Advertisement

Si los maestros van a la huelga en Los Ángeles, ¿a dónde irán medio millón de niños?

Si los maestros van a la huelga en Los Ángeles, ¿a dónde irán medio millón de niños?
Manifestantes se unen a la marcha del sindicato de maestros en el centro de Los Ángeles el mes pasado. (Gina Ferazzi / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Si los maestros del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles se declaran en huelga el 10 de enero según lo planeado, cerca de medio millón de estudiantes no encontrarán a sus maestros, enfermeras, consejeros y bibliotecarios en las escuelas.

A través del sistema escolar, que se extiende más allá de los límites de la ciudad, los padres están tratando de averiguar qué hacer con sus hijos. ¿Deberían enviar a sus hijos a la escuela y cruzar las líneas de los huelguistas ¿O deberían mantenerlos en casa para apoyar a sus maestros? Y si es así, ¿cómo se las arreglarán?

Advertisement

El distrito escolar es el segundo más grande del país, con una extensión de 710 millas cuadradas y numerosas ciudades.

Incluye barrios ricos como Bel-Air y Pacific Palisades, pero la mayoría de sus estudiantes son pobres. Ocho de cada 10 dependen de sus escuelas para las comidas, y muchos reciben servicios médicos y de salud mental en el campus.

Advertisement

El Times pidió a los padres de todo el distrito que compartieran sus ideas sobre que harán en los próximos días. Ofrecieron una amplia variedad de respuestas.

LAUSD ha dicho que todas las escuelas estarán abiertas durante la huelga, si la hay, y que los estudiantes recibirán instrucción. Pero el personal será escaso. Alrededor de 400 substitutos y 2,000 miembros acreditados del personal del distrito se repartirán para reemplazar a alrededor de 30,000 miembros del sindicato de maestros.

El distrito tomó acción legal el jueves 3 de enero en un intento de forzar a los maestros que trabajan con estudiantes con discapacidad a permanecer en el trabajo.

Los padres que dijeron que tenían la intención de enviar a sus hijos a la escuela enumeraron una serie de razones. Algunos trabajan tiempo completo. Algunos piensan que sus hijos deben estar presentes para ser parte de la historia.

Advertisement

Unos cuantos padres dijeron que enviarían a sus hijos a la escuela durante los primeros días, pero que medirían su seguridad y la cantidad de educación que estarán recibiendo para decidir cómo proceder.

Terri Haywood, cuyas hijas están en noveno y décimo grado en el Centro de Estudios Enriquecidos de Los Ángeles en Mid-City, dijo que las enviará a la escuela inicialmente. Ella sabe que el distrito perderá dinero si están ausentes, ya que los fondos del estado están ligados a la asistencia, dijo, y mantenerlos en casa alteraría los horarios de trabajo de sus padres.

Pero dijo que no espera que sus hijas reciban mucha instrucción durante esos días.

"Nuestra administración nos ha dicho que.... todos los niños tendrán que ser colocados en grandes espacios como el auditorio, el gimnasio, la sala de baile", dijo Haywood, "y los niños tendrán que estar allí para ser supervisados".

"¿Y qué puedes enseñar? No se puede enseñar matemáticas de esa manera", dijo Haywood, que es un entrenador de liderazgo ejecutivo.

Según su proyección, si la huelga se prolonga, mantendrá a los niños en casa y diseñará actividades académicas para ellos, como tareas de escritura o sesiones en línea a través de Khan Academy, una organización educativa sin fines de lucro.

Marco Luarte de Northridge deja a sus tres hijos cada mañana en las escuelas públicas del Valle de San Fernando. Un paquete de información del distrito asegurándole que recibirían supervisión e instrucción durante una huelga le hizo decidir seguir enviando a sus hijos a la escuela siempre y cuando se sintieran seguros.

"Tengo la impresión de que si no van a la escuela, se les imputaría", dijo Luarte, que trabaja desde su casa como administrador de sistemas y expuso que sería difícil hacer su trabajo con los niños en casa.

Advertisement

California requiere que los estudiantes asistan a la escuela a menos que tengan una excusa válida. Una portavoz del Servicio Unificado de Los Ángeles dijo en un correo electrónico que una huelga no se considera una excusa válida para faltar a la escuela.

Silvia Rodríguez, madre de familia, afirmó que en caso de una huelga, planea llevar a sus dos hijos a la Escuela Comunitaria de UCLA en Koreatown y luego marchar con los maestros.

"Creo que es el mejor ejemplo que podemos darles", dijo.

Rodríguez espera que sus hijos, en primer y séptimo grado, obtengan maestros suplentes, al menos para "mantenerlos entretenidos" y seguros. Si no, dijo, encontraría una manera de que estudien en su casa.

"No trabajo. Puedo ocuparme de ellos", dijo. "¿Pero los padres que trabajan? Va a ser un caos".

En la línea de huelga

Muchos padres dijeron que sus hijos tendrían más probabilidades de estar en las líneas de huelga que cruzarlas y sabotear la huelga.

Entre ellos se encuentran los maestros de L.A. Unified School District, que también son padres del distrito. Si faltan a la escuela, lo más probable es que sus hijos también lo hagan.

Alex Caputo-Pearl, presidente de la UTLA, está dando ejemplo con sus propios hijos. "Mis hijos estarán en las líneas de huelga", dijo. "Es una gran experiencia de aprendizaje".

Toby Smith, profesora de danza en ocho escuelas de L.A. Unified Schools, afirma que su hija de 5 años, en un jardín de infantes de transición, estará  con ella. "Le dije que hay demasiados estudiantes en su clase y que no tenemos suficiente dinero para pagar nuestra casa", confesó Smith.

Otros maestros-padres dijeron que sentían lo mismo.

Rocío López, que enseña primer grado en la Escuela Primaria Beachy en Arleta, dijo que su hijo de 9 años, Nathan Soto, se unirá a ella en la línea de huelga. Ella quiere que él aprenda "a defender lo que él cree", dijo el pasado 15 de diciembre, cuando ella y Nathan se unieron a miles de personas en el centro de Los Ángeles en la Marcha por la Educación Pública, su primera gran protesta.

Estos maestros reconocen que el distrito escolar perderá dinero si la asistencia disminuye, pero algunos dijeron que esto podría ser necesario.

"Si L.A. Unified Grocers no siente la necesidad que nosotros sentimos", dijo Smith, "puede que no estén motivados para hacer cambios".

Algunos maestros están usando libros apropiados para su edad para ayudar a explicar la huelga a sus hijos.

Kirti Baranwal es maestra en la Escuela Comunitaria de UCLA en Koreatown, donde su hija Sonali Martínez-Baranwal, de 7 años, está en segundo grado. Baranwal dijo que planeaba sentarse con Sonali y releer "Click, Clack, Moo" —sobre las vacas que dejan de dar leche hasta que reciben mantas eléctricas— así como "Side by Side", sobre Dolores Huerta, César Chávez y la lucha por los derechos de los trabajadores agrícolas.

Dijo que también leerían "Sí Se Puede", la historia de una huelga de conserjes desde la perspectiva de un niño cuya madre está en huelga.

El plan es "dejar que haga muchas preguntas y luego asegurarse de que sepa que todo el mundo va a estar a salvo", según Baranwal.

"Quiero que aprenda que nuestra comunidad tiene poder", añadió Baranwal, "y que cuando no nos sentimos tratados justamente, podemos usar nuestras voces y nuestras acciones para pedir lo mejor para nuestras comunidades".

Advertisement

El sindicato está pidiendo a los padres y niños del distrito que se unan a ellos en la línea de huelga. Holly Jackson, maestra y presidenta del capítulo sindical de la Escuela Primaria John W. Mack, dijo que le han dicho que tendrá dinero para alimentar a los estudiantes.

"Nuestros estudiantes reciben tres comidas en la escuela", expresó. "Eso es un gran problema. Entiendo eso. Como madre soltera, lo entiendo".

Joanna Belson, madre de estudiantes en Colfax Elementary y Walter Reed Middle School, dijo que ella y muchos otros padres que no trabajan para el distrito, planean estar en las líneas de huelga con sus hijos para apoyar a los maestros.

"Si los maestros no pueden enseñarles ese día, van a tener una lección de la vida real en las líneas de huelga y van a ver cómo funciona el mundo real", dijo Belson.

Otros podrían estar ausentes también

Si los maestros hacen huelga, es probable que se unan a ellos enfermeras y trabajadores sociales psiquiátricos cuya ayuda es vital para muchos estudiantes, particularmente en áreas desatendidas, pero que también son miembros de United Teachers Los Angeles.

Los trabajadores sociales psiquiátricos, por ejemplo, ofrecen asesoramiento en salud mental e intervención en crisis.

Amanda, la hija de Rosa Andresen, residente de South Gate, está en un programa para personas con discapacidades múltiples y severas en Pacific Boulevard Elementary School en Huntington Park. Amanda, de 20 años, tiene parálisis cerebral y necesita atención constante. El programa ofrece aprendizaje y socialización, así como cuidado mientras Andresen trabaja a tiempo parcial. Le preocupa que pueda ser peligroso dejar a su hija en la escuela con una supervisión reducida, especialmente si el personal capacitado está ausente.

La idea es "muy aterradora porque va a ser como un caos", dijo Andresen. Amanda podría caerse o vagar por algún lugar peligroso o tener una convulsión sin que nadie la ayude.

La reportera del Times Andrea Castillo contribuyó con este informe.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement