Secciones de la autopista 101 fueron cerradas por los fuertes vientos. Ordenan más evacuaciones

Secciones de la autopista 101 fueron cerradas por los fuertes vientos. Ordenan más evacuaciones

El regreso de los fuertes vientos empujó el fuego del condado de Ventura hacia varias comunidades, lo que provocó nuevas evacuaciones.

Las comunidades tanto en la costa como en el interior, estaban bajo amenaza. A las 4 a. m., las autoridades cerraron la autopista 101 entre las rutas 126 y 150. Según la Patrulla de Caminos de California, no había rutas abiertas entre los condados de Santa Bárbara y Ventura.

El incendio de Thomas ha quemado alrededor de 90,000 acres y sembrado un camino de destrucción que se extiende más de 10 millas desde Santa Paula hasta el Océano Pacífico.

Mientras las llamas estallaban en los vecindarios de Ojai, Carpinteria y Fillmore, las autoridades emitieron nuevas órdenes de evacuación en el Valle de Ojai, notificando a los residentes con una alerta de emergencia por teléfono celular. Las autoridades dijeron que estaban ayudando a los residentes de cinco instalaciones de vida asistida a evacuar.

"Definitivamente se está moviendo", dijo sobre el incendio el capitán del Sheriff del condado de Ventura, Garo Kuredjian. "Los pronósticos  fueron correctos en cuanto a la previsión del viento para esta noche, es mucho más ventoso que ayer".

Hay fuego en el lado norte y este de la carretera 150 y en el lado oeste de la autopista 33.

"Es un patrón de viento extraño", dijo Kuredjian.

Las autoridades ya habían ampliado las órdenes obligatorias de evacuación horas antes en el este de Ojai después de que las llamas bajaron por las laderas a unas cuatro millas al norte del centro de la ciudad. Los residentes llenaban las esquinas de las calles para mirar las llamas, preguntándose si iban a verse obligados a irse.

"Se ven muy mal las cosas allí arriba, pero hasta ahora no hemos perdido ninguna estructura en la ciudad de Ojai", dijo Rudy Livingston, director de finanzas de la ciudad. Dijo que las autoridades tienen cuatro camionetas de 15 pasajeros y tres carros disponibles para ayudar a evacuar a los residentes.

Aproximadamente media hora después, a los residentes en Carpinteria al este de la avenida Bailard, a lo largo del flanco oeste del incendio, se les recomendó evacua a través de una alerta de emergencia emitida a los teléfonos celulares.

El fuego de Thomas estaba contenido en un 5%, principalmente a lo largo del flanco sureste en el área de Santa Paula. Los meteorólogos dicen que los fuertes vientos de Santa Ana, junto con la baja humedad, podrían ofrecer hoy jueves "una receta para que el fuego crezca de una manera explosiva".

"Será una noche y un día muy desafiantes para nosotros mañana", dijo el miércoles, el portavoz del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California, Tim Chávez, y agregó que hay potencial para el crecimiento del fuego en el lado noroeste y una alta probabilidad de nuevos incendios. "Va a ser un día difícil".

El enfoque el miércoles, dijeron las autoridades, fue mantener el fuego fuera del Valle de Ojai mientras evaluaban la devastación en las ciudades de Ventura y Santa Paula.

Los vientos calientes de Santa Ana que condujeron el fuego a una velocidad notable el martes, habían disminuido mucho el miércoles. Sin embargo, se pronostica que aumentarán nuevamente el jueves.

"Estamos en el comienzo de un evento de viento prolongado", dijo el jefe de bomberos del estado, Ken Pimlott.

"No habrá capacidad para combatir el fuego en este tipo de vientos", dijo Pimlott. "Necesitamos que todos en el público escuchen y presten atención. Esto no es 'mira las noticias y sigue con tus actividades'. Esto es de prestar atención minuto a minuto ... hay que mantenerse en estado de alerta".

Entre los residentes que tomaron en serio las palabras de Pimlott se encontraban Kristy Cantrall, quien por si las dudas, dejó una manguera de jardín en el techo de su casa en Santa Paula.

Solo un día antes, el incendio de Thomas estaba a media milla de distancia de su barrio  en Vela Court, lo que provocó que los vecinos treparan a sus techos y rociaran sus casas con agua.

Los helicópteros revoloteaban sobre sus cabezas, arrojando cubos de químicos retardantes de fuego sobre eucaliptos que se habían incendiado justo al norte del vecindario.

El hijo de Cantrall, Colin, manejó desde Simi Valley para regar la casa de su madre la noche del martes. "Una vez que vimos venir helicópteros, sabíamos que teníamos que empezar a empapar todo", dijo.

Colin tenía pensado hacer lo mismo en su casa el miércoles, si se encendía el fuego. Mientras tanto, solo vigilaban las noticias.

Los directivos de bomberos estatales dijeron que cerca de 12,000 hogares siguen amenazados por las llamas, mientras que 50,000 personas se han visto obligadas a huir.

El gobernador Jerry Brown declaró el estado de emergencia, ya que aproximadamente 1.100 personas se encontraban directamente afectadas por los incendios. Al menos un bombero ha resultó herido.

Elementos del departamento de Bomberos dijeron que el área que denominaron "rama uno", que incluye a Ojai, la ciudad montañosa conocida por ser un refugio de buscadores de una vida espiritual, entusiastas de la salud y celebridades, es una de sus prioridades.

Los bomberos están armando un plan para proteger a Ojai y han expresado su preocupación de que los vientos podrían empujar las llamas hacia la ciudad.

"El fuego está aquí y ha envuelto a la comunidad", dijo Shane Lauderdale, directora de una sucursal de Cal Fire, mientras se reunía con otros bomberos  en un estacionamiento en el centro de la ciudad.

Con un mapa del valle de Ojai sobre el capó de un vehículo y las cenizas cayendo a su alrededor, Lauderdale dijo que están enviando más equipos y bomberos a las áreas al sur y al este de la ciudad. Estamos aprovechando la calma actual para concentrar los recursos a lo largo de una línea defensiva ", dijo.

Los bomberos están moviendo sus equipos pesados para enfrentar el incendio en las afueras de la ciudad, mientras que los equipos de mano están haciendo zanjas." Vamos a tener mucho más trabajo hoy", dijo Lauderdale.

La amenaza de incendio se considera grave hasta el viernes, cuando se pronostica que disminuirán los los vientos de Santa Ana. Sin embargo, el administrador de la ciudad de Ojai, Steve McClary, dijo: "Hasta que no tengamos niebla desde el oeste y llueva, no sentiremos que esto ha terminado".

Las autoridades dijeron que el área sureste del incendio de Thomas era una de sus más altas prioridades debido al "tremendo volumen de fuego" en esa área.

Reiteraron un mensaje difundido esta mañana: apagar incluso arbustos pequeños a lo largo de las carreteras y extinguir las brasas más pequeñas en el camino a las llamas más grandes porque "así es como se propaga de casa en casa".

El  fuego de Thomas  es el peor de varios incendios importantes activos  en el sur de California, entre ellos el de Bel-Air que cerró la autopista 405 el miércoles; el del Bosque Nacional Ángeles cerca de Sylmar y otro en el Valle de Santa Clarita.

Al menos 150 estructuras, incluyendo un complejo de apartamentos y el Hospital Vista Del Mar, fueron consumidos por las llamas.

Pero Cal Fire sospecha que el número real es cientos más; los bomberos simplemente no han podido llegar a ciertas áreas.

Geoff Marcus pasó junto a los restos calcinados de su Dodge Ram en la entrada de su casa de Ventura y examinó los escombros que quedaron atrás. El destructivo incendio de Thomas afectó su casa de cinco habitaciones de la que ha sido propietaria durante 60 años. "Estoy buscando ver qué podemos salvar", dijo Marcus, de 58 años.

Pasó la mañana revolviendo entre las cenizas con sus dos hijos, Steven y Daniel. Juntos, pudieron encontrar unas cuantas tazas y platos de cerámica.

Marcus dijo que él y su madre fueron evacuados el lunes y no tuvieron más de 10 minutos para irse. Vio las llamas - "un resplandor anaranjado como si la tierra estuviera enojada" - y supo que era hora de evacuar".

“Solo tuvimos tiempo suficiente para reunir a la familia y eso fue todo. Eso fue todo lo que tuve", dijo.

Las casas de sus vecinos a lo largo de una colina cercana también se quemaron.

 El miércoles, el humo subía del suelo, que todavía irradiaba calor. "Siento las pérdidas, pero mi familia está a salvo, ybueno, eso es todo lo que me importa. Las cosas pueden ser reemplazadas ", dijo Marcus, mientras caminaba entre pilas de madera y aparatos electrodomésticos quemados.

Detrás de él, una ducha ennegrecida estaba perfectamente intacta. "Aquí éramos felices, aquí es donde celebramos el Día de Acción de Gracias y la Navidad. Todo lo que mi madre había conseguido  y apreciado se ha ido", dijo.

Mientras sus hijos miraban la propiedad, Marcus buscó un artefacto en particular: una parte de la entrada donde él y su padre habían tallado sus nombres en 1984."Tenía la esperanza de encontrar algunas joyas, pero todo se derritió ", dijo.

Marcus y su madre se quedan en la casa de su sobrino que vive cerca hasta que su compañía de seguros les proporcione una vivienda temporal. "Esperaba que al volver todavía tuviéramos casa", dijo. "Ahora vamos a reconstruir y a comenzar de nuevo. No hay mucho que puedas hacer”

Su hijo Steven levantó su cabeza hacia donde una vez estuvo la chimenea." ¡Oye! ", gritó. "¡Encontré un ángel!" Agitó una pequeña estatuilla con un halo sobre su cabeza, luego se la arrojó a su hermano con una sonrisa.

En una sesión informativa el miércoles por la mañana, Rich Thompson, meteorólogo del National Weather Service, les dijo a las cuadrillas que los vientos de Santa Ana volverían a arreciar el jueves.

Los representantes de los bomberos  dijeron que "el viento lo ha empeorado todo... ha impulsado el fuego a través de todo tipo de terreno. Cuando escuchas que los vientos van a aflojar un poco, te sientes aliviado, hasta que recuerdas que bajar un poco quiere decir que las ráfagas de 80 millas por hora bajarán a 35", dijo el jefe del batallón Cal Fire Tim Chávez. "Si notan que el aire se queda quieto por un momento, quédese allí".

 Las cuadrillas fueron advertidas de las muertes de bomberos que ocurrieron en esta área en el pasado durante "una situación muy similar a la de hoy, un Santa Ana debilitado".

El capitán Steve Kaufmann dijo que 50,000 residentes habían sido evacuados de sus hogares y muchos desconocen el destino de sus propiedades. "Muchas de esas personas no han visto el estado de sus hogares desde que se fueron, y nosotros tenemos un número importante de casas destruidas ", dijo. "Les ruego que no publiquen imágenes de casas o estructuras destruidas. No queremos ser los primeros en informarles que su casa ha sido destruida”.

El fuego pasó por Ventura el martes, quemando casas en las laderas, llegando a subdivisiones y también consumiendo un hospital y un gran edificio de departamentos. El fuego barrió a través de cuadras enteras, afectando  algunas casas y evitando otras.

El incendio comenzó alrededor de las 6:25 p.m. del lunes en las estribaciones del Colegio Thomas Aquinas en Santa Paula, un popular destino de senderismo. Creció salvajemente a más de 15 millas cuadradas en las horas siguientes, consumiendo vegetación que no se había quemado en décadas, dijo el sargento de Bomberos del condado de Ventura, Eric Buschow.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Los Angeles Times
EDITION: California | U.S. & World
57°