Advertisement
Share

Niños periodistas de Boyle Heights se dirigieron a Biden con el corazón y se ganaron reconocimiento nacional

Ellie Rojas y Óscar Pérez II dieron su mensaje por medio de cartas escritas por ellos mismos.
Ellie Rojas y Óscar Pérez II dieron su mensaje por medio de cartas escritas por ellos mismos.
(Cortesia
)

Ambos aún no terminan la primaria, pero dos pequeños periodistas de la ciudad de Los Ángeles apagaron el televisor y guardaron los juguetes para hacerle algunos pedidos formales al nuevo presidente de Estados Unidos, y sus trabajos acabaron siendo reconocidos a nivel nacional.

En una entrevista Zoom, la estudiante de tercer grado, Ellie Rojas, y el estudiante de segundo grado, Óscar Pérez II, se tomaron unos minutos para hablar del trabajo que los destacó de entre muchos otros periodistas de su edad.

Se trataba de un par de cartas conmovedoras en las que recientemente los estudiantes le suplicaron al nuevo presidente, Joe Biden, “ejercer su puesto con honestidad”, “compasión” y “dirigir sus recursos a los más vulnerables ante el coronavirus”.

Advertisement

Estos menores provenientes de familias de humildes trabajadores y de primera generación inmigrante en Estados Unidos, se tomaron su trabajo a pecho tras ver cómo su comunidad ha sido afectada por la pandemia con los casos altos de contagio, la pérdida de empleo y el cierre de negocios.

Con toda la elocuencia de un adulto, Ellie dijo sentirse responsable sobre lo que iba a escribir en su carta.

“Antes de que el señor Biden se convirtiera en presidente, yo sentía que mis palabras tenían poder, que contaban ante la comunidad, y quise expresar desde mi corazón mis preocupaciones”, dijo la pequeña.

Advertisement

En su carta a Biden, Ellie Rojas dijo que esperaba que el presidente mostrara respeto por el país, fuera honesto y siempre dijera la verdad.

También le pidió que priorizara las vacunas para todos, que creara “trabajos virtuales en el hogar para los adultos que perdieron su empleo” y que considerara “enviar comida y unos pocos dólares a todas las familias porque nadie merece pasar hambre”.

Asimismo, el pequeño Óscar destacó que era su deber hablar de lo que a él le ha venido preocupando por algún tiempo; el racismo.

Advertisement

Óscar dijo que, como líder, el presidente podría marcar la diferencia para frenar la propagación del racismo a través de sus discursos. También propuso que sería una buena idea “si el sistema educativo agregara una clase para enseñarnos que todas las personas debemos ser tratadas con respeto” para que el racismo y las diferencias desaparezcan.

El niño añadió que sabía que el primer mandatario sería “un buen presidente de Estados Unidos y trataría estas situaciones adecuadamente”.

El lema principal de Óscar es que “toda la gente debe ser tratada con respeto”.

Ellie y Óscar son miembros de un destacado club de periodismo para los grados segundo, tercero y cuarto en KIPP Promesa Prep, una escuela pública autónoma en el vecindario de Boyle Heights, en el este de Los Ángeles.

Advertisement

Ellos se encuentran entre los nueve alumnos ganadores (y los únicos dos estudiantes de California), de un grupo de 200 alumnos de primaria a preparatoria, que participaron en un concurso nacional de redacción de cartas “KIPP Voices” hecho posible a través de la Fundación KIPP, una organización sin fines de lucro que entrena a educadores para enseñar en estas escuelas y trabajar en conjunto con los padres a fin de resaltar las capacidades de los niños.

Para Ellie y Óscar la fama no importaba, sino el mensaje al presidente de parte de dos niños que viven en uno de los vecindarios más pobres y con mayor cantidad de casos de coronavirus en el condado de Los Ángeles.

Advertisement

“Me gustaría que las acciones del presidente de Estados Unidos muestren amor y respeto por otros. De esta manera todos podremos vivir en paz, necesitamos paz porque hoy en día mucha gente no está mostrando ni amor ni integridad”, dijo Ellie.

Wendy Rojas, madre de la pequeña, no se sorprendió con las palabras de su hija, porque la niña en ocasiones ve las noticias, algo que le ha causado emociones encontradas.

“Cuando leí su carta se me hizo muy significativa porque los niños de su edad no deberían estar pensando en soluciones. Lloré de felicidad de saber sus pensamientos. Mi esposo y yo estamos muy orgullosos de ella”, dijo Rojas.

Advertisement

Al saber que ganó 100 dólares en el concurso Ellie se puso feliz, pues planea ahorrar el dinero para tomar clases de piano.

Ellie aseguró que en un futuro va a dejar el periodismo para dedicarse a ser pediatra y poder ayudar a todos los niños del mundo.

Asimismo, Óscar se sintió feliz al ganar 100 dólares, que planea invertir en juguetes.

“Fue difícil hablar de lo que me preocupaba, tuve que pensarlo mucho, pero fue divertido escribir”, dijo Óscar, quien cambiará su carrera de periodismo para ser inventor.

Advertisement

Yury Martínez Pérez, madre de Óscar, dijo que, a pesar de su corta edad, el niño tiene un gran amor por la justicia y no le gusta ni el racismo ni la agresión entre niños.

“Lo que más me impactó es que ha pedido una clase para que los niños hablen del tema de la agresión, el racismo y puedan manejar sus sentimientos”, manifestó Yury.

“Cuando un niño pide eso, entonces tenemos que ver cómo hacerlo realidad”, enfatizó.

Advertisement

Los educadores de KIPP dijeron que es importante enseñarles a los estudiantes que hay varias formas en las que sus voces pueden ser escuchadas en los niveles más altos del gobierno, lo que es particularmente importante para los alumnos que viven en comunidades de escasos recursos sistémicos que se han visto gravemente afectadas por la pandemia.

Alejandra Frausto, maestra del club de periodismo, dijo que la gente no debe subestimar que los menores también estén al pendiente de muchos temas ocurrentes en el país.

“Con estos proyectos, nuestra intención era darles el espacio para expresar cómo se sentían sobre lo que ocurre en el mundo. Pusimos en grupos a nuestros estudiantes del club para hablar de diferentes temas y cómo les gustaría que el presidente trabajara en estos”, dijo Frausto.

Advertisement

El concurso fue lanzado en los días festivos de fin de año, y para el 15 de enero los ganadores fueron anunciados.

La maestra aseguró que ninguna de las cartas fue editada porque la escuela quiso mostrar la autenticidad de los niños.

“Estamos orgullosos de estos pequeños, ellos son los representantes de nuestra comunidad”, dijo Frausto. “Estas cartas nos hicieron llorar a muchos, pero esperamos que no solo resulten en lágrimas sino en respuestas”.

Advertisement

Las cartas de Ellie y Óscar se publicaron en la página de Instagram de KIPP SoCal con la etiqueta @POTUS (el nombre popular del presidente de Estados Unidos).


Advertisement