Advertisement

UNA DECISION

UNA DECISION
UNA DECISION

Enrique se hunde aún más en la drogadicción. Para mediados de diciembre, le debe 6,000 lempiras al que le vende la marihuana, lo que equivale a $400. No tiene más que 1,000 lempiras. Promete conseguir el resto esa semana, pero no cumple. El fin de semana siguiente se topa con el traficante por la calle.

El traficante acusa a Enrique de mentirle y lo amenaza de muerte.

Advertisement

Enrique le suplica para que le dé otra oportunidad.

Si no paga, el narco jura que le matará a la hermana. Ha confundido a una prima con Belky. Quiere matar a Tania Ninoska Turcios, de 18 años, pensando que ella es la hermana de Enrique. Las dos jóvenes están a punto de terminar la secundaria, y gran parte de la familia está de viaje celebrando la graduación en un hotel nicaragüense.

Enrique fuerza la puerta trasera de la casa de sus tíos, Rosa amalia y Carlos Orlando Turcios Ramos. Titubea. ¿Cómo puede hacerle esto a su propia familia? Tres veces se acerca a la puerta, la abre, la vuelve a cerrar y se va. A cada intento, aspira profundamente de la bolsa de pegamento.

Por fin entra en la casa, fuerza la cerradura de un dormitorio y usa un cuchillo para penetrar en el armario de su tía. Mete 25 alhajas en una bolsa de plástico y las esconde debajo de una piedra cerca de un corralón de maderas cercano.

A las 10 p.m. regresa la familia y encuentra el dormitorio todo revuelto.

Los vecinos aseguran que el perro no ladró.

"Debe de haber sido Enrique", comenta la tía Rosa Amalia, quien llama a la policía. El tío Carlos sale con varios agentes a buscarlo.

"¿Por qué lo has hecho? ¿Por qué?", le grita la tía Rosa Amalia.

"Yo no fui". Pero con sólo decirlo se sonroja de culpa y vergüenza. Le ponen las esposas. En la patrulla, se pone a temblar y a llorar. "Estaba drogado. No lo quería hacer". Le cuenta a la policía que un traficante a quien debía dinero había amenazado con matar a Tania.

Les muestra la bolsa de alhajas.

"¿Quieren que lo encerremos?", preguntan los agentes.

El tío Carlos piensa en Lourdes. No le pueden hacer esto. Más bien, le prohíbe a Tania que salga, por su propia seguridad.

Pero lo ocurrido convence por fin al tío Carlos de que Enrique necesita ayuda. Le busca un trabajo en una distribuidora de neumáticos a $15 por semana. Almuerza con él todos los días pollo y sopa hecha en casa. Le dice a la familia que es preciso mostrarle a Enrique que lo aprecian.

Durante el mes que sigue, enero del 2000, Enrique trata de dejar las drogas. Reduce la dosis, pero vuelve a flaquear. Cada noche llega más tarde a casa. Le da asco su persona. Viste como un holgazán. La vida se le está yendo de las manos. Pero le queda suficiente lucidez como para decirle a Belky que ya sabe lo que debe hacer.

No le queda otra opción más que ir a buscar a su madre.

La tía Ana Lucía Aguilera está de acuerdo. Ella y Enrique llevan meses en pie de guerra. Ana Lucía es el único sustento de la familia. A pesar de su empleo en el taller, Enrique sigue siendo una carga económica.

Y lo que es peor, mancilla lo único que le queda a la familia: su buen nombre.

Tienen agrias discusiones que ambos, además de la abuela Agueda, recordarán meses después: "¿De dónde vienes, vagabundo?" le pregunta Ana Lucía a Enrique apenas entra por la puerta. "Vienes a comer ¿eh?".

"¡Cállate!", responde el joven. "Yo a ti no te pido nada".

"¡Eres un vago, un drogadicto! Aquí nadie te quiere", la oye gritar todo el vecindario. "¡Esta no es tu casa. Vete con tu madre!"

Una y otra vez, Enrique repite en voz baja, como suplicando: "Mejor que te calles".

Al fin pierde los estribos. Le propina dos puntapiés en el trasero a la tía Ana Lucía.

La tía grita.

La abuela sale de la casa, agarra un palo y lo amenaza si vuelve a tocar a Ana Lucía. Ya hasta su abuela quiere que se vaya a Estados Unidos. Dice que está arruinando a la familia y se está perjudicando a sí mismo. "Allá va a estar mejor".

     [ Inicio de la Página ] PROXIMO: LA DESPEDIDA
Advertisement
Advertisement