Anuncio
Share
California

Solo quiere un trabajo que pague el alquiler, pero la realidad lo asusta

Todd Little
Todd Little está buscando trabajo.
(Steve Lopez / Los Angeles times)

Para algunos, la economía de California es un crucero de lujo. Otros buscan un salvavidas

Todd Little dice que el alquiler de su apartamento de un dormitorio en Toluca Lake está cubierto hasta febrero. Las tarjetas de crédito pueden mantenerlo hasta marzo, pero más allá de eso, a menos que encuentre trabajo pronto, no sabe dónde terminará.

¿Sin hogar, tal vez?

“Es una posibilidad”, dijo Little mientras tomaba una taza de café el martes por la mañana en un restaurante en Studio City.

El año pasado, escribí mucho sobre la falta de vivienda y todavía es un tema importante. Este año, sin embargo, he estado pensando que también quiero echar un vistazo más de cerca a los millones de californianos que todavía tienen techos sobre sus cabezas pero que apenas subsisten, a pesar de vivir en un estado con la quinta economía más grande del mundo.

Anuncio

Y luego, como si fuera una señal, escuché de Little, a quien conocí hace 10 años.

“50 Something and Faking Normal” (50 y tantos años y fingiendo normalidad), decía el espacio del mensaje en un correo electrónico que Little escribió a sus amigos y colegas.

“Es el comienzo de un nuevo año y, como muchos de ustedes saben, he estado solicitando y me he entrevistado para puestos de trabajo en vano”, escribió.

Little dijo que se preguntaba si ser de mediana edad iba en su contra, y solicitó información sobre todos y cada uno de los prospectos en trabajos temporales y ocasionales mientras continuaba su búsqueda de un empleo sólido a tiempo completo.

Anuncio

Conocí a Little en 2010, cuando el desempleo en California alcanzó su punto máximo durante la recesión. Era un desempleado de 45 años que se había graduado en diseño de teatro y dirección del Pitzer College y que cada día estaba más desesperado, ya que tenía que acudir regularmente a una despensa de alimentos de West L.A.

Cuando lo visité unos meses más tarde, había conseguido un trabajo en un comercio minorista, pero no estaba mucho mejor. Su largo viaje a un empleo de bajo salario lo hizo recortar todo, incluidos alimentos, ropa, artículos de limpieza del hogar e incluso bombillas para la luz.

Luego, Little consiguió un buen trabajo con una empresa de decoración del hogar. Durante casi ocho años, la presión disminuyó, con un detalle. Lo desalojaron de la casa que compartía en West Hollywood cuando el propietario la retiró del mercado de alquiler, pero con un ingreso estable, encontró un lugar similar en Toluca Lake.

Los buenos tiempos llegaron a su fin la primavera pasada, cuando su empleador cerró la tienda que Little administraba debido a la dura competencia de los proveedores en línea.

Little encontró otro trabajo brevemente, pero dijo que era un mal ajuste desde el principio. Recaudó el dinero de desempleo temporalmente, pero ahora vive con modestos ahorros y tarjetas de crédito que preferiría no usar.

Titulares de Hoy
Más de la mitad de los votantes de California han considerado la posibilidad de mudarse fuera del estado. Muchos de ellos eligen Texas, donde los bajos costos de vivienda vienen con compensaciones.

Little dijo que no sale a comer, no tiene cable, recorta cupones antes de comprar los comestibles los cuales estira para que le alcancen durante una semana. Evita las salidas con amigos porque no quiere ser un caso de caridad.

“Todavía siento que hay gente que necesita una mano más que yo”, dijo Little, que ni siquiera quería enviar el correo electrónico sobre su situación, pero fue motivado por un amigo.

No es que Little no pueda encontrar trabajo; es que no puede encontrarlo con un salario digno. Utiliza un grupo de sitios de búsqueda de empleo y llena un par de solicitudes al día, generalmente en línea, que puede parecer un paseo a través de marañas virtuales.

Anuncio

“Podría llegar a donde dicen que tienen algunas preguntas más, por lo que hace clic en este enlace, pasa por otro examen donde se le pregunta si está dispuesto a trabajar 24-7, y este empleo paga $13.25 por hora y si está de acuerdo con eso, y estará disponible durante 20 a 30 horas a la semana, pero básicamente son 20 porque así es como lo inician, y si dice que sí a todo eso, haga clic en un enlace que lo llevará a la programación de una entrevista”, dijo Little.

Pero si el tiempo que le dan para una entrevista no se ajusta al de usted, tal vez porque tuvo otra entrevista ese día, no contará con suerte.

Más de 36,000 personas sin hogar vivían en Los Ángeles, casi 59,000 en el condado... serán específicos, y también te dirán lo que no quieren y no necesitan de ti

Little dijo que llegó a una conversación en persona con el gerente de una farmacia, quien lo pasó a un asistente del gerente para una entrevista.

“Es para un trabajo a tiempo parcial, menos de 20 horas, a $14.25 por hora, que no funciona a menos que viva en una casa con familia y todos los demás estén ayudando a pagar el alquiler”, dijo Little. “La asistente era una niña encantadora, pero yo podría haber sido su padre, y ese es un gran problema. Los gerentes de contratación tienen la mitad de mi edad, o tal vez tres cuartos”.

Little piensa que en muchos casos, esos gerentes podrían temer que él tome su trabajo, o que un graduado universitario de mediana edad con buena dicción como él se vaya tan pronto como encuentre un mejor empleo.

Algunos amigos le han aconsejado que tome cualquier trabajo, sólo para tener uno. Otros le han dicho que no entre en pánico y que pase todo su tiempo concentrado en conseguir el empleo adecuado.

Little ha dejado de reportar su edad, sus tres décadas de experiencia laboral y el año de su graduación universitaria en su currículum vitae y sus solicitudes por temor a que vaya en su contra.

Anuncio

Podría acoger a un compañero de cuarto, pero está tratando de evitar eso, o mudarse a un área con un costo de vida más barato, pero no tendría ninguna conexión social o laboral en ese lugar, y los salarios podrían ser aún más bajos, quizá pudiera conducir para Uber, pero su Ford Explorer 2006, con 148.000 millas, no es una opción económica ni particularmente agradable.

Little quiere un trabajo real y tiene que creer que finalmente lo encontrará. Pero su historia es un recordatorio de cuán engañosas pueden ser las estadísticas económicas optimistas en un momento de desigualdad de ingresos alucinante.

“La economía de EE.UU y la economía de California están creciendo y la tasa de desempleo es baja, pero el crecimiento está separado de la manufactura y muchos empleos tradicionales, y cuando tienes ese tipo de transformación... hay una seria dislocación”, dijo Jerry Nickelsburg, director del UCLA Anderson Forecast.

La tecnología es un buen campo para perspectivas de trabajo sólidas en el futuro, dijo Nickelsburg, pero el readiestramiento puede ser un desafío de múltiples maneras para las generaciones mayores.

“Si, por ejemplo, andas en tus 50 años y fuiste a la escuela durante un año para adquirir nuevas habilidades, todavía tiene 50 años”, dijo Nicklesburg. “Es mucho más difícil hacer que valga la pena incluso si consigues un trabajo, y va a ser más complicado convencer a un empleador de que puedes ser un trabajador a largo plazo en el que deberían invertir mucho dinero”.

Little preferiría un empleo en el que ayudara a las empresas a construir relaciones con los clientes, pero está abierto a casi cualquier línea de trabajo y ha presentado su solicitud en Home Depot y en varias empresas de productos minoristas. Su problema, como el de muchos otros californianos, no es sólo que los salarios son bajos, sino que los costos de la vivienda son muy altos.

“El auge de la vivienda está concentrado en estas regiones costeras y los costos de la misma van creciendo más rápido que los salarios, especialmente en la parte inferior”, dijo Julien Lafortune, del Instituto de Políticas Públicas de California. “Cada vez es más difícil mantenerse al día”.

A pesar de la dura retórica de Trump sobre la crisis de los desamparados en Los Ángeles, los altos funcionarios están trabajando en un plan que involucraría más fondos federales y tierras.

Un poco menos del 40% de la población de California está en el nivel de pobreza o cerca de él cuando se tiene en cuenta el costo de vida, dijo Lafortune, quien fue uno de los investigadores en un informe recién publicado que estableció que la fuerte economía de California tiene “realidades económicas subyacentes” que no se ven tan bien

Mientras tomábamos un café, Little y yo revisamos algunos de esos informes juntos.

Casi 2 millones de californianos de entre 25 y 64 años trabajaban pero vivían en la pobreza en 2017.

Las ganancias anuales promedio para las familias blancas y asiáticas fueron de $115,000 en 2018, mientras que sólo fueron $66,000 para los afroamericanos y $60,000 para los latinos.

Desde 1980, el promedio de la familia de ingresos medios está mejorando un 24%, pero el promedio de la familia de altos ingresos está aumentando entre un 50% y un 60%.

Y el 10% superior de las familias gana más de 10 veces que el 10% inferior, un múltiplo que se ha duplicado desde 1980.

“Eso es asombroso”, dijo Little. “Escucho números como estos todo el tiempo, y me pregunto qué pasó con la clase media. ¿A dónde se fue?”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Profundizando más, nos dimos cuenta de que ambos conocíamos el dolor del divorcio, los desafíos de ser padres solteros y la tristeza de las noches solitarias


Anuncio