Advertisement

Le pedí que se casara conmigo dos semanas después de nuestra primera cita

Le pedí que se casara conmigo dos semanas después de nuestra primera cita
“¿Te gustaría bailar?” (Casey Crisenbery)
Me había graduado recientemente de Cal State Northridge con un título en matemáticas. Estaba trabajando para una empresa aeroespacial en el Valle de San Fernando cuando vi un volante en la pared en la sala de descanso: anunciaba un baile en el Hotel Biltmore en Los Ángeles. Se requería una chaqueta y corbata, así que pensé que debía ser un buen lugar para ir.

Era una noche de viernes a fines de noviembre, y para mi decepción, no estaba saliendo con nadie. Así que pensé, qué diablos, bien podría ir al baile.

Advertisement

Cuando entré en el salón de baile, la banda ya había comenzado a tocar. Encontré el bar y pedí mi habitual whisky con soda y me uní a un grupo de otros chicos que observaban a las hermosas damas que entraban al salón de baile.

La vi tan pronto como entró.

Era la mujer más hermosa que jamás había visto.

Tenía un cabello castaño oscuro y sedoso que fluía alrededor de sus hombros. Sus grandes ojos eran de color marrón oscuro y tenían un brillo mágico alrededor de ellos. No pude dejar de mirar. Finalmente salí de mi trance el tiempo suficiente para descubrir qué iba a hacer. De repente me di cuenta de todos los otros solteros en la pista de baile, todos la estaban mirando también.

Si voy a hacer algo, pensé, será mejor que lo haga ahora.

Me pregunté si debería dejarla quitarse el abrigo primero. Pero si lo hiciera, podría ser demasiado tarde. Juro que había una loca carrera de hombres jóvenes que intentaban llegar a su lado, pero tenía la ventaja de que estaba más cerca de la puerta por la que ella  entró.

Me acerqué a ella y, con mi voz más masculina, le pregunté: ¿Te gustaría bailar?

Me miró con una gran sonrisa brillante y esos ojos exquisitos. Casi me desmayé en ese momento y me pregunté si iba a mantener la compostura.

"Me encantaría", respondió. "Déjame quitarme el abrigo".

No solo había accedido a bailar conmigo, sino que resultó que ella accedió a bailar un baile lento. Eso significaba que podía poner mis brazos alrededor de ella. Se sintió tan suave y cálida cuando puse mi mano en la parte baja de su espalda.

Descubrí que su nombre era Sandra. Pensé que era el nombre más encantador que jamás había escuchado. Me contó otras cosas sobre sí misma: dónde trabajaba, sobre su familia y más. Le conté algunas cosas sobre mí, aunque estaba más interesado en lo que ella tenía que decir.

Después de que la canción terminó, tuve que hacer mi jugada. Pensé, bueno, esto es: o le gusto lo suficiente como para probarme para otro baile o inventaría alguna excusa para ignorarme.

Ella no solo aceptó mi solicitud de un segundo baile, sino otro y luego otro.

Después de unos cuatro o cinco bailes, decidimos explorar el gran hotel por un momento. Con indecisión alcancé su mano. Ella no se opuso, para mi deleite. Encontramos una pintoresca pastelería y compartimos un pan dulce, y hablamos un poco más. Descubrí que ella era una secretaria ejecutiva en un banco. Le dije que era un programador de computadoras.

Al cabo de un rato, volvimos al baile. Fuimos interrumpidos por otros aspirantes a pretendientes que intentaban alejarla de mí para un baile, pero ella los rechazó una y otra vez y se quedó conmigo. Bailamos y hablamos hasta que el lugar se cerró a las 2 a.m.

Cuando llegó el momento de irnos, reuní todo el coraje que pude y le pregunté: ¿Saldrías conmigo mañana por la noche? Conozco un gran lugar para cenar.

Me derretí cuando ella sonrió, sus ojos brillaban y dijo: Sí.

Dijo "sí" cuando le propuse matrimonio dos semanas después. Y ella dijo "sí" o, en realidad, "acepto", cuando nos casamos cuatro semanas después de eso. Acabamos de celebrar nuestro 50 aniversario de bodas el viernes.

Criamos a tres hijos maravillosos que están casados con grandes esposas, y tenemos tres nietos maravillosos.

Y todavía me derrito cuando me mira con esos ojos oscuros y esa sonrisa.

El autor es un profesional retirado de tecnología de la información que vive en Mission Viejo.

L.A. Affairs narra la búsqueda de amor en y alrededor de Los Ángeles. Si tiene comentarios o una historia real que contar, envíenos un correo electrónico a LAAffairs@latimes.com.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement