trump, él retiraría las tropas estadounidenses del Medio Oriente. Al igual que el actual presidente, dice que usaría rápidamente los aranceles como arma en las guerras comerciales.

Y la presidencia de Sanders sería la tercera consecutiva en la que un presidente se propone deliberadamente reducir las ambiciones y compromisos de Estados Unidos.

Anuncio

Si llega ese día, los románticos cruzarán los dedos y rezarán para que el presidente Sanders tenga éxito. Los cínicos se cubrirán los ojos y esperarán a que choque con la realidad en Medio Oriente y otros lugares donde el bálsamo de la solidaridad humana es a menudo difícil de encontrar.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio