Anuncio
Share
EEUU

Trump hace nuevo ataque a los receptores de cupones de alimentos

DT7dic.jpg
El secretario de Agricultura, Sonny Perdue, busca al contribuyente estadounidense, pero arroja al necesitado al matadero.
(Andrew Harnik / Associated Press)

La administración estima que reducirá el número de receptores en casi 700,000

Ha llegado el momento de formular la pregunta sin rodeos: ¿Qué tiene el presidente Trump contra los destinatarios de los cupones de alimentos?

El problema surge de la iniciativa más reciente de la administración para retirarle a la gente los cupones de alimentos.

Es una norma destinada a ajustar los requisitos de trabajo para los solicitantes adultos de estampillas para comida sin hijos; la administración estima que reducirá el número de receptores en casi 700,000.

Según las reglas actuales, los adultos sin hijos están limitados a tres meses de beneficios dentro de cualquier período de 36 meses a menos que trabajen mínimo 20 horas a la semana. El gobierno ha permitido a los estados renunciar al requisito de trabajo en cualquier área con una tasa de desempleo del 2,5% o más. La nueva norma, que entrará en vigencia en abril, eleva el umbral de desempleo al 6%.

Anuncio

Como suele ser el caso, los funcionarios de la administración describieron el recorte como una medida de preocupación por el carácter moral de los receptores. El secretario de Agricultura, Sonny Perdue, dijo a los periodistas en una conferencia telefónica que el objetivo era “restaurar la dignidad del trabajo en un segmento considerable de nuestra población”.

Agregó que el cambio de reglas fue diseñado para mostrar atención a los contribuyentes que pagan sus impuestos. Pero cambios como estos tienden a aumentar los costos administrativos para los estados que administran los programas. En la medida en que la norma aumenta la inseguridad alimenticia en la población o contribuye a la desnutrición, esas condiciones también imponen costos sociales.

En cuanto a los ahorros presupuestarios, USDA los ubica en alrededor de $1.1 mil millones al año. Eso es aproximadamente dos centésimas de porcentaje del presupuesto federal.

Además, la justificación del ajuste está al revés. Los cupones de alimentos no fomentan el desempleo, son un antídoto.

Anuncio

Como el secretario de la Agencia de Salud y Servicios Humanos de California, Mark Ghaly, observó: “Limitar el acceso a la asistencia alimenticia de CalFresh no ayuda a las personas subempleadas y desempleadas a encontrar trabajo. Más bien, el hambre es una barrera para el empleo. Además, poner un límite al acceso a la comida hace que toda la situación financiera de la familia sea más precaria y aumenta las posibilidades de quedarse sin hogar”. CalFresh es el programa de cupones para alimentos financiado con fondos federales del estado.

El cambio de reglas del miércoles es el primero de los tres que tiene proyectado la administración Trump para este programa de ayuda alimenticia, que se conoce formalmente como el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria, o SNAP.

Otro limitaría la capacidad de los estados de considerar a las familias elegibles para estampillas de alimentos en función de su inscripción en otros programas de asistencia del gobierno, un acuerdo a través del cual también se pueden aumentar los límites de elegibilidad por ingresos.

Como informamos anteriormente, ese cambio eliminaría los cupones de alimentos de aproximadamente 1 millón de hogares con niños y dejaría a alrededor de medio millón de menores que ya no son elegibles para recibir comidas escolares gratuitas.

La tercera regla alteraría los cálculos para determinar la elegibilidad por ingresos para estampillas de alimentos.

Tomados en conjunto, los tres cambios disminuirían a los receptores de SNAP en al menos un 15% en 13 estados, según una estimación de Urban Institute, que dijo que las mayores reducciones afectarían al Distrito de Columbia (24%) y Nevada (22%). Los beneficios totales caerían al menos un 15% en nueve estados.

La campaña para reducir los beneficios de SNAP tiene una larga y desacreditable historia. En 2018, la Cámara, entonces controlada por el Partido Republicano, trató de recortar el presupuesto de SNAP en $17 mil millones durante 10 años en parte ajustando las reglas de trabajo (el programa cuesta alrededor de $70 mil millones al año).

Aunque los demócratas se opusieron por unanimidad, extrañamente el proyecto de ley fue derrotado por el grupo de extrema derecha de la Cámara, que lo mantuvo como rehén de una medida de inmigración que favoreció.

Anuncio

En 2013, hubo otro intento de disminuir los cupones de alimentos. Ese esfuerzo por reducir el SNAP en $20 mil millones durante 10 años merece un lugar en el Salón de la Vergüenza de Capitol Hill porque fue intensamente apoyado por numerosos miembros del Congreso que fueron fuertemente despojados de los apoyos y subsidios agrícolas del gobierno como propietarios de granjas.

Migración

Entre ellos estaba el congresista Doug LaMalfa (R-Richvale), quien continuó con la necesidad de “retractarse sólo un poco del gasto [en cupones de alimentos]... para tratar de implementar esa reforma”. El llamó al recorte de $20 mil millones “un cambio modesto”.

De hecho, la granja familiar de LaMalfa había recaudado $5.1 millones en subsidios agrícolas del gobierno desde 1995 hasta ese año, según el Grupo de Trabajo Ambiental. En ese momento, el 11% de los residentes del condado de Butte, el condado de origen de LaMalfa, recibían beneficios de SNAP.

Los esfuerzos para reducir las estampillas de alimentos simplemente subrayan la vulnerabilidad de los programas que atienden a una población limitada, especialmente a los hogares necesitados con poco peso político o voz. Estos programas son fácilmente recortados por funcionarios gubernamentales y legisladores que quieren parecer unos guerreros del presupuesto.

Informamos en octubre, cuando la administración propuso por primera vez los cambios en la regla, que los funcionarios del gobierno y los legisladores que adoptan un enfoque informal sobre la salud nutricional del público estadounidense están hipotecando el futuro del país.

Como Hilary Hoynes de UC Berkeley ha observado, “los beneficios del apoyo nutricional pueden persistir hasta la edad adulta para aquellos que tienen acceso al programa antes del nacimiento y durante la primera infancia”. Los beneficios incluyen un mejor rendimiento en la escuela, menores tasas de obesidad, hipertensión y enfermedades del corazón en la edad adulta.

Si el presidente se tomara en serio el tema de los precios de los medicamentos estratosféricos, estaría proponiendo medidas más agresivas, como permitir que Medicare negocie con las compañías farmacéuticas.

Las dudas de Perdue acerca de la necesidad de poner a trabajar a los que son aptos para inscribirse en SNAP es simplemente cínico.

Anuncio

Según las estadísticas del gobierno, en el año fiscal 2017, el año más reciente disponible, alrededor del 7,8% de todos los beneficiarios de SNAP eran adultos sin hijos sin discapacidad, la población en la que se enfoca la última iniciativa; su ingreso promedio era aproximadamente el 33% del nivel federal de pobreza, o $375 por mes.

Contrariamente a la imagen estándar de los conservadores de una vasta población que vive una vida cómoda con cupones de alimentos durante toda su vida, la mayoría estuvo en SNAP sólo por períodos cortos: únicamente el 2% de los que estuvieron en SNAP durante ocho años o más son adultos sin hijos sin discapacidad. Su beneficio mensual promedio de estampillas para comida llegó a $157 por persona, o alrededor de $5,20 por día.

En otras palabras, la política de cupones para alimentos es cruel, innecesaria, tacaña y simplemente tonta.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio