Advertisement

Investigan la existencia de sociedades secretas entre agentes del Sheriff

Investigan la existencia de sociedades secretas entre agentes del Sheriff
Samuel Aldama, agente del sheriff del condado de LA, admitió en una demanda que tiene un tatuaje en la pantorrilla asociado con la estación de Compton, donde trabajaba. La foto de su tatuaje apareció en la demanda. Los directivos han intentado desalentar la existencia de sociedades secretas  y tatuajes  similares entre agentes. (Firma Sweeney / Glickman y Glickman) (Los Angeles Times)

Jim McDonnell, Sheriff del condado de Los Ángeles, ha lanzado una investigación exhaustiva sobre las sociedades secretas y está investigando si existen dentro de sus filas pandillas que promueven comportamientos ilícitos.

El anuncio de McDonnell en una reunión de la Comisión de Supervisión Civil del Sheriff, se produce dos semanas después de que surgieran denuncias de que hasta 20 agentes en la Estación Compton tienen tatuajes con un esqueleto sosteniendo un rifle.

Advertisement

Un agente de Compton admitió recientemente bajo juramento, que se había tatuado en junio de 2016, unos dos meses antes de verse involucrado en un tiroteo fatal, informó The Times.

Las revelaciones fueron alarmantes dada la larga historia de sociedades secretas en el interior del departamento, que promovieron el uso excesivo de la fuerza y aplicaron un código de silencio.

McDonnell, quien fue elegido en 2014 con la promesa de reformar una agencia inundada de denuncias de corrupción, dijo que se ha reunido con el Inspector General del Sheriff y el abogado del condado, para estudiar por qué se forman los grupos, si son exclusivos, si se requiere que los miembros actúen de cierta manera y si promueven ciertas conductas ilícitas.

"Las sociedades secretas erosionan la confianza pública así como la moral interna, y no serán toleradas dentro del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles", dijo McDonnell.

Dijo que quería que los agentes se unieran voluntariamente al análisis de la situación y agregó que aún está en marcha una investigación administrativa sobre el tiroteo de 2016.

En agosto de 2016, el agente de la estación de Compton Samuel Aldama y otro auxiliar de policía, dispararon contra un hombre que, según dijeron, portaba una pistola. La autopsia mostró que el hombre, Donta Taylor, recibió seis disparos.

Los investigadores no encontraron un arma en o cerca del cuerpo de Taylor, pero dijeron que los residuos de los disparos en sus pantalones cortos sugerían que había tenido una pistola allí en algún momento. La oficina del fiscal del distrito dijo que los agentes actuaron legalmente.

Como parte de una demanda por homicidio culposo presentada por la familia de Taylor, Aldama admitió en una declaración en mayo, que él es uno de 10 a 20 de sus colegas que tienen el tatuaje con el esqueleto con las letras "C P T" de la estación de Compton.

Aldama dijo que el tatuaje significa "trabajar duro" y no está asociada con un club exclusivo o con el uso de la fuerza.

Priscilla Ocen, profesora de la Facultad de Derecho de Loyola y miembro de la comisión de supervisión, dijo que el esfuerzo de McDonnell fue "un buen primer paso".

"Pero la pregunta es, si investigamos y descubrimos que existe una cultura, sociedades secretas o pandillas en el Departamento del Sheriff, ¿qué se hará al respecto?", se cuestionó .

En la reunión, Ocen le preguntó a McDonnell si su investigación se extendería a sus ejecutivos de alto nivel y si también tienen tatuajes similares. McDonnell respondió que sí, pero dijo que confía en que los miembros de su equipo de comando sean personas íntegras.

Sean Kennedy, quien también sirve en la comisión y es director ejecutivo del Centro de Derecho y Política Juvenil de la Escuela de Leyes Loyola, dijo que sería estadísticamente probable que algunos ejecutivos del Departamento del Sheriff tuvieran tatuajes.

"Creo que el público tiene derecho a saber si los policías de alto nivel son miembros de una sociedad secreta", dijo Kennedy.

Advertisement

La vocera del departamento, Nicole Nishida, no quiso comentar si los ejecutivos del Departamento del Sheriff pertenecen a alguna sociedad secreta o si tienen tatuajes, diciendo que la pregunta "hace suposiciones que no están justificadas". Dijo que aunque todos los agentes tienen derecho a la libertad de expresión, el departamento no tolera los comportamientos ofensivos.

Las sociedades secretas en el interior del departamento datan de por lo menos de la década de 1970 y han tenido nombres como Regulators, Grim Reapers y Jump Out Boys. Algunas de las sociedades secretas han sido acusadas de promover el uso excesivo de la fuerza. Hace casi 30 años, un juez federal dijo que el club vikingo era una "pandilla supremacista blanca y neonazi".

El tema es divisivo, y algunos agentes defienden a los grupos como una forma de honrar a los policias trabajadores y respetuosos de la ley.

La discusión de los tatuajes hizo una reunión especialmente polémica. En un momento, Robert Bonner, un comisionado y ex juez federal, se levantó de su puesto y salió de la sala después de enfrentarse con un miembro del público que hizo comentarios despectivos hacia él y McDonnell.

Kim McGill, un organizador de Youth Justice Coalition, también habló y dijo que las sociedades secretas deberían llamarse "pandillas" si se ajustan a la definición legal de una pandilla como un grupo de tres o más personas que cometen delitos y adoptan un símbolo común o nombre.

Nishida dijo que los hallazgos del estudio relacionados a los tatuajes  se darán a conocer en un informe público.

McDonnell dijo que espera poder dar un informe sobre los resultados en aproximadamente tres meses.

"Al final del día, todos, y lo más importante, nuestro público, deberían estar seguros de que no hay 'pandillas' de agentes que operan clandestinamente en ninguna parte del departamento", dijo McDonnell.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement