Advertisement
Books

Leyendo en voz alta para aprender y fortalecer el vínculo afectivo

Todos los padres quieren que sus hijos tengan éxito, pero es posible que no estén seguros de cómo ayudarlos
Todos los padres quieren que sus hijos tengan éxito, pero es posible que no estén seguros de cómo ayudarlos.
(Kent Nishimura / Los Angeles Times)

Todos los padres quieren que sus hijos tengan éxito, pero es posible que no estén seguros de cómo ayudarlos. Las investigaciones demuestran que el hogar, en lugar de la escuela, determina el tamaño del vocabulario de un niño; cuanto más lenguaje escuche y use su hijo, más lectura y éxito académico disfrutará. Las actividades que ayudarán a su hijo pequeño a convertirse en un lector voraz e independiente son gratuitas, fáciles y directas.

Dar opciones. Darle a su hijo la opción de leer, cantar o jugar con un libro hace que el tiempo de lectura se sienta como una recompensa en lugar de una tarea o una faena. Haga que su hijo elija el libro, describa las ilustraciones y haga predicciones sobre la historia. Invente un final alternativo utilizando las ilustraciones. Deje que su hijo pase las páginas y haga preguntas abiertas (quién, qué, cuándo, dónde, por qué, cómo). Repita y amplíe sobre sus respuestas.

Obtenga ayuda para elegir un libro. Los bibliotecarios y maestros pueden recomendar títulos según los intereses de su hijo y el nivel de lectura. Una vez que acierte en un libro que le guste, busque más títulos de ese mismo autor o ilustrador.

Accede a los libros. Puedes encontrar libros gratis en tu biblioteca local. Muchas escuelas permiten que las familias pidan prestados libros. Pida libros como regalos de cumpleaños o festivos y lleve un libro o material de dibujo a donde quiera que vayan.

Advertisement

Lea en múltiples idiomas. Los niños bilingües tienen una ventaja general en el pensamiento crítico y la resolución de problemas, y todos los niños se benefician al escuchar diferentes idiomas.

Ser positivo. Construye recuerdos positivos con libros. Trate de leer por lo menos 15 minutos todos los días. Si su hijo comienza a rechazar el libro, ¡no discuta! Continúe con otro título o tema de conversación. Y nunca use libros ni el tiempo de lectura como un castigo.

Hablar y escuchar. Compartir libros, cantar, hablar y contar historias puede ser parte de su rutina diaria familiar. Use los libros como herramienta a para iniciar una conversación. Narre el mundo que les rodea e invite a su hijo a hacer lo mismo. Haga preguntas y responda a los comentarios de su hijo.

Una guía bilingüe que ofrece herramientas a los padres y educadores para ayudar a sus niños a leer al nivel apropiado a los 9 años, un indicador crucial para el éxito académico.

Advertisement


Newsletter
Get the latest news and notes from our Book Club.
Advertisement