Advertisement

Leer permite que los niños miren hacia su interior

Maya Chen, 4, looks at a book during the first day of the annual Los Angeles Times Festival of Books.
Maya Chen, de 4 años, lee un libro el primer día de Los Angeles Times Festival of Books.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

Hay más en la lectura que desarrollar habilidades de comprensión, aumentar el vocabulario y cultivar el amor por los libros (¡aunque esas son cosas geniales!). Cuando las familias comparten historias y leen juntas en voz alta, abren caminos para explorar la identidad. Si bien los siguientes tres libros tienen narraciones hermosas que se destacan por sí mismas, también permiten discusiones significativas, incluso con niños pequeños.

Tome la lección de ciencias naturales envuelta en una pregunta existencial de “Carl and the Meaning of Life” de Deborah Freedman. Una lombriz de tierra cuya vida cotidiana incluye excavar en la tierra dura, Carl es arrojado cuando un ratón de campo le pregunta, “¿Por qué haces eso?” Se pone en marcha para descubrir por qué, y finalmente, aprende el importante papel que él juega en un mundo interconectado. El viaje de conciencia de Carl puede ayudar a los lectores a darse cuenta de que lo que hacen tiene valor y cómo sus propios talentos únicos pueden marcar la diferencia.

Mientras que la historia de Carl rodea sus preguntas con gentileza y significado, “¿De dónde eres?” por Yamile Saied Méndez se enfoca en una pregunta central que trae frustración a la protagonista del libro. Los niños en el patio de recreo junto con los maestros y otros adultos buscan aprender las raíces de ella, y su respuesta de “Soy de aquí, de hoy, igual que todos los demás” no es la respuesta fácil que están buscando. Ella se dirige hacia su abuelo, y él enmarca las respuestas con imágenes de las tierras de sus antepasados, los sacrificios y las esperanzas en la historia de su familia y su importancia para las personas que la aman. La identidad está separada de la apariencia en el mensaje final reconfortante de Abuelo.

También la apariencia no dicta el valor de un niño en “I am Enough” de Grace Byers. Los símiles que afirman líricamente infunden alegría a los personajes, ya sea que estén representadas solas o interactuando entre ellas. Junto a las palabras “Como una campeona, estoy aquí para luchar”, Bobo dibuja a las dos chicas compitiendo juntas. El partido se termina en la siguiente página, y aunque no sabemos quién ganó, las niñas se abrazan felicitándose debajo de las palabras, “Como un corazón, estoy aquí para amar”. Hay tantos ejemplos de cómo simplemente ser, y hacerlo triunfantemente, incluso después de una derrota o un fracaso. Este es un estímulo sin filtro para encontrar logros en la búsqueda de pasiones y objetivos personales, y sobre todo con amabilidad.

Advertisement

Al compartir, leer y discutir libros como los mencionados anteriormente, los adultos de confianza tienen la oportunidad de demostrar el cuidado adicional necesario para que los niños desarrollen resiliencia, y obtengan el espacio emocional para formar y articular su identidad.

Recomendaciones de libros

Este artículo es parte de La guía para la hora de cuentos de 2020. La guía fue producida por L.A. Times Reading by 9 en asociación con la organización local sin fines de lucro de alfabetización Ready, Set, Read! Mira el resto del proyecto aquí.


Advertisement