Advertisement
Share

Una nota de la Biblioteca Pública de Los Ángeles

Una mujer saca un libro de un estante de la biblioteca en una sucursal de la Biblioteca Pública de Los Ángeles.
Ahora que la mayoría de las sucursales de las bibliotecas están abiertas, e incluso con servicios presenciales limitados, el compromiso con la alfabetización sigue en pie.
(Courtesía de la Biblioteca Pública de Los Ángeles)

Cuando Los Ángeles siguió los protocolos de salud y seguridad al cerrar las bibliotecas, los bibliotecarios infantiles se enfrentaron al desafío de promover los libros y la alfabetización sin una conexión física entre sus comunidades y su colección de libros. Al asumir ese desafío, los bibliotecarios usaron todas las herramientas que tenían a su disposición, dando como resultado una variedad de historias en línea, clubes de lectura y charlas de autores en los canales de redes sociales y de Zoom.

Las bibliotecas crearon caminatas al aire libre a través de asociaciones con organizaciones y negocios de los vecindarios. Cuando se abrieron las sucursales para la recolección sin contacto, se implementó un sistema de agrupación de libros para que los títulos en inglés y español llegaran a las manos de las familias con toda facilidad.

Ahora que las bibliotecas están abiertas, e incluso con servicios presenciales limitados, el compromiso con la alfabetización sigue en pie. La agrupación de libros continúa junto con la capacidad de navegar por los estantes. Independientemente de los libros que se saquen, los usuarios ya no tendrán que lidiar con multas o recargos por entregarlos tarde. La sucursal más cercana de una familia aún puede enviar libros gratis vinculados a los programas de la biblioteca que celebran a los niños y sus diversas culturas y experiencias. Las personas pueden imprimir sin costo, hasta 10 hojas por día en las sucursales, lo que brinda a los padres y cuidadores la oportunidad de imprimir hojas de actividades relacionadas con los talleres que apoyan el aprendizaje socioemocional o la preparación para el jardín de infantes.

La Biblioteca Pública de Los Ángeles se enorgullece de contribuir a la guía Reading by 9 (Leyendo a los 9 años) de este año, ya que sirve como una herramienta más para promover la alfabetización. Con el enfoque principalmente en los libros para niños del sur de California, hay puntos de acceso a la lectura cercanos o puntos de referencia familiar o sobre el creador del libro que vive cerca. ¿Quién sabe? ¡Tal vez algún día conozca al autor o al ilustrador a través de la biblioteca!


Advertisement