Advertisement

Cómo inspirar a los lectores renuentes a escoger un libro

Cómo inspirar a los lectores renuentes a escoger un libro
Encuentra libros con personajes y tramas que los niños puedan relacionar para mantenerlos más centrados. (Jamie Grill / Getty Images)

Es posible que los niños se rehúsen a leer por una variedad de razones. Al igual que con cualquier cosa que preferirían no hacer, forzarlos, compararlos con otros niños y castigarlos no funcionará. ¿Qué hacer? Intenta las ideas a continuación.

Aliéntalos a leer por diversión. A veces los adultos se enfocan tanto en hacer que sus hijos lean que se olvidan de la diversión. Sin embargo, los niños leen cuando se divierten.

Advertisement

Elige algo gráfico. Hay muchas novelas gráficas
de alta calidad que atraen a los lectores por medio
de ilustraciones, texto en formato corto e historias fascinantes.


Busca libros de deportes. Para los niños que prefieren hacer actividades físicas en vez de leer un libro, considera los libros de equipos o los que están escritos por atletas.


Deja que sigan sus intereses. Es posible que a ti no te guste Captain Underpants, pero si eso es lo que tu hijo quiere leer, deja tu prejuicio a un lado por el bien de él.

Encuentra personajes que reflejen las experiencias de tu hijo. Busca libros con personajes y situaciones que se asemejen a las experiencias de tu hijo; lo que sea que ayude a los niños a identificarse con la historia los mantendrá más interesados.


Busca oportunidades de lectura distintas. La lectura es importante sin importar el formato que tenga: Tarjetas de Pokémon, etiquetas de productos, recetas.

Elige lo tecnológico. Los libros electrónicos y aplicaciones de libros de cuentos que ofrecen una experiencia multimedia junto con la historia pueden ser entretenidos y educativos. Úsalos junto con la lectura tradicional.


Selecciona un libro de datos. Gracias a las estadísticas impresionantes, imágenes increíbles, texto de formato corto y formatos para empezar en cualquier página, los libros de datos pueden atraer a los niños que prefieren no leer las historias más largas.

Tomen turnos. Después de que tu hijo elija un libro, tomen turnos para leer una página (o dos). Realiza preguntas durante la lectura.

Advertisement
Advertisement