Advertisement

Quería ser un “buen tipo” y romper con ella en el momento adecuado

Quería ser un “buen tipo” y romper con ella en el momento adecuado
Después de un año de noviazgo, me di cuenta de que era infeliz. (Joseph Daniel Fiedler)

Nunca pude aprender a patinar. En mi fiesta de patinaje sobre ruedas de cuarto grado, me sujeté a la pared, mientras los otros niños se deslizaban sin esfuerzo a mi lado. No pude patinar durante más de un par de segundos antes de que entrara en pánico y me abalanzara nuevamente sobre la pared. Fue vergonzoso.

Esto me llevó a mi aversión de toda la vida al patinaje sobre hielo. La idea de atar cuchillas afiladas a mis pies descoordinados parecía una receta para el desastre. En el mejor de los casos, me caería y otro patinador pasaría por encima de mi mano, cortándome los dedos. En el peor de los casos, una cuchilla me cortaría la garganta y ganaría un premio Darwin póstumo.

Advertisement

Pensé que estaba a salvo de este horrible destino hasta que mi novia anunció que quería ir a patinar sobre hielo para su cumpleaños número 34. Me prometió que no me haría daño. Dijo que todo lo que pasaba cuando alguien se cae sobre el hielo es que aterrizan sobre su trasero y se vuelven a levantar, con nada peor que un moretón.

Como tenía más miedo de decepcionarla que de morir, accedí a arriesgar mi vida por su diversión.

Advertisement

Fuimos a una pista de patinaje sobre hielo cerca de DTLA un sábado por la tarde, durante la época navideña. Yo era aún peor en el patinaje sobre hielo de lo que había sido en el patinaje sobre ruedas, pero mi novia tenía razón, no me lastimé. Con cinco minutos antes de que la pista cerrara, ya me dirigía hacia el costado, listo para volver a ponerme los zapatos y dejar escapar un suspiro de alivio.

Mi novia quería disfrutar cada segundo posible de placer sobre el hielo, así que siguió patinando. Fue entonces cuando un niño se resbaló y cayó frente a ella. Mi novia trató de detenerse para evitar una colisión. Luego se cayó hacia atrás.

El hielo no se rompió, pero su codo sí.

En lugar de disfrutar de las bebidas con nuestros amigos en el Golden Gopher, pasamos la noche de cumpleaños de mi novia en la sala de emergencias del Centro Médico Presbiteriano de Hollywood. Mientras hacía muecas de dolor y esperaba a que el Vicodin hiciera efecto, comentó con pesar que si tuviera la oportunidad de hacerlo de nuevo, debería haber seguido adelante y haber pasado por encima del niño.

Advertisement

Ahora espera un momento. Eso suena cruel y despiadado, pero en defensa de mi novia, solo estaba bromeando, y después de todo se detuvo. Pero existe la teoría de que si usted está conduciendo sobre una carretera helada y un alce deambula delante de su coche, lo peor que puede hacer es desviarse o pisar los frenos, eso solo puede hacer que pierda el control y se salga de la carretera.

En cambio, los expertos dicen, empiece a reducir su velocidad de manera segura y haga señales con su bocina y sus luces con la esperanza de ahuyentar a la bestia.

La fractura del codo de mi novia ocurrió en el peor momento posible, porque arruinó mis planes de romperle el corazón.

Después de un año de noviazgo, me di cuenta de que era infeliz.

Nos peleábamos todo el tiempo, y estaba bastante claro que esta era una relación tóxica. Quería terminar las cosas ese noviembre, pero parecía cruel hacerlo cuando teníamos planes para el Día de Acción de Gracias con su familia.

Quería ser un "buen tipo" rompiendo con ella en el momento justo.

Lo que, por supuesto, no podría ser en diciembre con la Navidad y la Nochevieja por venir. Pensé que la zona muerta de mediados de enero sería una apuesta segura.

Pero volviendo a la noche en la sala de emergencias.

Advertisement

Era el 29 de diciembre, y mi novia iba a estar enyesada por unas semanas, lo que significaba que necesitaba que yo la llevara al trabajo. No había posibilidad de que pudiera dejarla mientras estaba herida y aun así conservar mi reputación de "buen tipo".

Lo admito. Comencé a contar los días hasta que ella se liberara de su yeso y yo pudiera liberarme de los grilletes de la culpa que me ataban a ella.

Finalmente, su brazo sanó y pudo volver a manejar la palanca de cambios en su Saturn.

Tuvimos otra mala pelea, y eso fue todo para mí. Había acabado. No más esperas por el momento perfecto. Mi obligación había terminado. Era ahora o nunca. Así que rompí con ella el 13 de febrero, el día antes de San Valentín. Que, resulta, es un momento mucho peor para ser abandonado que el Día de Acción de Gracias o Navidad o tu cumpleaños o la víspera de Año Nuevo o incluso el Día del Árbol.

Mi débil intento de ser el tipo bueno terminó convirtiéndome en el mayor imbécil de todos.

La lección aquí es, si se dirige hacia una mala ruptura, no frene bruscamente ni trate de esquivarla.

Eso sólo aumentará el daño.

El autor es un escritor de comedia que vive en Los Ángeles. Puedes encontrarlo en Twitter @burkhartbrandon.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement