Anuncio
Share

En un récord alarmante, los casos diarios de coronavirus superan los 10.500 en el condado de Los Ángeles

ICU nurse Naomi Okonofua wears a personal protective gown, mask and face shield.
La enfermera de cuidados intensivos Naomi Okonofua, trabajando a principios de este año en el Hospital Comunitario Martin Luther King Jr. Los hospitales de California están viendo cómo se llenan sus camas de UCI.
(Francine Orr / Los Angeles Times)

Con una nueva orden de quedarse en casa que entró en vigencia en gran parte de California el domingo por la noche, el condado de Los Ángeles -que fue muy afectado- alcanzó otro hito alarmante en el aumento del coronavirus, superando los 10.000 nuevos casos diarios.

El condado reportó 10.528 casos nuevos el domingo y 23 muertes adicionales. Las hospitalizaciones también alcanzaron un nuevo récord, con 2.988 pacientes.

El condado de L.A. ha experimentado un aumento sin precedentes de casos de coronavirus en las últimas semanas, llenando hospitales. Las cifras del domingo subrayan la preocupación de que la región aún no haya alcanzado su punto máximo.

Salud

Anuncio

“Estoy seguro de que no hemos visto los aumentos totales en el número de casos asociados con el feriado del Día de Acción de Gracias, según el cronograma”, dijo el domingo la directora de Salud Pública del condado de Los Ángeles, Bárbara Ferrer. Agregó que pueden pasar dos semanas después de que alguien se infecta para que presente los síntomas e incluso más para que sufra efectos graves que requieran hospitalización.

Eso significa que el alto número de hospitalizaciones del Condado está asociado con las tasas de casos de hace dos o tres semanas, cuando los funcionarios todavía informaban alrededor de 5.000 casos por día. Desde entonces, los casos nuevos se han duplicado aproximadamente.

“No me sorprendería si comenzamos a ver que las hospitalizaciones diarias se acercan a las 4.000 en un par de semanas”, manifestó Ferrer.

A su vez, dijo, se necesitarán algunas semanas más para que los efectos de la nueva orden de quedarse en casa se muestren y, mientras tanto, los números seguirán aumentando.

Anuncio

“Veremos tres semanas de devastación antes de que podamos evaluar el impacto”, destacó.

La orden regional de quedarse en casa es el último intento de frenar un aumento en los casos de coronavirus y las hospitalizaciones relacionadas que los funcionarios temen que puedan abrumar al sistema de salud local.

En todo el estado, los casos promedio diarios de coronavirus se han multiplicado por seis desde principios de octubre, las hospitalizaciones se han cuadriplicado desde fines de octubre y las muertes diarias promedio casi se han triplicado solo en el último mes.

Anuncio

La semana pasada, el condado de Los Ángeles también experimentó el mayor aumento en las infecciones de los trabajadores de la salud, con más de 1.700 casos nuevos y una duplicación de las investigaciones de brotes, que ya se habían duplicado desde la semana anterior, expuso Ferrer. Muchos de esos brotes ocurren en los lugares de trabajo, señaló.

“Parte del horror de la terrible situación en la que nos encontramos ahora son las ramificaciones en cascada”, dijo.

Los números crecientes muestran que ahora hay una transmisión comunitaria generalizada, “lo que básicamente significa que el virus está en todas partes y, por lo tanto, estamos aplicando estas órdenes de quedarse en casa debido al hecho de que todos los lugares tienen ahora un mayor riesgo de transmisión”, expuso el Dr. Robert Kim-Farley, profesor de la Escuela de Salud Pública Fielding de UCLA, epidemiólogo médico y experto en enfermedades infecciosas.

“Creo que hemos pasado de caracterizar esto como un aumento, en mi opinión, a ser básicamente un tsunami viral en términos de su tamaño”, dijo Kim-Farley, quien anteriormente se desempeñó como alto funcionario del Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles.

Anuncio

El gobernador Gavin Newsom anunció la nueva orden de quedarse en casa a principios de semana, diciendo que los funcionarios habían dividido el estado en cinco regiones con el propósito de medir la capacidad de cuidados intensivos de los hospitales. Se requiere que una región implemente la orden después de que su capacidad de UCI caiga por debajo del 15%, una línea que el Sur de California y el Valle de San Joaquín ya habían cruzado cuando el mandato entró en vigencia oficialmente el sábado.

Los porcentajes cayeron aún más el domingo, del 12.5% al 10.3% para el Sur de California y del 8.6% al 6.6% para el Valle de San Joaquín.

Las regiones implementaron la orden a las 11:59 p.m. el domingo, y permanecerá vigente durante al menos tres semanas.

Anuncio

Además, cinco condados en el Área de la Bahía han decidido implementar la orden de quedarse en casa ya en la noche del domingo, antes de alcanzar el umbral.

Para muchos propietarios de empresas, las nuevas reglas no podrían haber llegado en peor momento.

Hilary Goldner, copropietaria de Sweet 1017 Hairdressing en Seal Beach, escuchó la noticia sobre el pedido a través de mensajes de texto de su personal. Después de un sábado ajetreado, se estaba preparando para cerrar su salón durante tres semanas.

“Es devastador”, dijo. “Ya hemos tenido los dos cierres, y este se produce en la época de mayor actividad del año. Todos están tratando de seguir adelante con sus vidas y nosotros jugamos un papel en eso. Es lamentable y decepcionante”.

Anuncio

Las reglas difieren levemente de la primera orden de estadía en casa de California, que se consideró un éxito en aplastar la curva de infección a principios de mayo y se le atribuye haber ayudado a prevenir el número masivo de muertes que se observa en lugares como Nueva York y New Jersey.

Las tiendas minoristas no esenciales pueden permanecer abiertas, aunque con una capacidad reducida, junto con parques, playas y otras áreas al aire libre.

“Creo que la realidad era que el marco esencial-no esencial realmente perjudicaba a muchos de los minoristas más pequeños”, dijo Ferrer sobre la decisión de permitir que todas las tiendas permanezcan abiertas. En cambio, las autoridades decidieron concentrarse en reducir la aglomeración haciendo que los minoristas limiten severamente la capacidad, establezcan entradas controladas y prohíban comer y beber adentro, expuso.

En las próximas semanas en el condado de L.A., los hospitales tratarán de entrenar a su personal para satisfacer mejor las necesidades de los pacientes en estado crítico.

Anuncio

El condado de L.A. ya había implementado muchas de las restricciones antes de que se anunciara la orden, que requería que los restaurantes dejaran de permitir el comer en persona; cierres de parques infantiles, salas de juego y cines; y que la gente dejara de reunirse con personas que no sean miembros del hogar.

Pero el Condado modificará sus órdenes locales para reflejar las modificaciones adicionales requeridas por el estado, que incluyen el cierre de salones de belleza, barberías, servicios de cuidado personal, museos, zoológicos, acuarios y centros de entretenimiento familiar; limitar todos los comercios minoristas al 20% de ocupación máxima; y restringir los hoteles y el alojamiento al apoyo de infraestructura crítica, dijeron las autoridades.

Ferrer, cuya casa ha sido atacada por manifestantes que protestaban contra los cierres, dijo que entiende que se le pide a la gente que haga sacrificios dolorosos.

Agregó que espera que los funcionarios del gobierno aprueben otro paquete de estímulo para que la gente no tenga que elegir entre alimentarse o pagar el alquiler y enfermarse o exponer a otros.

Anuncio

“Siento que vivimos en el país más rico del mundo, sin embargo... no podemos permitirnos de alguna manera asegurarnos que cuando les pedimos a las personas que se queden en casa durante tres semanas, tengan una red de seguridad que realmente lo haga posible”, dijo ella. “En cambio, tenemos gente que lucha contra la salud pública como si fuéramos el enemigo cuando el virus es nuestro enemigo común”.

La orden se hará sentir de manera más dramática en condados como Orange y Ventura, donde se permitió que permanecieran abiertos más negocios.

Rick Hayes, un profesor de inglés de preparatoria jubilado, disfrutaba de su ritual diario de café y un periódico afuera en el Hangout Restaurant & Beach Bar cerca de Main Street en Seal Beach el domingo por la mañana.

Anuncio

Cuando se le preguntó sobre el inminente cierre que pondrá su rutina en espera durante al menos tres semanas, Hayes dijo: “Creo que es desafortunado, pero probablemente necesario”.

El hombre de 76 años, cuya mascarilla se bajó debajo de la barbilla para poder beber de su taza, parecía ser una minoría con una cubierta facial en la popular franja de restaurantes junto a la playa en el condado de Orange.

“Tenemos que tener esto bajo control”, manifestó. “Cubrirse parece ayudar”. Continuará pidiendo comida para llevar tan a menudo como pueda durante el próximo cierre para tratar de ayudar a las empresas locales a sobrevivir, dijo Hayes.

Anuncio

Hubo un apoyo notablemente menor para las restricciones justo al final de la calle en Hennessey’s Grill.

“Realmente me gustaría ver estadísticas sobre las muertes relacionadas con la salud mental como resultado de esto”, dijo Bob Berk, un ingeniero aeroespacial jubilado, que estaba tomando mimosas con su esposa y otra pareja en una mesa al aire libre. “Sí, este es un virus maligno, pero hay personas que no solo están perdiendo sus medios de vida sino también sus vidas por el suicidio y el estrés”.

“Es trágico”, agregó Berk, “pero que las personas que están en riesgo se queden en casa. No pongas en cuarentena a los sanos”.

Leslie Berk, quien dijo haber trabajado durante 30 años en consultorios dentales, comparó la preocupación por el coronavirus con el miedo que acompañó a la llegada del sida hace décadas. “Consideré seriamente cambiar mi carrera, pero no cerramos el país”.

Anuncio

El VIH, el virus que causa el SIDA, se transmite a través del contacto íntimo con la sangre y el semen. La mayoría de las personas la contraen al tener relaciones sexuales sin protección o al compartir agujas. El coronavirus se transmite a través de gotitas respiratorias en el aire y en las superficies; puede contraerlo simplemente hablando o tocando a alguien.

“Creo que, debido a las redes sociales, nos estamos concentrando mucho en este virus”, dijo Leslie Berk. “Seguro que es malo, pero cerrar el país no está bien”.

El gobierno del presidente Donald Trump regresa a las confusas negociaciones en el Capitolio en torno a un paquete de asistencia por COVID-19 y presenta un plan de 916.000 millones de dólares a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en el que se realizarían pagos directos de 600 dólares a la mayoría de los estadounidenses

Además del escepticismo de algunas personas hacia la ciencia y una sensación generalizada de fatiga, existen otros desafíos que podrían socavar la efectividad de las nuevas reglas.

Anuncio

El clima más fresco ha enviado a más personas adentro. La temporada navideña aumenta la tentación de viajar y hace que la gente anhele estar cerca de otras personas.

También está la cuestión de si la gente seguirá las reglas si no enfrentan consecuencias.

Como ha sido el caso desde el comienzo de la pandemia, muchos sheriffs de California han dicho que no harán cumplir la orden de quedarse en casa.

El sheriff del condado de Orange, Don Barnes, dijo el sábado que los agentes no serían enviados a llamadas que involucren cubrirse el rostro, reuniones o reglas para quedarse en casa, y calificaron el cumplimiento como “una cuestión de responsabilidad personal y no de aplicación de la ley”.

Anuncio

El condado de Orange registró un número récord de nuevos casos de coronavirus en un solo día el domingo: 2.025, superando el récord de 1.966 casos que reportó el Condado el sábado. Esa es la cuarta vez en las últimas dos semanas que el condado de Orange logra un récord de un solo día.

El Condado también alcanzó su cuarto récord diario consecutivo de hospitalizaciones por COVID-19 con 848 personas hospitalizadas, según datos publicados el domingo; eso es más de cinco veces peor que a mediados de octubre, cuando unos 160 fueron hospitalizados.

El aumento de los casos de COVID-19 hace que las autoridades escolares de L.A. cambien el curso de la reapertura. Durante el resto del semestre, todos los estudiantes aprenderán desde casa.

El sheriff del condado de Riverside, Chad Bianco, calificó la nueva orden de quedarse en casa como “completamente ridícula” y criticó al estado por amenazar con recortar los fondos a los condados que no cumplían con las pautas estatales del COVID-19 para la reapertura. (El condado de Riverside en octubre terminó modificando un plan para establecer su propia agenda de reapertura después de enterarse de que la medida podría poner en peligro decenas de millones en fondos estatales).

Anuncio

“Si bien la oficina del gobernador y el estado han amenazado con tomar medidas contra los infractores, el Departamento del Sheriff del condado de Riverside no será chantajeado, intimidado o utilizado como fuerza contra los residentes del condado de Riverside para hacer cumplir las órdenes del gobernador”, dijo Bianco el viernes en una declaración grabada en video.

Destacó a Newsom, llamándolo hipócrita por su manejo de la pandemia y aludiendo a la muy criticada salida del gobernador a French Laundry, un costoso restaurante de Napa Valley.

“Parece que parte del nuevo objetivo es desviar la atención de su comportamiento personal y el de los demás con una actitud de hacer lo que yo digo, no lo que yo hago, poniendo a la opinión pública en contra de los sheriffs de California”, dijo Bianco. "Él espera que arrestemos a cualquiera que viole estas órdenes, lo citemos y tomemos su dinero, cerremos sus negocios, hagamos que se queden en sus casas y les quitemos sus libertades civiles, o nos castigará a todos”.

Anuncio

El condado de Riverside alcanzó su séptimo récord diario consecutivo de hospitalizaciones por COVID-19 con 687 hospitalizados, según datos publicados el sábado; eso es más de cinco veces peor que a principios de octubre, cuando unos 135 fueron hospitalizados.

Los bares y restaurantes se llenaron durante la fiebre del almuerzo del domingo en Main Street en Huntington Beach, donde los bebedores y comensales pasaron una última tarde en los restaurantes al aire libre que bordean la vía peatonal.

“La gente que es dueña de estos restaurantes tiene que vivir, así que tengo emociones encontradas”, dijo Leo Sánchez, de 47 años, que estaba almorzando con un amigo en Surf City Ale House. Después de casi un año de restricciones, Sánchez sonaba resignado y un poco fatalista.

“Cuanto más veo cómo se desarrolla esto, siento que tal vez todo lo que sucede fue inevitable”, dijo Sánchez. “Quizá [el virus] tenga que atravesar la población y debemos vivir con las consecuencias. No estoy feliz por eso porque ya he tenido amigos cercanos que fallecieron por esta situación”.

Anuncio

Aún tambaleándose por la pérdida de mercados extranjeros, los recicladores de residuos se enfrentan a nuevos peligros debido al coronavirus y a la caída del precio de los nuevos plásticos.

De pie en el centro de la calle con un amigo, un cigarrillo y sin mascarilla, Saúl Emard, de 48 años, dijo: “La libertad es libertad. Si Dios me va a llevar, me llevará a mí. Así es como me siento”.

Emard comentó que es un contratista general cuyo empleo incluye trabajos en hospitales del área, por lo que está más ocupado que nunca. Pero la próxima orden de quedarse en casa será económicamente devastadora para amigos y familiares, señaló.

“Definitivamente va a haber mucha gente sin trabajo”, dijo el amigo de Emard, Michael Pittman. “Y sin estímulo, sin extensión de los beneficios por desempleo, el pánico comienza a instalarse”.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

La policía de Los Ángeles admite que este año ha realizado más de ocho veces el número de paradas de tráfico investigadas en el sur de Los Ángeles de lo que había revelado anteriormente.

A medida que disminuyen las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino entre las mujeres del sur de California, los expertos hacen sonar la alarma sobre las consecuencias de dejar de lado el bienestar de las mujeres

La cantante mexicana del éxito '¿Dónde quedo yo?’ revela lo que ha sido enfrentar el coronavirus y las consecuencias que le ha dejado en su cuerpo


Anuncio